Cuba Derechos Humanos

Qué cambia en la economía cubana con el regreso de Murillo?

¿Qué cambia en la economía cubana con el regreso de Murillo?
Posted on 29 septiembre, 2014
Por Emilio Morales*

¿Qué significa la vuelta de Marino Murillo Jorge a dirigir el Ministerio
de Economía y Planificación? ¿Hay razones para pensar en un cambio de
ruta económica o es pura cosmetología en las esferas de poder?

El reciente nombramiento de Murillo como titular de Economía y
Planificación ha despertado tanto interés como duda entre los expertos y
los medios internacionales de prensa, pero en la práctica -me atrevo a
esbozar una hipótesis rápida- no creo que signifique mucho. El problema
de la economía cubana no está en quién sea la persona que dirija el
Ministerio de Economía, o si es Murillo u otro economista el designado
por el Consejo de Estado, sino en la concepción estructural de las
reformas y su proyección estratégica para un cambio real del modelo.

Hasta el momento las reformas implementadas por Raúl Castro no han
mostrado un resultado de despegue y, por el contrario, el estancamiento
de la economía resulta persistente.

Crecimiento detenido

Desde que se inició el reajuste del modelo la economía prácticamente no
ha crecido, sino que más bien se ha mantenido en estado estacionario,
con un pronóstico muy discreto del 1.4% para este año. Las medidas
aplicadas hasta hoy para extender el sector privado han llegado a un
punto de saturación, sin que el número de trabajadores por cuenta propia
haya podido pasar la barrera de las 500,000 personas. El límite del
trabajo privado a solo 201 modalidades reduce el umbral de las
oportunidades y limita el crecimiento del sector.

A la vez, han pasado cuatro años y todavía el mercado mayorista
anunciado para satisfacer las necesidades de insumos del sector privado
no ha nacido todavía.

Aunque los cambios en marcha han resultado más abarcadores que los
realizados 20 años atrás, lo cierto es que no tienen la profundidad que
la situación actual requiere. Las fuerzas productivas no han sido
liberadas ni están debidamente estimuladas por las oportunidades, lo que
las convierte, de hecho, en el eslabón perdido de las reformas.

El resultado más palpable de que los cambios raulistas no han arrojado
la efectividad esperada es el crecimiento acelerado de la emigración
cubana en los últimos cuatro años. Claramente es una señal donde se
mezcla la inconformidad y la decepción, lo cual debería ser una
referencia directa para que el gobierno reevalúe su estrategia y haga
los ajustes necesarios que permitan un cambio en la dinámica del cambio
de modelo.

Un problema generacional

Evidentemente algo ha fallado en la estrategia y no creo que Murillo
pueda por sí solo cambiar el panorama económico nacional. Se trata de un
problema conceptual muy difícil de revertir en una generación que lleva
56 años aplicando las mismas concepciones para manejar el país. El
gobierno ha tenido una tendencia a realizar escaramuzas y cambiar la
forma de su proyección en la esfera económica, pero en realidad el
contenido es el mismo que escuchamos en los años noventa, en medio del
fin de la era soviética.

Si bien las oportunidades para el capital foráneo, activadas tanto por
la sombrilla de la nueva Ley de Inversión Extranjera como por la Zona
Especial del Mariel son viables y oportunas, la estrategia parece estar
enfocada en el desarrollo de la macroeconomía del país y no a su
microeconomía, lo cual hace que las reformas queden, en su conjunto,
mediatizadas.

Son muchas las oportunidades – al menos en el papel- para los
inversionistas extranjeros y muy pocas para los cubanos que viven dentro
y fuera de la isla. Esto trae como consecuencia un estancamiento en el
mercado interno, lo que va a dificultar en un nivel muy alto el plan
para eliminar la dualidad monetaria, prevista para finales de año o
comienzos del 2015, con efectos adversos para el estímulo de las
inversiones extranjeras.

El desarrollo del mercado interno tiene que montarse en la misma
estrategia que el gobierno ha diseñado para estimular la inversión
extranjera. Transformarse en dos carriles paralelos de un mismo
engranaje, con el desarrollo clave de un tejido empresarial privado. El
Estado no tiene otra alternativa realista que ceder espacio a la empresa
privada para poder estimular las fuerzas productivas del país.

De lo contrario, el cambio del modelo económico resultará una vuelta a
la noria y los resultados siempre estarán por llegar. Con Murillo o con
el que venga detrás, si es que todavía queda economía cubana para
experimentar con el recurso de la inercia,

*Economista cubano. Ex jefe de planeación estratégica de mercadotecnia
en la corporación CIMEX y autor de los libros Cuba: ¿tránsito silencioso
al capitalismo? y Marketing without Advertising, Brand Preference and
Consumer Choice in Cuba. Es presidente de The Havana Consulting Group,
en Miami.

Source: ¿Qué cambia en la economía cubana con el regreso de Murillo? |
Café Fuerte –
http://cafefuerte.com/cuba/18221-que-cambia-en-la-economia-cubana-con-el-regreso-de-murillo/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
September 2014
M T W T F S S
« Aug   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: