Cuba Derechos Humanos

Planificación al garete

Planificación al garete

Martes, Julio 3, 2012 | Por Arnaldo Ramos Lauzurique

LA HABANA, Cuba, julio, www.cubanet.org -Según sentenció Raúl Castro, en

su discurso a la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 19 de diciembre

de 2010 "…la planificación y no el libre mercado será el rasgo

distintivo de la economía…"

El régimen totalitario cubano persiste en una economía centralizada, y

en esa propia sesión de la Asamblea Nacional quedó establecido que "…,

se mantiene el papel de la planificación, se mantiene el papel del

Estado, se mantiene la empresa estatal socialista y se mantiene el

Estado propietario de los medios de producción fundamentales…"

En la casi totalidad de los países, las decisiones económicas se

resuelven en el mercado, donde los individuos y las empresas adoptan las

principales estrategias, de acuerdo con sus intereses, aunque en

variable medida, según la práctica de cada nación. El Estado juega un

papel importante en la supervisión y regulación del acontecer económico,

pero no lo monopoliza de manera asfixiante.

Las economías centralizadas de la URSS y del este de Europa

desaparecieron, empujadas, entre otros factores, por la ineficiencia del

sistema. En tanto, otros regímenes que aun se llaman socialistas, como

China y Vietnam, han logrado sobrevivir y crecer aplicando ampliamente

la economía de mercado. Solo Cuba y Corea del Norte persisten en ese

modelo fracasado.

Pero el régimen cubano ha ido más allá. Y en lugar de ese sistema

desacreditado, calificado por Fidel Castro -en un desliz durante una

entrevista con el periodista norteamericano Jeffrey Goldberg- como el

modelo cubano "…que no sirve ni para nosotros…"; pretende imponer ahora

un paquete de medidas inoperantes, sin ninguna coherencia.

De lo que en realidad se trata es de una ausencia de modelo. Uno de los

ejemplos más sobresalientes de su vacilante proyección fue el del

llamado proceso de disponibilidad laboral, basado en la enorme

deficiencia de que hay más de un millón y medio de trabajadores

innecesarios en los centros de trabajo estatales. Se estableció que solo

en el primer semestre de 2011, se dejaría disponible medio millón.

Finalmente ese proceso se paralizó. Y año y medio después, continúa

paralizado. En todo el año 2011, la fuerza de trabajo ocupada se

incrementó en más de 15 mil. Y aunque las cifras de trabajadores por

cuenta propia crecieron, de 157,4 a 357,7 miles, en el año 2011, solo

18% de ellos correspondía a trabajadores estatales disponibles

insertados en el sector privado.

Para colmo, se planificó que en 2012 los trabajadores estatales solo

disminuirán en 170 mil, por lo que ese proceso de disponibilidad laboral

continúa alargándose, al tiempo que se mantiene y profundiza la

ineficiencia de ese sector.

Todo esto indica que la planificación de la fuerza de trabajo y los

salarios no existe en Cuba, y que el gobierno no tiene la menor voluntad

de cumplir lo que proclama.

Para el quinquenio 2011-2015, se planificó un crecimiento promedio anual

del Producto Interno Bruto (PIB), de 5,1%. Y ya en sus dos primeros años

se previeron incumplimientos, al fijarse 3,1%, en 2011, y 3,4%, en 2012.

El plan de 2011 tampoco se cumplió, pues solo creció en 2,7%.

En 2011, hubo incumplimientos en importantes producciones agropecuarias,

como carne vacuna y de cerdo, leche, frijoles, maíz, papas, café y

cítricos, lo cual obligó a realizar importaciones adicionales de algunos

de estos productos.

Se incumplió el plan de inversiones, en 26%, y las construcciones, en

12%, así como la terminación de viviendas, las ventas de bienes y

servicios, las producciones y comercialización de materiales de

construcción, de insumos agropecuarios y transportación pública de

pasajeros.

No se alcanzaron los niveles previstos para la sustitución de

importaciones, ni para las exportaciones. Se incumplió el plan de

producción de azúcar. Y disminuyó la liquidez monetaria a niveles que

ahogan la economía, y muy en particular al trabajo independiente.

En ese propio año disminuyó la comercialización física de productos en

los mercados agropecuarios. Y aunque se vendieron 18 000 toneladas

menos, los precios de los productos agrícolas y cárnicos crecieron en 20%.

No se inició la eliminación de gratuidades prevista, y los problemas

sociales se han agudizado. Además, hubo incumplimientos en el transporte

urbano y en la terminación de viviendas. Igualmente se incrementaron los

apagones y continuó el deterioro creciente de los sistemas de salud,

servicios comunales y educación.

En los primeros meses de 2012, la situación ha empeorado. Se

incumplieron los planes de producción de azúcar y de papas. En este

último caso, se obtuvo la producción más baja en 10 años, con niveles

equivalentes a los de 1977.

De igual forma, continuó disminuyendo la producción y comercialización

de materiales de construcción, y aumentó el déficit en la transportación

urbana.

Ciertamente, son años de crisis, que se agudizan en Cuba ante la

situación de incertidumbre en torno a la ayuda venezolana. Y también

ante las deficiencias internas. Por eso constituye una burla al pueblo

elaborar planes que no se han de cumplir, lo cual, al parecer, no es

sino una estrategia del gobierno para ganar tiempo, a la espera quizá de

un milagro que no habrá de a ocurrir.

http://www.cubanet.org/articulos/planificacion-al-garete/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: