Cuba Derechos Humanos

La papa de la discordia

La papa de la discordia

Mentira los rendimientos agrícolas. En los mercados broncas y policías.

Cooperativas campesinas controladas por el Estado

lunes, marzo 17, 2014 | Gladys Linares

LA HABANA, Cuba, marzo -El desarrollo alcanzado en la agricultura cubana

antes del régimen castrista no se puede negar. Eran tiempos en que el

campesino era libre para decidir qué cultivos producir y comercializar.

Pero el 17 de mayo de 1959, el gobierno revolucionario promulgó la

Primera Ley de Reforma Agraria en el territorio de la Sierra Maestra.

Según datos de la época, unos 5,6 millones de hectáreas pasaron a manos

de los campesinos. Y apareció una nueva forma de producción: las

cooperativas. Y con ellas, la escasez.

Es a partir de estas cooperativas de campesinos controladas por el

Estado que la frase ¨no hay¨, comienza a andar a caballo, como dicen

nuestros guajiros.

A 20 años de creadas las cooperativas, de 1 770 000 hectáreas de tierra

que poseían, solo lograron cultivar 219 100 hectáreas. Con la excepción

del cultivo de caña, café, cacao y a la cría de ganado, reportaban

cubiertas de yerbas y marabú el 23 por ciento de sus tierras.

Cuando Raúl Castro asumió la presidencia (2008), de las 6,5 millones de

hectáreas de tierras agrícolas que hay en Cuba, solo el 32 por ciento

estaba cultivado. Un tercio de la superficie cultivable se encontraba

ociosa.

Para volcar esta deplorable situación, el gobierno puso en vigor el

Decreto–Ley 259, (julio de 2008), que autorizaba la entrega de tierras

en usufructo hasta 13 hectáreas por persona, durante un periodo de 10

años, con carácter prorrogable.

En los últimos 5 años, se han adjudicado, para su explotación, 1,7

millones de hectáreas a 174 mil usufructuarios, destinadas a la

ganadería el 53 por ciento y a cultivos varios el 23 por ciento.

Pero la entrega de tierras en usufructo es entorpecido por la

burocracia. Y las empresas agrícolas estatales se muestran reticentes en

declarar ociosas las 500 mil hectáreas de tierras que mantienen

improductivas.

Los pésimos resultados de la producción agrícola obligan al gobierno a

gastar 1 500 millones de dólares en la importación de alimentos, que se

podrían producir en Cuba. Entre enero y marzo del presente año se

registró una caída del 7,8 por ciento en la producción agrícola, sobre

todo en papas, frijoles, papas, cítricos, huevos y leche.

Con la creación del mercado mayorista El Trigal los precios de los

productos agrícolas han aumentado. Los cooperativistas argumentan que

tienen que pagar grandes sumas para transportar la mercancía. Algunas

hortalizas y frutas no se encuentran porque los campesinos prefieren

venderlas al turismo, que las paga mejor.

La prensa miente cuando anuncia altos rendimientos agrícolas. Basta

decir que la naranja y la toronja hace varios años que no se ven en los

mercados, porque se exportan o se destinan al turismo internacional.

La papa era una de las viandas que teníamos todo el año. Incluso durante

los meses invernales se exportaba hacia EEUU. Hoy, para adquirirla, los

cubanos se ven obligados a hacer grandes colas custodiadas por la

policía, que no puede evitar molotes, discusiones y hasta broncas entre

vecinos.

Como siempre, se trata de culpar a los revendedores de que la papa no

llegue a la población, pero habría que preguntarse cuáles son las

verdaderas causas de que este tubérculo se haya convertido en un arma

para desunirnos, cuando no es un secreto que en los hoteles para

turistas no falta.

Source: La papa de la discordia | Cubanet –

http://www.cubanet.org/destacados/la-papa-de-la-discordia/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: