Cuba Derechos Humanos

No sale en guías del viajero

No sale en guías del viajero
Nadie le dio ni una moneda, incluso hubo una extranjera que en mala
forma le dijo que aquí los viejos lo tienen todo
miércoles, abril 30, 2014 | Marcia Cairo

LA HABANA, Cuba.- La otra cara de la Habana Vieja –que no sale en las
guías del viajero- son los rostros que exhiben su miserable condición,
arrugados y a veces con una facha de ropas raídas, tirados por el suelo,
sentados en los rincones, aposentados en las esquinas, o a la puerta de
los restaurantes y hoteles.

Los vemos vendiendo fosforeras, cigarros, dulces, artículos de todo
tipo; cualquier cosa para conseguir algo de dinero. O andan con la mano
extendida pidiéndole unas monedas a los extranjeros.

Hay conjuntos de músicos callejeros integrados por viejitos de más de 70
años, recorriendo todas las plazas casi hasta el anochecer. También se
ven otros que recurren a sus animales domésticos; llevan perros
disfrazados con gorra y espejuelos, gatos con lazos. He visto un perro
con un hámster montado en el lomo.

Y están los ancianos lisiados, los que tienen piernas artificiales, los
que andan en sillones de ruedas, los que le faltan las dos piernas, los
ciegos que resuenan su latica. Este grupo es el más deprimente, el más
anacrónico.

Ellos han perdido el pudor; el poco que tenían se ha convertido en un
discurso deplorable. Modos de sobrevivencia que expresan una
representación real, en una ciudad destinada al “polo turístico”. Ellos
son como una verruga, como algo feo que hay que extirpar; o quizás sería
mucho mejor voltear la cabeza y mirar hacia otro lado.

Una tarde me encontraba en la puerta de El Floridita esperando a un
amigo, y vi a una señora mayor que interceptaba a cualquier turista para
pedirle dinero.

Nadie le dio ni una moneda, incluso hubo una mujer extranjera que en
mala forma le dijo que aquí los viejos lo tenían todo, hasta la medicina
gratis, que Eusebio Leal tenía un asilo con todas las comodidades para
los viejos…, además que ella no podía darle nada, porque en su
apartamento tenía hasta cucarachas.

Esta escena me dejó muy molesta, y me percaté de lo despiadada que suele
ser la gente que no padece de graves problemas económicos. Que solo ve
una Habana Vieja, una ciudad, un país que no existe.

Source: No sale en guías del viajero | Cubanet –
http://www.cubanet.org/actualidad/actualidad-destacados/no-sale-en-guias-del-viajero/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: