Cuba Derechos Humanos

Sus dos sobrinos

Sus dos sobrinos

Jueves, 04 de Octubre de 2012 11:57

Escrito por Paulino Alfonso Estévez

Cuba actualidad, Lawton, La Habana, (PD) Tener sobrinos puede

convertirse en una bendición. Digo esto, Sr. Modesto, porque aunque la

vida lo ha premiado con sus hijos Alejandro y Mariela, Usted también

tiene dos sobrinos destacados. Los otros sobrinos, los hijos de Dalia,

siempre fueron mantenidos por su madre fuera de la familia. Al parecer,

dada las enormes tareas del Máximo Líder, este nunca encontró tiempo

para expansiones de amor paternal.

Estos dos sobrinos se han destacado en el devenir de los años y se han

convertido -cada uno por su lado- en personajes: uno mediático y el otro

un profesional serio con significativos aportes a la economía familiar

(la de Uds.). El primero es Fidel Castro Díaz Balart, y el otro es José

M Fraga Castro, Fidelito y Pepe, para la familia.

Primero me referiré a Fidelito o El Soviet ,como lo conocían sus

condiscípulos de la Universidad Estatal de Moscú, la Emgüeu, fonema

formado por las iniciales de su nombre en ruso MGU, de donde se graduó

de Ingeniero en Física Nuclear hace cerca de 45 años.

Por ser el primogénito de su hermano, siempre fue destinado a grandes

cosas. Su primer y único trabajo, una vez regresado de la URSS,

consistió en preparar y dirigir el equipo encargado del programa nuclear

castrista, lo que incluía la construcción de una planta electronuclear

Como los soviéticos siempre buscaron una solución final al agobiante

tren de barcos que desde Bakú hasta Castrolandia transportaban la

exorbitante cifra de 150,000 b/d de petróleo, el propósito mayor en este

proyecto fue la construcción de una planta nuclear que resolviera en un

50% las "necesidades petroleras" de Castrolandia.

Su construcción comenzó en el año 1972 y cuando las obras se paralizaron

tras 20 años por "dificultades en el suministro", sus gastos, según

cálculos conservadores, ascendían a US$500 millones, lo que superó por

mucho el costo de la pirámide de Kheops. Con la diferencia que Juraguá,

el lugar donde están los restos de la central electro-nuclear, contrario

a las pirámides, no atrae turistas.

Durante el tiempo que duró la obra, suficiente para que cualquiera se

jubile, Fidelito disfrutó de todo lo que pueda soñar cualquier cubano en

su más loca fantasía. A partir del cierre de la planta, fue nombrado

archipámpano por su padre como asesor nuclear del Consejo de Estado.

Ahora Fidelito se nos viene encima con algo más imposible y más costoso

para desarrollar en esta miserable y exhausta finca en la que se ha

convertido Castrolandia: la nanotecnología.

Al parecer, por quedar bien con su frágil y senil hermano, Ud accedió a

permitir una conferencia sobre nanotecnología presidida por Fidelito, en

unión de dos personajillos que aunque no aparecen ni en la Wikipedia

deben haber cobrado algún dinerito por las conferencias.

Fidelito, tan hiperbólico como su padre con la moringa, pronosticó a

través del oficialista Granma los grandes beneficios que traerá a

Castrolandia una tecnología que por lo desconocida, costosa y difícil,

solamente se desarrolla en gigantes del mundo informático como IBM,

Hewlett-Packard, NEC, Intel Toshiba y Siemens, que actualmente invierten

decenas de millones de dólares al año en el tema.

Incluso, los gobiernos del Primer Mundo se lo han tomado muy en serio,

con el claro liderazgo de los yanquis, quienes en tres años ya han

destinado cerca de US$1,5 billones a su National Nanotechnology

Initiative, enfocada fundamentalmente en el campo militar

Estoy seguro, Sr. Modesto, que su sobrino no aspira a que alguien tan

ahorrativo como Ud vaya a invertir en esta quimera. Más bien creo que a

lo que aspira Fidelito es a dar unos viajecitos a los EE.UU, habida

cuenta que la Sra. Hillary Clinton permite la viajadera y que no le negó

la visa a Mariela, aparte de algunos fulitas que le pueda sonsacar a

algún yanqui filántropo.

No tema, Sr.Modesto, que como pasó con la electronuclear de Juraguá,

será otra de las fantasías de su sobrino mayor, quien cada día se parece

más a su senil padre en sus quijotescas pero personalmente provechosas

ideas.

Tome en cuenta como hasta ahora el segundo sobrino, el bigotudo Pepito,

al menos vendiéndole veneno de ratas a los vietnamitas, larvicidas a los

africanos (que lo puedan pagar, claro) algas Spirulina o veneno de

alacrán a los europeos, aporta a la canasta familiar de los Castro de

forma considerable. Hasta la semana que viene.

Para Cuba actualidad: paulino.alfonso@yahoo.com

http://primaveradigital.org/primavera/economia/51-economia/5370-sus-dos-sobrinos.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: