Cuba Derechos Humanos

Los pregoneros cubanos se modernizan

Los pregoneros cubanos se modernizan
Ahora usan megáfonos con grabaciones de pregones anunciando los
productos que venden y reproduciéndolos a todo volumen por las calles.
Vea vídeo
lunes, junio 15, 2015 | Orlando González

MAYABEQUE, Cuba. – Los vendedores ambulantes han crecido en número y
ofrecen variedades de productos en la provincia Mayabeque. Los altos
impuestos y la carencia de una red mayorista donde los trabajadores
‘cuentapropistas’ puedan adquirir los insumos necesarios han hecho
quebrar muchos negocios como cafeterías y restaurantes.

En cambio, la venta ambulante se ha convertido en una buena opción para
sobrevivir, debido a que los impuestos son mucho más bajos (unos 60
pesos mensuales). Los cubanos construyen y preparan estos carretones y
bicicletas improvisadas para poder trabajar y ganarse la vida, les
añaden megáfonos con grabaciones de pregones anunciando los productos
que venden y reproduciéndolos a todo volumen por las calles.

José Luis Hurtado, vendedor ambulante de dulces en la Provincia
Mayabeque, nos comentó. “Yo mismo construí mi carretilla con una
bicicleta y algunas planchas de metal. Tardé como 3 meses pero gracias a
esto puedo vender por las calles y alimento a mi familia. Anteriormente
tenía una pequeña cafetería en mi casa, pero tuve que cerrarla porque
las pocas ganancias que dejaba mensualmente las tenía que emplear para
pagar los impuestos (unos 1500 pesos mensuales). En cambio, con mi
bicicleta modificada recorro en un día hasta dos zonas aledañas a mi
municipio. Hace aproximadamente un mes fui diagnosticado con cáncer de
garganta, por eso empleo una grabación y el megáfono para pregonar y así
no seguir afectando mis cuerdas vocales”.

Para algunos discapacitados físicos, vender de forma ambulante es la
única opción. Ellos convierten sus sillas de ruedas en tiendas
ambulantes para ganarse la vida.

“Yo mismo elaboro las galletas saladas para luego vender, también vendo
bolsas de nylon y confituras. La pensión que me da el gobierno no me
alcanza ni para pagar la electricidad. Estoy solo y si no hago esto no
podría ni comer,” nos comentó un vendedor ambulante que usa su silla de
ruedas para vender algunos productos en el municipio Bejucal. No quiso
revelar su identidad.

Otro vendedor, éste de granizados, que prefirió permanecer en el
anonimato, nos contó: “Una de las grandes ventajas de ser un vendedor
ambulante es que te puedes desplazar con facilidad y si tu vehículo es
rápido y ligero como el mío puedes escapar rápidamente de la vista de
los inspectores y policías, que no nos dejan vender en lugares
determinados como las puertas de las escuelas o los parques. Siempre
andan pidiendo sobornos para no multarnos”.

Los trabajadores por cuenta propia no poseen una tienda ni almacén
mayorista privado donde puedan adquirir los productos que venden. Los
insumos o artículos los deben comprar la mayoría de las veces en las
mismas redes minoristas del Estado y posteriormente revenderlos o
usarlos para elaborar sus productos, lo que provoca escasez de algunos
insumos en las tiendas estatales.

“El Estado simplemente nos dio permiso para vender y solo por eso ya nos
cobra altos impuestos. No existe ninguna facilidad de compra en las
tiendas estatales ni otra empresa mayorista donde nosotros podamos
adquirir los insumos. Las ganancias de ellos se multiplican porque todo
lo que necesitamos lo compramos en sus redes minoristas y luego, como en
los tiempos de la monarquía, tenemos que dar el tributo al rey. A Veces
la mayonesa y la mantequilla o el queso faltan en las tiendas
estatales,” nos comentó Ángela Fernández, vendedora ambulante de panes y
refrescos. Su carretilla la construyó su esposo.

Estos emprendedores han inundado las calles de la Isla, a pesar de que
está prohibido vender en lugares específicos como escuelas, algunas
salidas de centros de trabajos y parques públicos. Los carritos
empleados para esta actividad son la gran mayoría de tracción humana e
inventados y adaptados por los propietarios para desempeñar estas
labores. Los pregones con megáfonos se pueden escuchar a más de 500
metros. Un vendedor ambulante recorre arrastrando su vehículo cargado
unos 3 km diarios. Otros recorren una mayor distancia ya que operan
hasta en dos municipios de una misma provincia en un solo día. Desde el
2010 el gobierno busca alternativas para más de medio millón de
empleados que están excedentes en sus puestos de trabajo, pero el fuerte
sistema tributario ha llevado a la quiebra a muchos pequeños negocios.

Source: Los pregoneros cubanos se modernizan | Cubanet –
http://www.cubanet.org/actualidad-destacados/los-pregoneros-cubanos-se-modernizan/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: