Cuba Derechos Humanos

Puedes escoger: morirte de hambre o envenenada

“Puedes escoger: morirte de hambre o envenenada”
“Yo no sé qué será lo que le echan a eso, que le da ese sabor medio
‘rancioso’, pero a mí tuvieron que pasarme hasta sueros… Por poco me voy
pal otro lado”. “Parecemos conejillos de indias del experimento del
gobierno”
viernes, enero 30, 2015 | Miriam Celaya

LA HABANA, CUBA — Son casi las 9:30 am, hora de apertura del Centro
Comercial Carlos III, y la gente se agolpa ante la puerta de entrada
para estar entre los primeros en llegar a la carnicería, ubicada al
final de la planta baja. Es uno de los pocos mercados donde se puede
encontrar por estos días uno de los productos más económicos –o quizás
debiera decir, menos gravosos– para los bolsillos de la mayoría de los
cubanos: muslos de pollo, con un precio de 2,40 CUC por kilogramo.

Los clientes lo prefieren sobre otras ofertas porque aquí lo pueden
adquirir a granel, lo que evita el peso añadido del hielo –uno de los
trucos con el que los empleados suelen timar a los compradores–, además
de la ventaja de que tienen menos piel y grasa que otras piezas. Muchos
aspirantes a compradores son ancianos, cuya salud les impide consumir
alimentos procesados industrialmente, o madres que buscan opciones
aceptablemente sanas para alimentar a sus hijos pequeños. El año 2015 ha
debutado bajo el mismo signo de miseria perniciosa que en Cuba parece
ser una condena eterna.

Ante el mostrador encristalado se forma rápidamente la cola, pero el
tiempo transcurre sin que aparezcan las ansiadas cajas plásticas en las
que transportan los dichosos muslos de pollo hasta el estante de ventas.
La gente comienza a impacientarse y a reclamar, mientras algunos pícaros
aprovechan el bullicio para tratar de colarse en los puestos delanteros.
Aumenta la batahola y los reclamos comienzan a tomar un cariz opositor.
Hay consenso en señalar como culpable de la situación al gobierno, al
que todos califican como autor del verdadero “bloqueo” que se vive al
interior de la Isla, y menudean las críticas, no solo al
desabastecimiento crónico y los elevados precios, sino a todo lo que no
funciona, es decir, al sistema completo.

Un jefecillo aparece para tratar de poner orden y acallar las protestas.
“Aquí no vamos a permitir comentarios políticos”, dice el hombrecito,
pero nadie le hace caso y él opta por irse. No aparece ningún
revolucionario intransigente que salga al paso de este enardecido
conglomerado humano. Casi enseguida aparecieron los empleados de
almacén, arrastrando las muy esperadas cajas de muslos de pollo y la
cola se reordenó, pero la gente siguió despotricando.

“En este país solo puedes elegir entre morirte de hambre o envenenada
con las porquerías que te venden”, comenta una señora septuagenaria,
quien asegura que las hamburguesas que se amontonaban en una nevera
cercana, al precio de 0,35 CUC la unidad, le habían producido una severa
intoxicación unos meses antes. “Yo no sé qué será lo que le echan a eso,
que le da ese sabor medio ‘rancioso’, pero a mí tuvieron que pasarme
hasta sueros… Por poco me voy pal otro lado”. “Parecemos conejillos de
indias del experimento del gobierno, pero lo jodido es que seguimos
comprando esos inventos y no pasa nada”, añade un hombre mucho más joven
que dice comprar allí el pollo para su negocio de comidas para llevar.

Por su parte, una mujer de apenas 30 años exclama lo que siente casi
cada cubano: “¡Yo no sé cuándo llegará el día que uno no tenga que
levantarse pensando en la puñetera comida!”.

Menudeaban en el grupo las anécdotas y hasta ciertas remembranzas
traumáticas de los años 90’, que afectan todavía la psiquis popular y
constituyen un fantasma nunca totalmente exorcizado de nuestras vidas,
hasta que por fin comenzó la venta, se reorganizó la cola y los ánimos
se fueron calmando a medida que los más recalcitrantes hacían su compra
y se marchaban.

Estas escenas que se repiten a diario revelan la frustración y rencor
acumulados en los cubanos comunes. El tiempo pasa mientras la mayor
parte de las energías de la población se sigue destinando a tratar de
garantizar los alimentos diarios, sin muchas más posibilidades, tal como
si se tratase de una piara de cerdos salvajes en medio de un monte. La
gente está harta de la humillante pobreza que sigue adherida a los
cubanos como una costra, pero nadie espera que el gobierno haga nada
para cambiar este estado de cosas ni se deciden a cambiarlas por ellos
mismos. Las esperanzas más inmediatas de al menos mejorar la capacidad
adquisitiva se cifra en el todavía hipotético comercio con EE UU. “Me
imagino que las cosas serán más baratas si vienen de allá. Ahora hay que
ver si ‘esta gente’ tiene con qué pagar”, dice un señor que parece muy
versado en transacciones comerciales, costos de producción, fletes, etc.

Transcurrido prácticamente todo el mes de enero, en los comercios se
mantiene el desabastecimiento típico de los primeros días del año,
aunque algunos productos de gran demanda –como el muy popular picadillo
de pavo, procedente de EE UU, entre otros– ya habían desaparecido de los
estantes varias semanas antes de que finalizara 2014. En la carnicería
del Centro Comercial Carlos III, reabierta pomposamente a bombo y
platillo, y repleta de los más variados productos hace menos de un año,
numerosas neveras están vacías y cubiertas con una cortina gris. En Cuba
ningún comercio estatal es capaz de sostener la oferta que muestran en
sus aperturas, una tendencia que igualmente afecta a no pocos comercios
particulares.

Descontento, incertidumbre

El descontento popular es creciente y se manifiesta en cualquier sitio:
en los mercados agropecuarios, en las tiendas, en las paradas de
ómnibus, en las oficinas públicas, en los pasillos de los edificios
multifamiliares cuando se encuentran dos o más vecinos. La mayoría de la
población cubana siente el agobio de las permanentes carencias, la
incertidumbre, la inflación y la ausencia de soluciones para los
múltiples problemas que aquejan la vida cotidiana.

La epidemia de carestía ha incidido, a su vez, en un aumento de los
precios de los cárnicos en las tarimas de los agromercados, donde ya
esta semana el valor de la carne de cerdo se ha incrementado en cinco
pesos más por cada libra –de 40 a 45 pesos en moneda nacional (CUP) –,
en tanto se mantienen los precios elevados del resto de los productos
del agro, algunos ya con una nueva ola alcista.

Sale un año y entra otro sin que se perciban mejorías en las condiciones
de vida de los cubanos. Las conversaciones entre los gobiernos de Cuba y
EE UU van para largo, y todavía no se avizora un horizonte muy
prometedor para los “emprendedores” que constituyen hasta el momento la
piedra angular de las transformaciones económicas que deberían remontar
la crisis cubana. De hecho, los más atrevidos de ellos ya han elegido
cuál será su próxima inversión: la vía que resulte más expedita para
escapar lo antes posible de Villa Castro.

Source: “Puedes escoger: morirte de hambre o envenenada” | Cubanet –
http://www.cubanet.org/actualidad/actualidad-destacados/puedes-escoger-morirte-de-hambre-o-envenenada/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: