Cuba Derechos Humanos

Qué se oculta tras el accidente de Payá?

¿Qué se oculta tras el accidente de Payá?

Publicado el Lunes, 30 Julio 2012 13:36

Por Juan Reynaldo Sánchez*

El informe oficial del Ministerio del Interior (MININT) de Cuba sobre el

accidente que hace una semana le costó la vida al reconocido disidente

Oswaldo Payá Sardiñas y al activista Harold Cepero, deja no pocas

interrogantes y cabos sueltos que merecen un análisis detenido en busca

de acercarnos a la verdad de lo ocurrido.

Sin apasionamientos ni prejuicios, solo a partir de los hechos descritos

por la única versión divulgada –la oficial-, las fotos, el esquema del

accidente transmitido por la televisión cubana y las declaraciones de

última hora de los dos sobrevivientes, el español Angel Carromero y el

sueco Jens Aron Morig, esta mañana en conferencia de prensa en La Habana.

Analicemos las declaraciones de los testigos presenciales, según la

versión del MININT.

José Antonio Duque de Estrada, trabajador del Instituto Nacional de

Recursos Hidráulicos (INRH), quien reside en el municipio granmense de

Río Cauto y transitaba por el lugar del hecho en una bicicleta, declaró

al órgano de instrucción: "El carro me pasó a alta velocidad por al

lado, con seguridad iba a más de 100 kilómetros por hora. Rebasó a un

tractor que también iba en la misma dirección y después vi una tremenda

polvareda, cuando entró a un tramo que está en mal estado. Al

aproximarme, ya con menos polvareda, vi al carro impactado contra un

árbol en la cuneta".

Este testigo asegura que vio al carro impactado en un árbol en la

cuneta. Vio el carro incrustado en el árbol, no que el auto golpeó al

árbol, sino que estaba impactado contra este. Sin embargo, la versión

oficial del gobierno expone que el auto impactó al árbol y continuó su

curso hasta quedar detenido cerca del canal de agua que está dentro de

la maleza, lo que no concuerda exactamente con la declaración de este

testigo presencial.

La versión de Duque de Estrada es confirmada por Lázaro Miguel Parra

Arjona, otro testigo presencial y vecino de La Sal, municipio Yara,

expresa: "El carro me adelantó a gran velocidad; luego vi la nube de

polvo fuerte y cuando bajó el polvo pude ver el auto impactado en el

árbol que está en la cuneta".

Este testigo asegura que cuando bajó el polvo, o sea instantes después,

vio al auto Hyundai Accent impactado en el árbol.

Y una tercera versión también confirma el hecho de que el auto quedó

impactado contra el árbol. Se trata de Wilber Rondón Barrero, campesino

de Río Cauto, quien venía en dirección contraria, a unos cien metros de

distancia del sitio donde ocurrió el siniestro: "Cuando me acercaba vi

que el carro perdía el control y se impactaba contra un árbol de la cuneta".

Por las propias declaraciones de los testigos no cabe duda de que el

auto quedó incrustado en el árbol. Sin embargo, las fotos difundidas y

el diagrama difundido con el informe sugiere que el auto continuó su

trayectoria después de impactarse contra el árbol hasta que se detuvo

junto a un canal de agua dentro de la maleza y donde se le realizaron

las pruebas peritales del controversial accidente.

Las dos primeras fotos del accidente que aparecieron en la internet

antes de que fueran presentadas en publicaciones, mueven también a

cuestionamientos. Una de ellas es sin dudas la primera foto del

accidente, ya que en ella se puede observar cómo asisten a uno de los

heridos que iba en el auto y se ve claramente que el carro está fuera de

la maleza a un costado del camino.

En la segunda foto se puede apreciar el vehículo dentro de la maleza,

muy cerca del canal de agua y donde -según una plaqueta con el número 6

encima del capó- se realizó el examen pericial.

Partiendo del principio de que en ningún peritaje se pueden mover las

pruebas y de que no podía esperarse remover el carro para sacar los

cuerpos de los pasajeros, caen las preguntas obligadas: ¿Por qué se

movió el auto del lugar donde quedó tras el accidente, trasladándolo a

la maleza? ¿Manipularon las autoridades la evidencia? ¿Cómo explicar

entonces que los tres testigos, sin excepción, vieran el auto incrustado

en el árbol, mientras que el informe lo presenta junto al canal de agua?

Hay razones para intuir que la mano gubernamental podría estar tras la

presunta manipulación de pruebas, pero quedan aún varias piezas del

rompecabezas por completar. Nada se sabe ciertamente de quiénes llegaron

primero al accidente, de quiénes se llevaron a los heridos, y sólo se

podrá completar la información pertinente con el testimonio de los dos

sobrevivientes extranjeros.

Resulta también cuestionable que el árbol –fotografiado por la

Associated Press- haya podido hacer semejante daño. No creo muy probable

que el impacto de este "arbolito" fuera determinante; si se observan

detenidamente las fotos del carro accidentado, se comprueba que el lado

izquierdo, que supuestamente recibió el golpe del árbol, no presenta

rozamiento en el guardafango ,o sea, que lo golpeó y lo rebotó, pero

como para que el vehículo continuara su curso hasta el canal. De haber

sido así, ese guardafango estaría completamente desbaratado.

Como era de esperar, a estas horas circulan en la prensa internacional y

en la internet numerosas interpretaciones en torno al hecho, la mayoría

de ellas implicando a la Seguridad del Estado en el asesinato de los dos

disidentes.

A pesar de la evidente movida propagandística de La Habana presentando

declaraciones de Carromero y Aron Morig ante la opinión pública

internacional, lo que ambos digan en condición de reos del régimen

cubano carece de legitimidad y no atenúa las sospechas de implicación de

la Seguridad del Estado, sino que las refuerza. Sólo cuando ambos puedan

hablar ante investigadores independientes y fuera de la influencia del

control cubano tendrán valor sus respectivos testimonios para el

esclarecimiento del caso (¿recuerdan al mexicano Carlos Ahumada y su

testimonio bajo arresto en Cuba en el cercano 2004, luego desmentido en

un libro donde describe las torturas a que fue sometido para obligarlo a

filmar una confesión?)

Creo con mucha fuerza que el objetivo pudo haber sido la intimidación

para que el automóvil no continuara su viaje a Bayamo (por cierto,

todavía está por precisarse a qué iban estos cuatro viajeros a la zona

oriental, a quiénes pretendían visitar, qué otras ciudades pensaban

visitar, etc) y provocar un accidente –tal vez no consumado sobre el

terreno operativo- que sirviera como pretexto para la intervención de la

policía. La ocasión hubiera sido propicia para la siembra de evidencia,

lo que justificaría un levantamiento de cargos por delitos contra el

Estado y la seguridad pública.

La cámara de Payá

También resulta factible que la técnica de escucha estuviera en el auto

alquilado, pues es una forma tradicional de recoger información por

parte de la Seguridad cubana. De esta manera se controlan las

conversaciones dentro del automóvil y se facilita el chequeo de posibles

paradas, personas que verían, planes de la visita, con suficiente

antelación.

En la Escuela Superior de Contrainteligencia del MININT, donde me gradué

en la especialidad de Investigación Operativa en 1985, se mostraba este

tipo de casos para contrarrestar las posibles acciones de opositores.

Los libros fueron copiados de la contrainteligencia de la antigua Unión

Soviética. Los ejemplos que allí se exponían eran acciones reales de

planes confeccionados por la contrainteligencia soviética, tomados de

sus manuales. De esa vieja escuela se nutren acciones como chocar,

intimidar, provocar un accidente para que un opositor no llegue a su

destino y otros ardides que se aprendían en esa institución docente de

la contrainteligencia cubana.

¿Fue la muerte de Payá consecuencia de un accidente provocado o

calculado durante un operativo de la Seguridad del Estado? ¿Se fraguó o

no en la zona un operativo con despliegue de oficiales? ¿Fue orientada

la divulgación en Facebook de las dos primeras fotos del accidente, el

pasado 24 de julio, por el periodista David Rodríguez o se trató de una

iniciativa inconsulta que incomodó a los investigadores policiales?

¿Devolverán las autoridades las últimas filmaciones realizadas por Payá

con la cámara de video que llevaba en el momento del accidente?

Por ahora, con las declaraciones de tres testigos y los dos

sobrevivientes, las fotos y la visible manipulación de la evidencia,

estoy tentado a pensar que las autoridades cubanas tienen

responsabilidad en este trágico desenlace. Y no poco que esconder y acallar.

*Juan Reynaldo Sánchez fue escolta personal de Fidel Castro entre 1968 y

1994, con grados de teniente coronel. Graduado de Investigación

Operativa en la Escuela de Contrainteligencia del MININT. Fue destituido

y cumplió prisión en Cuba. Logró abandonar la isla en el 2008 y

actualmente reside en Miami. Tiene en preparación un libro sobre su

experiencia en la seguridad personal del gobernante cubano.

http://cafefuerte.com/cuba/noticias-de-cuba/sociedad/2066-que-se-oculta-tras-el-accidente-de-paya

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: