Cuba Derechos Humanos

Cómo "conocer" en dos ruedas a Cuba y los cubanos

Cómo "conocer" en dos ruedas a Cuba y los cubanos

Una empresa canadiense convoca a los bicituristas para conocer de cerca

a quienes cada día "pasan el Niágara en bicicleta".

Rolando Cartaya/ martinoticias.com

diciembre 19, 2012

En un famoso monólogo sobre el transporte público en Cuba,-de la época

anterior a los camellos y las bicicletas, el comediante Carlos Ruiz de

la Tejera decía que montarse en una guagua cubana –donde los pasajeros

van siempre apretujados como sardinas en lata— era "una gran oportunidad

para conocer al hombre".

En un enfoque paralelo, una empresa canadiense especializada en turismo

activo, Bikehike Adventures, promete a sus clientes un paquete que les

permite "experimentar la Cuba auténtica", manteniéndolos "alejados de

los hoteles de paquetes todo incluido". Se trata de estar en contacto

directo con la isla y sus pobladores, recorriendo una parte de ella… en

bicicleta.

La idea parece capitalizar lo que ya estaba sucediendo: muchos

extranjeros aficionados al ciclismo recreativo alquilaban bicicletas

para tratar de ver a Cuba más de cerca. La famosa empresa editora de

guías de viajes Lonely Planet ya había publicado "Cycling in Cuba", con

consejos prácticos ilustrados sobre lo que un visitante necesita para

sobrevivir en dos ruedas en la isla, incluyendo mapas, rutas, teléfonos

y direcciones de casas particulares, paladares, etc.

Bikehike Adventures, fundada en 1994 en Vancouver, Columbia Británica,

propone un itinerario dirigido para pedalear a través de Cuba como "una

de las mejores maneras de conocer este país fascinante" con "excelentes

carreteras y mínima cantidad de autos" y que "promete ser como ningún

otro país donde usted haya pedaleado" (póngale el cuño).

Por 2,399 dólares canadienses, o unos 2,435 dólares americanos, Bikehike

Adventures le invita a viajar pegado al manubrio desde Matanzas y por el

Circuito Sur, con noches en la llamada Atenas de Cuba, Playa Larga,

Península de Zapata, Cienfuegos, Trinidad y Santa Clara, y paradas en

lugares como Playa Girón ("para aprender cómo la CIA apoyó la invasión

de Cuba a principios de los años 60") y Manicaragua.

Después de todo, afirma el brochure digital, "la mayoría de los cubanos

se transportan en bicicleta, lo que deja las carreteras relativamente

libres de autos".

CUANDO LA BICICLETA FUE REINA DE LAS CALLES DE CUBA

Esa afirmación de que "la mayoría de los cubanos se transportan en

bicicleta" debe venir por aquello de "cría fama y acuéstate a dormir".

Hubo efectivamente un tiempo en que fue así: cuando la desintegración de

la Unión Soviética conllevó al corte del suministro de petróleo sin

restricciones y prácticamente regalado, y el gobierno se vio compulsado

a buscar una solución para que el país no se paralizara.

Fidel Castro, siempre tan ufano de saber de todo, postuló: "A pesar de

que las bicicletas chinas pesan más que las europeas y estadounidenses,

son resistentes y duraderas; además, pueden llevar personas y

mercancías. Las necesitamos".

En 1991 el Gobierno cubano decidió importar cientos de miles de

bicicletas chinas e invitó a los técnicos chinos a capacitar a los

cubanos en su ensamblaje y reparación. A partir de ese año, unos 400,000

habaneros comenzaron a levantarse cada día para pedalear hacia sus

centros de trabajo o estudio a horcajadas sobre alguna Yongjiu, Feige,

Fenghuang o Forever.

Por entonces se escribieron ensayos sobre las ventajas que la

introducción de la bicicleta –"una verdadera revolución en el campo del

transporte sostenible y eficiente", afirma uno de ellos— había tenido

para la salud de los cubanos y la preservación del medio ambiente.

Pero la periodista cubana Tania Quintero, una sobreviviente del Período

Especial decretado en los años 90, señala que "es excelente montar

bicicleta todos los días, pero cuando se ha podido desayunar y cuando

por lo menos se puede hacer una buena comida caliente al día". Eso,

durante el período especial, era la excepción, no la regla. "Parecían

anoréxicos pedaleando", apunta Quintero.

LA EXTINCION DE LOS "CHIVOS"

??Puede que Castro estuviera acertado y los ciclos chinos fueran más

resistentes y duraderos que los americanos y europeos. Pero como con la

mayoría de las ideas brillantes del Comandante, el diablo siempre ha

estado en los detalles, y ésta también tendría serios problemas de

imprevisión: como ocurrió después con una buena parte de los ómnibus

Yutong que en 2007 iban a resolver el problema del transporte público en

La Habana, y hoy yacen inertes y oxidados, para las bicicletas chinas no

se adquirieron piezas de repuesto.

Desde Manicaragua –una de las paradas para almorzar en el itinerario

de los turistas convocados por Bikehike Adventures– Enrique Martínez

dijo a martinoticias que ya se ven pocas de esas bicicletas chinas, y

que si quisiera adquirir alguna de las que se venden en moneda

convertible, la más barata le costaría unos 120 dólares. El salario

medio mensual son 18 dólares.

Los manicaragüenses se transportan dentro del pueblo a pie o en los

coches de caballos que han sustituido a las antiguas guaguas locales; y

hacia Santa Clara y otras poblaciones –unos pocos pueden pagar 20 pesos

para irse en una "máquina" particular– en una especie de "camello" o

rastra adaptada para pasajeros al que llaman "el superbús"

El cienfueguero Jorge Ramírez nos aseguró que la semana pasada vio

vacacionistas extranjeros en bicicleta por una carretera cercana a

Trinidad. Les seguía de cerca un ómnibus Yutong de Transgaviota, la rama

de transporte de la empresa turística Gaviota, controlada por los militares.

También los vio Martínez, en el trayecto desde la Playa de Rancho Luna

hacia Trinidad, Y por supuesto, llevan casco protector, reflectores,

chalecos fluorescentes y otros aditamentos de seguridad. Nada de eso

estaba asegurado para los ciclistas a-pesar-suyo cubanos de los 90.

Tania Quintero señala que "según cifras extraoficiales, entre 1991 y

2001, la década crucial del 'período especial', habría sido considerable

el número de ciclistas fallecidos, heridos o con traumatismos de diversa

intensidad, como consecuencia de accidentes de tránsito que hubieran

podido evitarse", muchos de ellos en los enormes y numerosos baches de

las calles de la isla.

AL TURISMO, ALFOMBRA ROJA… Y CARRETERA SIN BACHES

Los baches de Cuba son de leyenda: con el paso de los años sólo cambian

en anchura y profundidad, y porque se llenan de agua en la estación de

lluvias. Y esto sucede tanto en calles interiores como en arterias

principales (Guardo una foto tomada en la habanera Calzada de San Miguel

del Padrón, que capta lo que parece, más que un bache, una laguna).

Pero en un recorrido turístico cuya seguridad depende de la habilidad

ciclística de los vacacionistas era imperativo –para el gobierno corto

de "cash" con qué enfrentar demandas– hacer una excepción a la regla.

Una excepción, además, que permitiera a los vacacionistas disfrutar, sin

ruidos en el sistema, de un itinerario que tiene de todo para vender: la

curiosidad histórica de Playa Girón, la rica vida silvestre de la

Ciénaga de Zapata, la belleza de la ciudad y la bahía de Cienfuegos, el

chapuzón en el Caribe en Rancho Luna, el ambiente colonial de Trinidad,

y las vistas panorámicas de las alturas del Escambray.

Ramírez dice que el tramo de carretera del Circuito Sur entre Cienfuegos

y Trinidad está en buenas condiciones, y que la entrada a esta última

ciudad –la tercera villa fundada por los españoles en Cuba– está bien

asfaltada y señalizada (el deterioro, y a menudo la ausencia de señales

de tránsito en calles y carreteras suele de ser causa de accidentes en

la isla).

Desde Manicaragua, Martínez me cuenta que la vía que baja de Topes de

Collantes, en la Sierra de Guamuhaya, y luego en laza al pueblo con

Santa Clara, está siendo reasfaltada. El proyecto incluyó remozar la

calle central de Manicaragua, la Calzada de Juan Bruno Zayas.

Los turistas seguramente se llevarán allí una buena impresión ("Es como

un adorno de ciudad, todo asfaltado y pintado", dice Ramírez). A menos

que se les ocurra salirse de la ruta y adentrarse con sus ciclos por las

bocacalles. A escasos 100 metros de la calzada, alegre y bonita como una

aldea Potemkin, se esconde la Cuba real: la de los baches, las largas

caminatas bajo el sol y el peso moneda nacional que no compra ni una

chambelona en las tiendas por divisas.

Después de estas aventuras cubanas, quien quita que alguno de los

turistas canadienses se imponga un nuevo desafío: cruzar el Niágara en

bicicleta. En Cuba, esa es una manera de describir –aproximadamente– lo

angustiosa que es la vida diaria para el ciudadano de a pie.

http://www.martinoticias.com/content/article/17708.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
December 2012
M T W T F S S
« Nov   Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: