Cuba Derechos Humanos

Qué trama el General?

¿Qué trama el General?
¿Son sinceros Obama y la Unión Europea al aceptar el ‘trato del
esqueleto’ con que Raúl Castro les ha salido?
martes, mayo 26, 2015 | Rafael Alcides

LA HABANA, Cuba. -De lejos los vi discutiendo. Eran padre e hijo, no se
les oía, pero la chispeante gesticulación lo decía todo. El hijo, ya en
los 60; el padre un capitán de la Sierra escapado del Partido hacía rato
con el que siempre me he llevado bien aunque sin intimar. Liquidando la
discusión, le decía el hijo al emparejarme con ellos: “Esa no te la voy
a perdonar”. Y el capitán, alcanzándome: “Porque estás ciego”.

Sorpresivo, me preguntó si creía en la sinceridad con que Obama y esta
gente de la Posición Común europea estaban aceptando el ‘trato del
esqueleto’ con que Raúl les había salido. “A no ser que Raúl también se
valga de los polvitos mágicos de Belarmino”, comentó pesaroso.

Como él también iba para el agromercado esperanzado con encontrar un
ramito de lechuga aunque fuera, o una zanahoria, y como mis crónicas
suelen enfocar la situación nacional no a partir de lo que yo mismo
pueda discurrir sino de lo que al respecto se piensa en la calle, lo
escuché con mucha atención. Dada su edad, lo de Belarmino podría ser
algo senil, pero en la narración del capitán era muy real.

Al llegar Belarmino a los bailes, alguna muchacha desaparecía en la
oscuridad por un rato, y Belarmino también. ‘Jabao’ treintón con un
diente de oro y guayabera de hilo hasta para ir al río a bañarse, era el
dueño de la funeraria del pueblito. Lo de funeraria es un decir porque
en aquel bajareque no se velaba a nadie, la gente venía, compraba el
sarcófago y se lo llevaba a caballo o en una carreta, Belarmino mismo
los construía. En el pueblo donde antes estuviera establecido y de
donde tuvo que salir protegido por la guardia rural, “perjudicó” catorce
muchachas y le durmió la mujer al pipisigallo pues tenía unos polvitos
mágicos que lo hacían irresistible. En el breve tiempo en que residió en
el pueblecito del capitán no llegó a utilizarlos, pues tan pronto las
muchachas empezaron a ser escondidas por sus padres o mandadas para casa
de parientes en las lomas y una quinceañera ya flechada, resistiéndose,
se colgó, Belarmino se hizo invisible. Nunca más se volvió a saber de él.

Tal vez, el capitán no lo negaba, existieran en política polvitos con
iguales poderes de seducción que los de aquel Belarmino de su niñez.
¿Por qué lo decía? Empezó a enumerar.

Al nacionalizar, Fidel y Raúl dejan a los americanos de aquí hasta sin
los cordones de los zapatos, y a los curas, y al comerciante español en
general, bajan a Dios de su altar, implantan un sistema político que es
la negación de cuanto se conocía por estos lares, alborotan el gallinero
político de la región (porque esta América de hoy no es la de los 50), y
como si nada de esto hubiera tenido lugar, de repente, luego de casi
sesenta años pulsando, Estados Unidos cede, cede la Unión Europea, el
Papa sonríe y Raúl sigue exigiendo. Además de sacarlo de la lista de
países terrorista y del restablecimiento de relaciones diplomáticas, USA
tiene que devolverle la base de Guantánamo y quitarle el embargo, y a lo
mejor indemnizarlo. ¿Se entendía eso?

Como los psiquiatras, le respondí con otra pregunta. “¿A dónde quieres
llegar?” Y él como los psiquiatras me preguntó si creía en el poder de
los polvitos mágicos de Belarmino. Estuvo riéndose de mí. En todo caso,
para él la situación estaba muy clara. Si el superpoderoso Estados
Unidos pudo imponerle a Cuba “el trato del esqueleto”, como con su
desprejuiciada manera de hablar en privado calificara una vez Raúl Roa
esa relación, Cuba no podría hacer lo mismo con Estados Unidos ni con la
Unión Europea, luego entonces, de no tener Raúl algo parecido a lo de
Belarmino, nadie todavía debía aquí perder las esperanzas. Nadie,
afirmaba resuelto el capitán. ¿También, Fidel no se había estado
guardando hasta el momento ideal el secreto de que esto era comunista?

En el agromercado no había nada que fuera verde, excepto unos mangos de
a cinco pesos la libra pero ya bajo el efecto de un líquido malvado que
en dos horas los madura al parecer, dejándolos ácidos y medio verdes por
dentro y listos para ser tirados a la basura cuarenta y ocho horas
después cubiertos por entonces de un moho blanco con algo de telaraña
siniestra. El capitán lo lamentó, recordó los mangos de su infancia,
cuando el mejor de ellos, el fragante mango bizcochuelo, valía dos
centavos, y de los otros, incluido el mango Toledo, daban un cartucho de
los de seis libras lleno hasta los topes por un medio, pero no preguntó
mi parecer sobre su tesis en el asunto Raúl-Obama-UE-Papa Francisco.
Hecha su catarsis, qué podría importarle mi opinión.

Source: ¿Qué trama el General? | Cubanet –
http://www.cubanet.org/opiniones/que-trama-el-general/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: