Cuba Derechos Humanos

Problemas en la enseñanza artística. Un recuento de fin de curso

Problemas en la enseñanza artística. Un recuento de fin de curso
HÉCTOR REYES | Santa Clara | 27 Jun 2015 – 3:48 pm.

Se añade otro año de deterioro a las ya precarias instalaciones. Los
padres se preguntan cuándo se repararán, se completará el claustro de
profesores y se restablecerán la disciplina y el nivel académico.

Termina el curso escolar, también para los centros de enseñanza
artística, uno de los estoques que más esgrime el Ministerio de
Educación. En las escuelas de arte existentes en La Isla se repiten
problemas que, a pesar de quejas y visitas institucionales, no se resuelven.

De las Escuelas Vocacionales de Artes (EVA), Profesionales de Artes
(EPA) y conservatorios que existen en las provincias cubanas, algunos de
la zona central y Oriente distan mucho de ofrecer a sus alumnos una
forma adecuada de vida conjuntamente con la educación que esperan.

Cuatro centros estudiantiles, la EVA Olga Alonso y la EPA Samuel Feijoo,
en Santa Clara; los conservatorios José White, en Camagüey, y José María
Ochoa, en Holguín, exponen varios problemas. Una investigación hecha a
través de varias fuentes sacó a la luz algunos de ellos.

La Escuela Vocacional de Arte Olga Alonso está visiblemente deteriorada.
Su arquitectura presenta pésimas condiciones, entre ventanales y puertas
caídas, escaleras partidas y filtraciones, entre otros problemas.

La institución reúne tres especialidades: danza, ballet y música,
dispuestas en siete cátedras, con estudiantes de toda Villa Clara. A los
problemas de infraestructura se unen otros, como el de la mala alimentación.

El Centro Nacional de Escuelas de Arte (CNEART), que rige el
funcionamiento de ese tipo de centros educativos, hizo un recorrido
sorpresa por la Olga Alonso. Los funcionarios preguntaron a los alumnos
sobre el centro, el estudio, la convivencia y la alimentación.

Aunque no ha sido formalmente anunciado por los directivos de Cultura,
ni ha sido tratado por la prensa local, fuentes directas aseguran que la
directora y al menos dos profesores, fueron removidos de sus cargo
debido a las indisciplinas laborales encontradas.

La EPA Samuel Feijoó, de Villa Clara padece otros problemas. Un artículo
publicado anteriormente en DIARIO DE CUBA presentó a Claudia, una
oboísta de Santa Clara que para estudiar su instrumento tuvo que
trasladarse a Matanzas porque en su provincia no existían profesores de
su especialidad.

Otras quejas son jóvenes que, tras presentarse a convocatorias de
distintas disciplinas, consideran que no han sido escogidos pese a su
aptitud porque no tienen conocidos en el jurado o porque otros, de menos
talento, tienen algún “padrino” en la escuela o en el sector provincial
de Cultura.

“Yo hice las pruebas de teatro y fui la única en Camajuaní que las
aprobó todas —cuenta una joven—, pero la plaza se la dieron a otra niña
porque era hija de un jefe”.

Otro problema que ha afectado a la EPA fue expuesto en artículo
publicado en septiembre de 2014 que relataba cómo alumnos de último año
abusaron de menores de edad recién ingresados. Mientras, los directivos
de la escuela manejaron el tema en “plan silencio”.

Diferentes versiones indicaron que “la dirección de la EPA sería
removida”, pero con la separación de los estudiantes perpetradores el
caso parece haber quedado archivado.

Albergues, aulas y laboratorios sin condiciones

En el conservatorio José White, de Camagüey, la aglomeración en los tres
albergues sin seguridad que internan a 58 estudiantes de varias
provincias es uno de los problemas que más quejas suscitan.

Además, las aulas y cubículos de estudio carecen de condiciones en
cuanto a sonido. No existen espacios destinados al estudio de
instrumentos de forma individual y algunos cubículos son cerrados por
los profesores, lo que impiden que los alumnos estudien en sus horas libres.

Otra aula problemática es el laboratorio de computación. Este, además de
adentrar a los estudiantes en las nuevas tecnologías, es primordial para
que los jóvenes lean, oigan, escuchen obras y accedan a partituras
digitalizadas incluidas en su programa de estudio.

Este laboratorio tiene solo cinco computadoras, y de estas solo tres en
uso, con grandes problemas en el sistema. Tampoco cuenta con equipos
para imprimir las partituras necesarias para el estudio, lo que lleva a
que los alumnos tengan que hacerlo por otras vías y pagar por ello sumas
altas para el bolsillo de un estudiante.

En otro conservatorio, el José María Ochoa, de Holguín, “la situación
constructiva atenta contra la formación de los artistas”, comentó la
periodista local Esther Díaz Pérez en nota audiovisual no transmitida
por el Noticiero Nacional de Televisión.

Paredes destruidas, pisos rotos, puertas inexistentes, montones de
materiales y escombros era la imagen que exponía el centro en el momento
en que ninguna empresa constructora se había hecho cargo de la obra.

“Esta institución —dijo el director a Díaz Pérez— nació con dos líneas y
siete estudiantes, presenta en la actualidad 13 líneas y un total de 90
estudiantes que demandan una cantidad de locales porque se tiene que dar
clases individuales y colectivas”.

Los alumnos estudian sus respectivos instrumentos donde pueden. Un
pasillo sirve para practicar violín, una esquina para un contrabajo y un
cuarto en derrumbe para un baterista.

Las obras de reparación, iniciadas en agosto de 2011, se atrasaron hasta
finales de 2014, y la previsión de terminar el 31 de diciembre no se
cumplió por la falta de transporte para los materiales y la inexistencia
de maquinarias necesarias para el movimiento de tierra.

“Los percusionistas que estamos aquí —dijo un estudiante a Díaz Pérez—
tenemos que dar clases en dos aulas solamente, cada aula tiene varios
instrumentos. Todos no podemos estudiar al mismo tiempo. Esto lleva a
los resultados que podemos tener académicamente”.

Así transcurrió el curso en algunas escuelas de arte del centro de la
Isla. Muchos padres se preguntan cuándo se repararán algunas
instituciones, se completará el claustro de profesores en otras y se
restablecerá la disciplina y el nivel académico en todas.

Source: Problemas en la enseñanza artística. Un recuento de fin de curso
| Diario de Cuba – http://www.diariodecuba.com/cuba/1435416489_15392.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: