Cuba Derechos Humanos

Intelectual y criollo

Intelectual y criollo
[22-06-2015 08:53:49]
Aimée Cabrera
Corresponsal

(www.miscelaneasdecuba.net).- Cada martes en la mañana, cerca de las
ocho y media, un grupo de periodistas y activistas independientes se
reúnen en la esquina de Calzada y K. Después de saludarse, uno de ellos,
delgado, de tipo bohemio y para más criollo, el cafetero mayor, invita a
todos a un café.
El local privado está situado en lo que fuera un garaje. El servicio es
eficiente. De inmediato, aparecen sobre el mostrador cinco o seis tazas
relucientes que desbordan de aroma el ambiente. La práctica azucarera “a
lo cubano” con cucharitas para escoger, parecen saludar cordiales, sobre
todo a Víctor quien hace excepciones de jugos de frutas con los pocos
que no disfrutan, la fuerte infusión tan cubana como nuestra bandera.

De camino al cafecito o alejándose, cuando se acerca la hora de pasar
por los controles que permiten acceder a Internet. Víctor se las agencia
para dar rienda sueltas a sus ocurrencias o escuchar a quienes lo
veneran. Casi siempre sus frases provocan la carcajada. Ese es Víctor
Manuel Domínguez.

Desde hace 20 años ejerce el periodismo independiente y anteriormente
fue un escritor cuyas obras fueron retiradas de las editoriales
oficialistas. Con gran talento, humildad y el humor que lo caracteriza
lleva más de dos décadas dedicado a asesorar Casas de la Cultura,
participar como jurado en certámenes literarios y ayudar a toda persona
con deseos y disciplina para adentrarse en el mundo de las letras.

Desde hace 8 años es el vicepresidente del Club de Escritores
Independientes de Cuba y, junto a su presidente Jorge Olivera ha estado
siempre inmerso en dar a conocer la literatura cubana y universal a todo
el que desee participar en las veladas culturales que han prestigiado
tanto al Club.

Con una memoria prodigiosa para mencionar eventos y nombres se remonta a
los dos proyectos independientes existentes en la década del 90 del
pasado siglo: la Asociación Pro Arte Libre (APAL) “dirigida por el
cantante Fernando Sánchez y, luego por Gladis González Noi. Por esa
misma fecha, mayo de 1996, la directora artística Maritza Herrero, el
artista plástico Carlos Manuel Soto, el músico Ernesto Bonachea y yo, en
la parte literaria, creamos el Proyecto de Arte Alternativo Cubano
(PAAC), que desapareció durante la ola represiva conocida como la
Primavera Negra”.

Más adelante comenta Víctor como han surgido diversos espacios para
llevar a cabo las veladas culturales. “En la vivienda de Madrazo (Juan
Antonio Madrazo Luna) hemos compartido espacio con el Salón de Negros y
Negras Ilustres de Cuba y con el Comité Ciudadano por la Integración
Racial (CIR). En otras ocasiones hemos realizado las veladas en otras
viviendas, como forma de extensión cultural”

“ La solidaridad con escritores marginados del sistema editorial
oficial, además del respeto y promoción de la libertad de asociación,
creación y expresión de los autores del Club, fueron las llaves que nos
abrieron las puertas a las sedes diplomáticas cuyos funcionarios nos
permitieron crear los Puentes Culturales, especie de recorrido por la
historia cultural de Cuba y el país anfitrión, a través de distintas
manifestaciones artísticas, encuentros de donde todos salimos más
conocedores y humanos, al adentrarnos en las obras e identidades de los
autores de esos países” , destaca.

Y señala que “El primer Puente Cultural “Por los caminos de la
identidad: de Harlem a la Habana” fue celebrado en la casa del embajador
de los Estados Unidos en Cuba, y tuvo como propósito homenajear a los
poetas negros del movimiento conocido como El Renacimiento de Harlem y,
a los cubanos que cultivaron la Poesía Negrista en Cuba. Hasta la fecha
hemos realizado más de treinta Puentes Culturales, los cuales han tenido
su espacio también, en las embajadas o casas de funcionarios de otros
países como República Checa, Polonia, Suecia, Alemania, Holanda y Hungría”.

Cuando se expresa sobre quiénes han ayudado al Club en todos estos años
enfatiza que “Al Club lo han ayudado todos aquellos que nos abren su
espacio, asisten a nuestras presentaciones o promocionan las veladas
culturales, las obras de los integrantes del Club, pero sobre todo, sus
integrantes. Somos una gran familia que seguimos unidos y adelante”.

“Contamos con el Pen Club de Cuba en el exilio que, integrado
inicialmente por poetas y escritores que cumplieron condenas
infrahumanas por décadas en las cárceles de la Isla- como Ángel Cuadra,
Jorge Vall, Ernesto Rodríguez y Reinaldo Bragado, entre otros- abogan
por visibilizar a nuestro Club”, subraya.

No deja de mencionar a Neo Club Ediciones y valora todo lo que ha
realizado a favor del Club. “Sus integrantes no son solo valiosos, sino
dignos seres humanos Hablar de Idabell Rosales y Armando Añel es hacerlo
en cuanto a amistad y cubanía, talento y entrega, imaginación y
practicismo. Ellos, de acuerdo con el Club, crearon el primer Premio
Nacional de Literatura Independiente de Cuba Gastón Baquero y,
desarrollaron el Festival de Arte y Literatura Independiente de Miami
(VISTA) donde aglutinaron a relevantes personalidades de las letras y el
arte cubano en el exilio”.

Acostumbrado a mencionar tanto a personas como a personalidades por sus
nombres y apellidos dijo a continuación que “fue un éxito rotundo, junto
a los infaltables Ángel Velázquez Callejas, Luis Felipe Rojas, Joaquín
Gálvez, Juan Benemelis, Sindo Pacheco y otros cubanos de pura cepa, que
dan vida a un movimiento por la cultura cubana marginada, ante el cual
hay que quitarse el sombrero”.

“Así lo hacemos todos los integrantes del Club con estos hermanos que
nos pusieron en la órbita editorial, en las carteleras de los teatros, y
en las páginas digitales y periódicos de muchos lugares. Sin ellos, el
Club seguiría viviendo en la penumbra. No por falta de talentos, sino
por necesidad de espacios promocionales y editoriales. Un vínculo que
espero que se mantenga para el bien de la cultura cubana”, agrega.

Para Víctor que se le haya otorgado el Primer Premio Nacional de
Literatura Independiente de Cuba “Gastón Baquero” a Jorge Olivera fue
más que merecido; aunque no deja de reconocer que, “entre los candidatos
se encontraban relevantes escritores como Ángel Santiesteban, Ena Lucía
Portela, Rafael Vilches y Frank Correa, estos últimos integrantes del
Club. Fue un triunfo a la tenacidad de un escritor ante los desastres
existenciales de la Isla y, un premio a una trayectoria impecable”, apunta.

Para resumir sobre el trabajo conjunto y los planes futuros, Víctor dice
con firmeza: “para Jorge y para mí el futuro inmediato es siempre. Es
decir, trabajar todos los días, buscar espacios donde insertar las obras
de los integrantes del Club, promocionar, revisar textos, proponerlos y,
sobre todo, estar convencidos de que con el tesón que ponemos y la buena
voluntad de colegas y amigos tanto dentro como fuera de Cuba, un día no
muy lejano, algún integrante del Club será un referente cultural de la
nación”.

Quienes conocen a Víctor y a Olivera saben de la estrecha relación que
comparten no solo como colegas sino como amigos. Víctor es en extremo
extrovertido, todo lo contrario de Olivera, lo que no lo inhibe de
reírse de cuanta cosa dice y hace ese cubano criollo. Es por eso que la
risa regresa cuando el mismo grupo se dirige de nuevo al cafecito, una
vez concluido el primer turno de internet de cada martes.

Source: Intelectual y criollo – Misceláneas de Cuba –
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/5587164d3a682e11081ad0bd#.VYfkNfmqqko

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: