Cuba Derechos Humanos

Oficialismo llama megalómano y oportunista al Médico de la Salsa

Oficialismo llama megalómano y oportunista al Médico de la Salsa
Posted on 29 junio, 2014
Por Redacción CaféFuerte

En una fuerte embestida contra el cantante Manuel González, conocido
popularmente como Manolín, un vicepresidente de la oficialista Unión de
Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), salió al paso a recientes
comentarios políticos del artista y lo acusó de mostrar “una fuerte
dosis de megalomanía, oportunismo y miseria moral”.

En un artículo publicado en el sitio digital La Jiribilla, el periodista
Pedro de la Hoz, columnista del diario Granma y vicepresidente de la
UNEAC, la emprendió contra el Médico de la Salsa por “lanzar invectivas
contra los líderes históricos y actuales del Estado cubano e instarlos a
la rendición”,

“Solo una fuerte dosis de megalomanía y una mayor de oportunismo y de
miseria moral explican la aparentemente renovada vocación política de
Manuel González, en sus recientes declaraciones autopublicadas en su
perfil de Facebook y, por supuesto, amplificadas por medios de
comunicación al servicio de la subversión pagada por agencias
gubernamentales de Estados Unosos”, escribió De la Hoz.

Aferrados al poder

El pasado 13 de junio, Manolín emitió en su perfil de Facebook un
comentario titulado “No es personal, es ley de vida“, en el que
recomendó a Fidel y Raúl Castro que dejaran el poder y abrieran una
nueva etapa para el país.

“Ustedes se han aferrado, a que son sólo ustedes, los que pueden hacer y
deshacer en nuestro país , y les están haciendo un daño enorme a Cuba”,
escribió Manolín, que regresó a Cuba el pasado octubre tras 12 años de
residencia en Miami.

De la Hoz calificó el texto de Manolín de diatriba y cuestionó al
cantante por “congraciarse con los patrones miamenses” desde la época en
que vivía en Cuba.

“No creo que este Médico lance palos a ciegas. Es demasiado calculada su
actitud como para concederle el crédito de la honestidad. En sus
palabras aparecen las costuras de un discurso que pretende asumir en el
campo de la política el protagonismo que debería encontrar en el campo
de la música, pero los acordes no pueden ser más burdos ni ofensivos ni
irrespetuosos”, opinó De la Hoz.

Decencia y respeto mínimo

El directivo de la UNEAC recordó que en un artículo anterior, a raíz del
retorno de Manolín, había alertado, sin mencionarlo por su nombre, sobre
aquellos artistas que emitieron juicios políticos hostiles e “hirieron
la sensibilidad de muchos que aquí los apreciaban”.

“Nadie le pidió que se retractara ni hiciera votos de adhesión a un
proyecto social que evidentemente no comparte. Nadie le exigió una
definición política a favor; simplemente una actitud decente, un respeto
mínimo”, consideró el periodista.

Manolín, de 49 años, se estableció en Miami en el 2001. Inconforme con
el comportamiento del mercado musical estadounidense y crítico de las
posturas de la comunidad exiliada, tomó la decisión de regresar a vivir
a Cuba, amparado por la nueva política migratoria, implementada por el
gobierno de Raúl Castro en enero del 2013.

“Dedicaré todo cuanto me queda de vida a hacer música, para mi país y
para el mundo, pero desde mi país”, escribió Manolín a su regreso a La
Habana en octubre del 2013.

A continuación reproducimos íntergramente el artículo de Pedro de la Hoz
y el post de Manolín:

EL MÉDICO A PALOS O LA IRRESISTIBLE INCONTINENCIA POLÍTICA DE MANUEL
GONZÁLEZ

Por Pedro de la Hoz

Manolín viene y va. De La Habana a Miami y de Miami a La Habana. Estando
aquí quiso estar allá. Luego llegó allá y no se adaptó a la maquinaria
de una industria del espectáculo que exige obsecuentes posiciones
anticubanas para ser aceptado. Entonces asumió una aparente voz
discordante, mientras girovagó por el mundo con brújula incierta, hasta
que regresó.

Sin mencionar el santo, aunque sí la seña, escribí el año pasado en La
Jiribilla, a propósito de este y otros inesperados retornos, un
comentario en el que fijé el contexto de lo que era una novedosa
situación: “La flexibilización de las leyes migratorias cubanas, reflejo
de la consolidación y madurez del proyecto social, hará cada vez más
frecuentes y normales las idas y venidas, los viajes y regresos, de los
artistas de la isla, y por supuesto, la reinserción en la vida cultural
de quienes así lo deseen”.

Y añadí: “Esta última, para poner las cartas sobre la mesa, no estará,
en todos los casos por ahora, exenta de aristas problemáticas. Algunos
de los que retornan, en su momento, emitieron juicios políticos en
escenarios hostiles e hirieron la sensibilidad de muchos que aquí los
apreciaban. Y esos muchos tienen memoria”.

En mi memoria no olvido cómo El Médico de la Salsa se fabricó en La
Habana un expediente a base de intempestivos coros en medio de la
celebración de un aniversario de NG la Banda en el Salón Rosado Benny
Moré, de La Tropical, como queriendo aguarle la fiesta a El Tosco y los
bailadores.

Sin embargo, esas y otras expresiones de El Médico registradas durante
los días en que se congraciaba con los patrones miamenses que al cabo lo
ningunearon, no impidieron que las instituciones culturales cubanas
encargadas de la gestión promocional de la música le dieran espacio y
oportunidad entre nosotros.

Nadie le pidió que se retractara ni hiciera votos de adhesión a un
proyecto social que evidentemente no comparte. Nadie le exigió una
definición política a favor; simplemente una actitud decente, un respeto
mínimo.

Quizá el salsero creyó que se lo merecía todo. Que el público que alguna
vez conquistó -más allá de coyunturas favorables y sin entrar en
consideraciones estéticas que alguna vez habrá seriamente que ventilar-
lo recibiría como un héroe. Un amigo común, músico de gran prestigio,
hizo lo indecible por recolocarlo en el gusto de la actual generación de
bailadores.

Solo una fuerte dosis de megalomanía y una mayor de oportunismo y de
miseria moral explican la aparentemente renovada vocación política de
Manuel González, en sus recientes declaraciones autopublicadas en su
perfil de Facebook y, por supuesto, amplificadas por medios de
comunicación al servicio de la subversión pagada por agencias
gubernamentales de EE.UU..

Al lanzar invectivas contra los líderes históricos y actuales del estado
cubano e instarlos a la rendición, El Médico ni siquiera es original —el
título de su mensaje “No es personal, es la ley de la vida” mezcla una
frase tomada del léxico de una popular película sobre la mafia con una
verdad de Perogrullo—, en tanto replica de manera pobre y balbuceante
los intentos por introducir una fractura generacional y un factor de
discontinuidad en el proceso revolucionario.

No creo que este Médico lance palos a ciegas. Es demasiado calculada su
actitud como para concederle el crédito de la honestidad. En sus
palabras aparecen las costuras de un discurso que pretende asumir en el
campo de la política el protagonismo que debería encontrar en el campo
de la música, pero los acordes no pueden ser más burdos ni ofensivos ni
irrespetuosos. No caben otros calificativos para alguien que dice: “No
puede ser que ustedes decreten que quien tenga otras ideas es un
traidor, y que la traición se paga con la vida, eso es un disparate, eso
es matar al país en cuerpo y alma, eso es neutralizar el progreso, eso
es amarrar al país de pies y manos para que no pueda avanzar, eso es
darle un tiro en la sien a la nación cubana”.

En lo que sí tiene razón el salsero es en lo que escribe hacia el final
de su diatriba: “… por encima del país no puede estar nadie…” Eso
precisamente lo ha olvidado Manuel González, quien en su papel de
presunto consejero político se ha quedado muy por debajo de la bola.

“NO ES PERSONAL, ES LEY DE VIDA”

Por Manolín

A Fidel Castro y a Raúl Castro, y todos los que lucharon junto a ellos ,
y todavía están en el poder, no se compliquen, no se rompan mas la
cabeza, es más sencillo.

Es ley y dialéctica de la vida, hay que dar paso a los jóvenes, que
somos, lo mas cercano a la verdad, como lo fueron ustedes en su momento.

Los muy mayores, han vivido mucho más y por ende, están mas golpeados
por la vida , ya no ven la vida igual, ya hay decepciones, prejuicios,
frustraciones , rencores, acumulan muchos enemigos, y mucho pasado a
cuesta, ya no funcionan igual; y no son 60 ni 70 años, ya son casi 90
años los que tienen ustedes, deben descansar.

Los jóvenes vienen frescos, sin prejuicios, sin tantos golpes de la
vida, sin rencores , sin odios, sin tanto pasado, ni tantos enemigos a
cuesta. Vienen con el disco duro lleno de ideas y de alegrías, ven la
vida diferente, y es así, que el ser humano avanza y logra cosas.

Ustedes se han aferrado, a que son sólo ustedes, los que pueden hacer y
deshacer en nuestro país , y les están haciendo un daño enorme a Cuba.

No puede ser que ustedes decreten, que quien tenga otras ideas, es un
traidor, y que la traición se paga con la vida, eso es un disparate, eso
es matar al país en cuerpo y alma, eso es neutralizar el progreso, eso
es amarrar al país de pies y manos para que no pueda avanzar, eso es
darle un tiro en la sien a la nación Cubana.

No pueden ponerse ustedes como centro y referencia absolutos, no pueden
ponerse ustedes por encima del país, no puede ser.
Es ley de la vida, primero somos motor, y si nos aferramos, pasamos a
ser obstáculo.

Por muy brillante que seamos, hay una condición que siempre nos iguala a
todos: somos seres humanos.

Cuando ustedes se retiren, se abre una nueva etapa para nuestro país,
empieza otro ciclo, y se van con ustedes, muchos enemigos que nos hemos
ganado por el camino, con razón o sin razón , pero enemigos al fin, que
si dejan de ser enemigos, mucho mejor para nuestro país, y vendrán
nuevas ideas, inclusive, nacidas muchas, a partir de las de ustedes, a
partir de sus aciertos y desaciertos.

Con los jóvenes se rompe la continuidad de lo negativo , los enemigos
personales de ustedes, que son muchos y poderosos, dejarán de ser
enemigos de Cuba, y los amigos de ustedes, si son realmente amigos, lo
seguirán siendo de Cuba y de todos los Cubanos.

No es personal, para nada, y tampoco importa cuantos méritos tengan, hay
otra manera de reconocerles sus méritos, y no es precisamente
manteniéndolos en el poder a toda costa y eternamente, ni dándoles la
razón en todo; por encima del país no puede estar nadie, ni ustedes, ni
nadie.

Hoy son mayores ustedes, y somos jóvenes nosotros, pero, mañana seremos
viejos nosotros, y los jóvenes serán otros, y habrá que darles paso
igualmente.

La juventud siempre es la verdad y la solución, ayer, hoy, mañana y siempre.

“No es personal, es ley de la vida”.

Source: Oficialismo llama megalómano y oportunista al Médico de la Salsa
| Café Fuerte –
http://cafefuerte.com/cuba/15526-oficialismo-llama-megalomano-y-oportunista-al-medico-de-la-salsa/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: