Cuba Derechos Humanos

Paisaje antes de la tormenta

Paisaje antes de la tormenta
YOANI SÁNCHEZ, La Habana | 15/06/2015

Antes de que caiga el aguacero hay un olor que recorre la ciudad. Es la
premonición del agua, el anticipo del chaparrón. Los pájaros vuelan
hacia los nidos y los más precavidos buscan un portal donde protegerse
hasta que pase la lluvia. Esa impresión de que algo se acerca, se
percibe por estos días ante una posible apertura de la conectividad a
Internet para los cubanos. No se puede señalar nada concreto que
confirme nuestra entrada masiva al ciberespacio, pero un revoleteo de
impaciencia se siente en el aire.

El tema de la red de redes ha alcanzado un protagonismo significativo en
el discurso oficial en el último medio año. Tuvo que “mover ficha” la
administración de Barack Obama para que se despierten los burócratas del
Ministerio de la Informática y las Comunicaciones, entrenados en ir a la
defensiva. Con la implementación el 16 de enero pasado de un paquete de
medidas flexibilizadoras, entre las que destacan las vinculadas al
sector de las nuevas tecnologías y la conectividad, la Casa Blanca ha
puesto a correr a más de uno en esta isla.

Cuatro años después de instalado el cable de fibra óptica entre Cuba y
Venezuela, da la impresión de que el oficialismo no puede seguir
justificando el por qué somos uno de los países con menor tasa de
conectividad en todo el planeta. Por otro lado, el aliento de compañías
norteamericanas como Verizon o AT&T, resoplándole en la nuca a Etecsa,
está funcionando como catalizador para implementar un servicio de datos
que le permita al monopolio telefónico cubano no perder el mercado nacional.

La lección de Isabel Dos Santos, la mujer más rica de África e hija del
presidente angoleño, debe mantener despiertos ahora mismo a los delfines
del poder en Cuba. Saben que quien se haga con la tajada del mercado de
la telefonía y las comunicaciones tendrá una fortuna de más de seis
ceros garantizada. Sin embargo, también son conscientes de que una
empresa de este tipo necesita acuerdos, contratos de roaming, paquetes
con tarifas ventajosas, ofertas atractivas para los usuarios. En este
mundo que vivimos eso se resume en una palabra: conectividad.

La realidad ha negado los arrebatos ideológicos, al estilo de Abel
Prieto cuando aseguraba que se dará “acceso libre y abierto a Internet,
y no a los que tienen dinero, sino a los que lo necesitan para el
desarrollo de sus estudios e investigaciones”. El propio servicio de
telefonía móvil demuestra que en la batalla entre la política y el
mercado ha salido ganando este último. Los usuarios de Cubacel –salvo
aquellos que lo reciben como un privilegio por su labor en la Seguridad
del Estado u otros sectores estratégicos– pasan por la tenencia de pesos
convertibles. Para adquirir un celular se ha impuesto la cruda práctica
del dinero que se lleva en el bolsillo, no de la fidelidad ante ninguna
idea.

Hace uno días se filtró, convenientemente, un documento que pone por
escrito la estrategia nacional para el desarrollo de la infraestructura
de conectividad de banda ancha en Cuba. A pesar del entusiasmo con que
fue recibido el texto entre los sedientos de Internet, los plazos que
propone el programa son cuando menos desconsiderados. Se habla de
“alcanzar para el 2020 que no menos del 50% de los hogares disponga de
acceso de Banda Ancha a Internet”, mientras dos años antes se prevé
tener el 100% “en las entidades del Partido de nivel nacional,
provincial y municipal, los Órganos del Estado, los Organismos de la
Administración Central del Estado”. No sería raro que a partir de ahora
haya gente que se vuelva militante del PCC sólo para obtener acceso a la
gran telaraña mundial.

Por otro lado, esta semana está de visita en Cuba Brett Perlmutter,
directivo de Google Ideas. Su presencia ha sido explicada a los medios
como una exploración para “traer un mejor acceso a Internet a la Isla”.
Según un funcionario del Departamento de Estado que pidió el anonimato,
“Google ha hecho una propuesta al Gobierno cubano para ayudar en la
conectividad de la población”. También apunta que “no sabemos lo que han
propuesto, pero sí que han propuesto algo”.

Más allá de lo que logre Google, entre la suspicacia oficial y los
aplazamientos que le den los funcionarios cubanos, su presencia en la
Isla refuerza la sensación de premura. Le transmite al Gobierno cubano
la impresión de que las puertas con las que han cerrado el mar de los
kilobytes no sólo no están funcionando, sino que amenazan con ser
barridas desde afuera y desde adentro. Globos de helio, mini satélites,
antenas de wifi hechas con un bote de papas Pringles, redes inalámbricas
clandestinas que comparten contenido y hasta el irreverente Paquete de
audiovisuales, están poniendo en jaque a una estructura diseñada para
censurar, pero ineficiente en la gestión de una apertura.

Hay olor a lluvia por estos días. Un golpe de húmeda certeza que está
haciendo volar al pájaro de la Internet hacia nosotros.

Source: Paisaje antes de la tormenta –
http://www.14ymedio.com/blogs/generacion_y/Paisaje-tormenta_7_1798090174.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: