Cuba Derechos Humanos

El sacrificio es mínimo si lo comparamos con nuestras aspiraciones

"El sacrificio es mínimo si lo comparamos con nuestras aspiraciones".
Viernes, Septiembre 30, 2011 | Por José Hugo Fernández

LA HABANA, Cuba, septiembre, www.cubanet.org -Entre los tenebrosos
contornos del presidio político cubano y las corajudas faenas de
protesta y desafío pacífico frente a sus carceleros, protagonizadas en
las calles de La Habana por las esposas, madres y otras allegadas a los
prisioneros, el matrimonio de Laura Pollán y Héctor Maseda ha devenido
referencia que algún día deberá quedar inscrita en las páginas de
nuestra historia.

Cuando, en la primavera de 2003, Héctor, con una sustancial hoja de
servicios como periodista independiente, a la vez que presidente del
Partido Liberal Democrático de Cuba, fue condenado en juicio sumario a
20 años de cárcel, junto a otros 74 disidentes, Laura decidió abandonar
su empleo como profesora de español para dedicarse por entero a la
atención de su esposo y a reclamar justicia tanto para él como para los
demás prisioneros políticos. Así se convertiría en cofundadora del
movimiento Damas de Blanco, que aún hoy lidera.

Al no aceptar la coyunda del destierro como requisito para su
liberación, Héctor estuvo entre los últimos prisioneros de conciencia en
salir de la cárcel. En tanto, Laura no dejaba de exigir justicia, aun en
medio del proceso de excarcelaciones.

Hoy, Laura y Héctor están juntos al fin en su casa de La Habana. Pero no
parecen dispuestos a contemplar el tan bien ganado derecho al reposo del
guerrero.

Él no depone su vertical conducta como opositor. Ella continúa al frente
de las Damas de Blanco, consciente de que si los atropellos, abusos e
injusticias del régimen no cesaron con la excarcelación de los presos de
la llamada Primavera Negra, no hay motivo para dejar de reclamar su fin
protestando en las calles.

Cubanet aprovechó una pausa entre los ajetreos del matrimonio para
extenderles un breve cuestionario, pidiéndoles que respondieran juntos,
como lo hacen todo.

Hoy ofrecemos a nuestros lectores la primera parte de esa entrevista,
con las respuestas de Héctor Maseda:

CUBANET: Usted es un hombre cuya valentía e integridad personal han
quedado más que demostradas. Nadie podría ponerlas en duda. Por eso nos
resulta de interés conocer cómo se las arregla para soportar
aparentemente en calma las golpizas y vejaciones que recibe su esposa
por parte de las hordas del régimen. Sobre todo, sabiendo que el primer
motivo que tuvo Laura para salir a la calle a protestar fue precisamente
su encarcelamiento.

H. MASEDA: Considero que esta pregunta le costó mucho más trabajo a Ud.
dirigírmela a mí que respondérsela yo. Permítame explicarle las razones
en las que sustento esta afirmación.

En primer lugar, porque estoy convencido que para lograr cualquier
resultado justo y con responsabilidad en la vida, éste tendrá que venir
acompañado de una cuota de sacrificios parciales o totales jamás
despreciables, porque en todo reto o desafío estará en juego la mayor
entrega de quienes lo enfrentan. El problema realmente está en la
importancia, el alcance y la profundidad de lo que nos proponemos
obtener. Sin lugar a dudas en la balanza estará –en nuestro caso y de un
lado– la plena libertad del pueblo cubano; el saber que de nuestra
inmolación dependerá, junto con la de muchos otros luchadores decididos
a todo, poder restituirle a la ciudadanía sus derechos y de ahí
empoderarlo, para que en éste radique ese poder y no en gobernantes
tiránicos y desnaturalizados; que exista la necesaria armonía
pueblo-gobierno y que ella nos permita alcanzar un nivel de bienestar
creciente y permanente; que la Democracia y la Ley imperen en nuestra
sociedad y que la rija un Estado de Derecho, mínimo y necesario, ágil,
efectivo y moderno que aproveche al máximo las nuevas tecnologías de los
procesos productivos, de la información y las comunicaciones (servicios
de Internet y otros avances propios de la modernidad), y gobernantes
prestigiosos y con visión para solucionar los problemas que afecten al
pueblo en general, y donde reinen la paz, la concordia y la tranquilidad
ciudadanas; que exista una Ley Electoral que regule las elecciones
periódicas, pluralistas, democráticas, transparentes, tolerantes, justas
y supervisadas por organizaciones no gubernamentales especializadas;
que exista una Constitución de la República que recoja y respete, entre
otros temas de interés, los derechos no sólo de las mayorías, sino
también de las minorías (étnicas, religiosas, condición social, sexo,
…); que los únicos privilegiados –por derecho– sea los niños, ancianos
y limitados físico-motores con leyes e instituciones que los protejan
contra las arbitrariedades y la corrupción de terceros; que la
ciudadanía tenga derecho pleno a la rendición periódica de la gestión de
sus gobernantes;… Mientras que en el otro plato de la balanza, estará
nuestra disposición a entregarlo todo, hasta el mayor de los sacrificios
(nuestras vidas) ante el altar de la Patria, para lograr definitivamente
los derechos y la nación que deseamos. Creo que bien vale el sacrificio
de Laura, el mío y el de decenas de miles de cubanos(as) que en los
últimos cincuenta y dos años, en diferentes etapas de la vida, hemos
tenido que enfrentar a sangre y fuego con tal de obtener lo que nos
proponemos. Indudablemente, el sacrificio es mínimo si lo comparamos con
nuestras aspiraciones, que por cierto, no son idílicas, puesto que ellas
son experimentadas en elevado por ciento entre los ciudadanos de la
mayoría de las sociedades democráticas reales que existen en el planeta.

En segundo y último lugar, porque es el amor que sentimos el uno por el
otro el que nos une por encima de todo y de todos. Ella asumió los
mayores sacrificios por mí y la causa y proyectos que defiendo, ante los
cuales fue, es y será una fiel defensora de los DD.HH. y la libertad de
los prisioneros políticos. Esta conducta la concientizó e introdujo con
fuerza en su ser interno. Hemos hecho causa común de nuestras vidas y
decidimos ponerlas al servicio del pueblo cubano que sufre y seremos
fieles a esta conducta hasta sus últimas consecuencias. En un principio,
ella se identificó con la justa causa que yo defiendo al comprobar en el
juicio político que se me celebró en abril/2003 que todo, desde la A
hasta la Z era una burda y macabra manipulación ideológica del régimen
que nos (des)gobierna. Por otro lado, me ha hecho jurar como miembro de
la Institución Masónica a la que pertenezco, que jamás interferiré en
las actividades que protagonicen Las Damas de Blanco (LDB), cualesquiera
que sean sus consecuencias, y cumpliré con mi palabra aunque el dolor
desgarre mi corazón ante los hechos vandálicos y los tratos crueles,
inhumanos y degradantes a los que son sometidas en mi presencia, ella y
el resto de LDB y Apoyo por los cuerpos represivos de las autoridades
cubanas. En cuanto a mí, también he jurado dedicarle a mi esposa y sus
actos públicos y personales, mi vida entera hasta el último aliento.
Considero que tales banderas de combate bien merecen ambas
propiciaciones. Estos, mis juramentos, son inviolables.

CUBANET: Se aprecia especialmente dramática y desestabilizadora la
situación con que ha debido lidiar el matrimonio Maseda/Pollán en los
últimos años. Él, prisionero político, sufriendo larga e injusta
condena. Ella, luchadora activa por la liberación de los presos,
viviendo a merced de la represión, el asedio, la descalificación
ciudadana y las calumnias del régimen. ¿Cuáles han sido para el seno de
su hogar las peores consecuencias de esta situación?. ¿Cómo es visto y
asumido el matrimonio por sus familiares, y por sus amistades y vecinos?.

H. MASEDA: Yo soy y aún conservo la condición de prisionero político y
de conciencia pues estoy sometido a una "Licencia extrapenal" que no es
más que un simple cambio de medida cautelar. En consecuencia, en
cualquier momento y bajo innumerables circunstancias rebuscadas por las
autoridades cubanas para justificar su futuro proceder, puedo ser
revocado y enviado nuevamente a una instalación penitenciaria sin que
medie ninguna acusación nueva, proceso de instrucción judicial o
tribunal que me juzgue y condene. Si a todo ello le sumamos que me
mantengo activo en el proyecto político democrático liberal con el cual
estoy identificado desde hace alrededor de 18 años, sin ocultarlo ante
nadie; mi negativa a salir de la prisión bajo la condición de una
"Licencia…" ante los oficiales de la policía política y mis exigencias
de condicionar aceptarla si yo era el último de los 75 de "La Primavera
Negra" en hacerlo y ser indultado o puesto en libertad incondicional.
Finalmente fueron estos mismos militares los que me obligaron a ello
pues –según me dijeron—esa decisión constituía una orden de la máxima
dirección política del país; situación que me obligó a decirles que si
yo tenía que salir de ese modo me consideraría un hombre libre, no
aceptaría control periódico o firmar documentos de conducta en unidades
policiales; ni admitiría visitas, presiones o intentos de extorsión o
limitación alguna en mis movimientos por todo el territorio nacional,
procedentes de oficiales de la policía política; imagínese cuál es la
real, compleja y difícil situación en que vivimos mi esposa y yo.
Obviamente nada ha cambiado hasta el presente.

Pienso que, efectivamente, la separación forzosa que durante siete años
y once meses padecimos por una felonía acompañada de una soberana
injusticia de los hermanos Castro, dejó profundas marcas y complejos
procesos de readaptación tanto en el plano físico, como en el psíquico y
espiritual de ambos. Son superables, pero algunos requerirán un
reacomodo de la pareja en todos los órdenes que exige la convivencia
diaria. Me refiero a la tolerancia, comprensión, análisis y reflexión
de los asuntos personales, sociales, políticos y espirituales; pero por
encima de todo, aquellos que demandan grandes cuotas de amor entre los
dos. Y este último, tanto en Laura como en mí, está demostrado en los
dos, existe y en caudales infinitos. Espero que nuestras respuestas,
por la experiencia que entrañan, les resulten de utilidad a muchos
matrimonios de luchadores cívicos defensores de los DD. HH.,
sindicalistas no gubernamentales, periodistas independientes, directivos
de la naciente sociedad civil y ciudadanía en general, que no están
exentos de sufrir similares o peores experiencias cuando las riendas del
país están en manos de gobernantes tiránicos que solamente piensan en su
propio bienestar y poder absoluto, con total menosprecio al pueblo que,
como ovejas, conducen al matadero y a la involución social.

Ella es una luchadora activa por la liberación de los presos políticos
que vive –al igual que yo– a merced de la represión física y psíquica,
el asedio, la descalificación ciudadana, la infamia del régimen, mítines
de repudio, acosos, detenciones y encarcelamientos, y en particular las
golpizas a las cuales tanto ella como las demás Damas de Blanco y de
Apoyo son sometidas con elevada frecuencia siempre y cuando defiendan su
derecho a mantener el espacio en las calles habaneras que con tanto
sacrificio se han sabido ganar; así como a otros tratos crueles,
inhumanos y degradantes que les aplican, sistemáticamente, las hordas
paramilitares. Indiscutiblemente que Laura, al igual que yo, vivimos
bajo la presión y condiciones de inseguridad ciudadana, brutalidad y
terror gubernamentales, al extremo que en nuestra psiques solamente
esperamos acciones vandálicas y deshumanizadas por parte de las
autoridades cubanas. Vivimos prácticamente el presente, calculado en
horas, minutos y segundos. Se nos ha dicho de mil maneras por miembros
de los cuerpos represivos que "cualquier cambio en el modelo de
gobierno actual, por simple que sea, ellos tienen órdenes de
desaparecernos" y algunos militares hasta han utilizado la frase de
"PEGARNOS UN TIRO EN LA CABEZA". Si es una fanfarronada, una amenaza o
una advertencia de lo que nos sucederá, sólo estos militares lo saben.
Yo pienso que es una realidad y no una finta. Por supuesto que no nos
atemorizan ni lograrán que cambiemos nuestra línea de conducta pero
elevan con carácter permanente la presión física y psíquica a la cual
estamos sometidos en todo momento de nuestras vidas.

En cuanto a cómo es visto y asumido el matrimonio por nuestros
familiares, amistades y vecinos:

De nuestros familiares respectivos, salvo rarísimas excepciones, ha
crecido la admiración, el respeto y la consideración hacia ambos. Nos
sentimos más identificados con ellos. Tienen mayor comprensión de los
fines y principios que rigen nuestra lucha. Se nos apoya moral y
espiritualmente aunque sin comprometerse a fondo política e
ideológicamente. Esta posición es el resultado de la sistemática
conducta gubernamental de dividir al núcleo familiar para ejercer mayor
dominio sobre cada uno de los ciudadanos. El objetivo es dominarlos a
como dé lugar. Situación parecida nos sucede con las amistades cercanas
y vecinos, porque tienen miedo de ser afectados en sus trabajos,
salarios,… En general temen verse convertidos en víctimas colaterales
–bien atribuibles a la comprensión social a la cual lleguen de los
problemas generales que se arrastran en Cuba o por una supuesta
identificación con nuestra causa– de políticas discriminatorias por
parte del gobierno y sus cuerpos represivos y no sentirse con
suficiente valor para enfrentarlas con dignidad y decoro.
Desgraciadamente, aún no han encontrado el punto de inflexión que
modifique definitivamente su patrón de valores y conducta social.

CUBANET: ¿No les tienta la idea de reiniciar la vida en otro país,
restaurando la paz y la estabilidad hogareña que les ha faltado durante
tantos años, y más aún sabiendo que es un proyecto que ahora está a su
alcance con relativa facilidad?.

H. MASEDA: No y mil veces no. En los años 80 tuve la posibilidad de
salir del país y no regresar jamás. Lo pensé y me entusiasmó la idea.
Tuve propuestas, primero de estudios de especialización y luego de
trabajo que no admitían su rechazo, pero era único hijo, mis padres,
ancianos, no gozaban de buena salud y requerían mi presencia. De modo
que rechacé la idea. Algunos problemas laborales y sociales
momentáneamente me la hicieron retomar en un par de ocasiones
posteriores, pero no me convencieron los argumentos que analicé en
aquellos momentos. Es cierto que en la actualidad abandonar el país
definitivamente es un proyecto que con relativa facilidad está a nuestro
alcance (de Laura y mío). Pero no me interesa. Ni ella ni yo dañamos a
nuestro país y pueblo con la presencia de ambos en la tierra que nos vio
nacer. ¡Qué se vayan los gobernantes actuantes que tanto tiranizan y
afectan a su pueblo!

CUBANET: ¿Pero no les inquieta la perspectiva de llegar a la ancianidad
sin haber logrado disfrutar juntos, tranquila y alegremente, sus mejores
años de matrimonio?

H. MASEDA: Debo aclararle que ignoro cual es la opinión de Laura. Es un
tema del cual nunca hemos conversado y respeto la opinión que ella pueda
tener al respecto. A mi no me inquieta ni me preocupa esa perspectiva.
¿La razón? Porque tengo la firme convicción que actué siguiendo la voz
de mi conciencia y seguro estoy que recordaré en todos los momentos
lúcidos que tenga en mis últimos años de vida, que mi sacrificio no fue
en vano y me complaceré al regodearme en la satisfacción del deber
cumplido con mi pueblo y mi Patria.

http://www.cubanet.org/articulos/%e2%80%9cel-sacrificio-es-minimo-si-lo-comparamos-con-nuestras-aspiraciones%e2%80%9d/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
September 2011
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: