Cuba Derechos Humanos

Sufrir torturas, hermana hombres

Sufrir torturas, hermana hombres

José Alberto Álvarez Bravo

31 de mayo de 2013

La Habana, Cuba – www.PayoLibre.com – A mi hermano de ideales, colega y

amigo Calixto Ramón Martínez Arias me unen lazos de camaradería, pero

los tratos crueles, inhumanos y degradantes que sufrimos juntos este 27

de mayo de 2013, consolidó y estrechó esta unidad espiritual.

No nos habíamos puesto de acuerdo, simplemente coincidimos en la

vivienda de Julio Ignacio León Pérez y Sara Marta Fonseca Quevedo;

cuando escampó, decidimos irnos juntos, aunque no íbamos hacia el mismo

destino.

Habíamos visto el operativo combinado de la llamada Policía Nacional

Revolucionaria y agentes de civil de la policía política que rodeaba la

vivienda del matrimonio opositor, pero no nos preocupan ni nos detienen

esos habituales alardes de fuerza de la dictadura castrista.

Después de habernos alejado poco más de dos cuadras de la mencionada

vivienda, fuimos secuestrados por hombres y mujeres vestidos de civil,

quienes nos introdujeron en un auto patrullero después de someternos a

cacheos, operación en la que nos abren las piernas a patadas hasta una

separación exagerada, mientras la cabeza la proyectan contra el vehículo

policial, a fin de degradarnos con una postura grotesca.

En el interior del vehículo nos esposan con las manos a la espalda,

intercambiando las de uno con las del otro, pareciéndonos a un par de

siameses; las esposas nos las aprietan hasta hacernos daño.

El vehículo parte, pero sólo describe un círculo hasta detenerse frente

al operativo; nos sacan a empellones, nuevo cacheo humillante en

presencia del público, sin haber hecho la mas mínima resistencia ni

considerar mi ancianidad y poco peso corporal. Otro patrullero hasta el

Reparto 1ro de Mayo, próximo a Santiago de las Vegas; durante todo el

trayecto, un esbirro coloca la cabeza de Calixto bajo su brazo, y lo

presiona con fuerza contra su muslo.

Ya en 1ro de Mayo, nos pasan a un tercer patrullero, no sin antes haber

sido halado por las esposas por el esbirro conocido por Volodia

(Vladimir González Zaldívar), quien ante mi negativa a responder a su

exigencia de que no volviera a Boyeros, me colocó de nuevo las esposas

con las manos a la espalda, apretándolas con el fin de causarme dolor.

Acto seguido, un uniformado me aplica una llave de estrangulación y me

introduce en el auto patrullero, donde somos conducidos a la Unidad del

Aeropuerto.

En el ínterin, supimos de la llegada del vuelo en que regresó a la

patria nuestra Berta Soler, a través de los walkie talkie de los represores.

Ya en esta Unidad, el mismo uniformado de la llave de estrangulación me

sometió a un nuevo cacheo vejaminoso, y ante mi pregunta de si no me

volvería a apretar el cuello, me puso las manos sobre la nuca,

apretándomelas con toda su fuerza; luego me proyectó la cabeza contra la

pared, provocándome un chichón y cefalea ligera hasta el siguiente día.

Al reclamar mis espejuelos -sin los cuales no tengo buena visión- me

dijeron los torturadores que los tenía en el bolsillo trasero del

pantalón; los habían partido a propósito, para causarme el mayor daño

posible; en efecto, esta rotura de mis espejuelos fue lo más dañoso para

mi, pues son los únicos que poseo, gracias a la buena voluntad de Laly

Sampedro, una hermana del exilio que me los envió a través de Laura Pollán.

Después fuimos trasladados para la 4ta Unidad, sita en Infanta y

Manglar, junto a los santiagueros Agustín y Reynaldo Ferrer (padre e

hijo), para ser liberados Calixto y un servidor a las doce de la noche;

los Ferrer quedaron en los calabozos, presumiblemente para ser

deportados a su ciudad de residencia.

Las torturas y vejaciones sufridas sólo hicieron fortalecer nuestra

determinación de dar lo que sea necesario para poner fin a la dictadura,

hoy encabezada por el "general musito" -cuya perversidad se hace

manifiesta a través de la actuación de sus matones a sueldo-, para

conocer personalmente a los Ferrer, y para consolidar y apretar los

lazos que ya me unían a Calixto Ramón Martínez Arias.

A pesar de estos malos cubanos, Cuba será libre.

http://payolibre.com/articulos/articulos2.php?id=5616

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: