Cuba Derechos Humanos

Un hombre no es una isla (85 años de Fidel Castro)

Un hombre no es una isla (85 años de Fidel Castro)
Infolatam
Denver, Estados Unidos, 16 agosto 2011
Por Arturo López Levy

Tras cinco años de la proclama que separó a Fidel Castro del poder, se
impone un análisis sobre el rol que el antiguo líder revolucionario ha
jugado en el sistema político cubano desde su convalecencia y retiro y
las consecuencias de tal evolución.

Los roles fundamentales de Fidel Castro en el sistema político cubano
hoy son dos: 1) En términos del gobierno, Fidel Castro cumple una
función de gran consejero, al ser consultado sobre decisiones
estratégicas o con respecto a la nominación o destitución de dirigentes
centrales, como fue en el caso del fin de las carreras políticas de sus
antiguos allegados Felipe Pérez Roque y Carlos Lage, o la constitución
del nuevo Comité Central en el VI Congreso; 2) En términos de ideología
y proyección exterior, particularmente hacia América Latina, es un
patriarca de la izquierda radical, aconsejando a los nuevos líderes, en
primer lugar Hugo Chávez, y reflexionando sobre los modelos socialistas,
y algunos de sus errores (En sus Reflexiones y entrevistas ha criticado
la discriminación a los homosexuales, la animadversión al mercado y
criticado el antisemitismo de Ahmadinejad, reproducido en muchas de las
condenas anti-israelíes de radicales latinoamericanos de izquierda).

Diferente a Mao en China y Stalin en la URSS, Fidel Castro parece cómodo
con la sucesión que planificó. Actúa como el presidente emérito de una
corporación, que a veces visita los proyectos, interviniendo en
importantes pero escasas decisiones. En cierta forma, ha confiado a Raúl
Castro la suerte del proyecto que fundó. Sabe que su hermano menor y la
alianza de jefes militares y zares partidistas están en pleno control de
las FAR, el PCC, los aparatos de inteligencia y contrainteligencia y
todo el estado.

En ausencia del líder carismático, e iniciando reformas imprescindibles
en la economía y la política del país, Cuba se adentra a un nuevo
período donde serán más importantes las instituciones y las posiciones
de los diferentes grupos dentro de la élite gobernante. Dicho esto,
nadie debería subestimar la capacidad de sobrevivencia del sistema
unipartidista cubano. Ninguna organización en todo el espectro cubano,
en la isla o el exilio tiene la fuerza, disciplina, organización y
capacidad de movilización del dúo PCC-FAR. Incluso para hacer frente a
su legado, los opositores de Fidel Castro tendrán que reconocer su
talento político, y hasta aprender de él.

Fidel Castro no es ya por sí mismo la mínima coalición ganadora en la
toma de decisiones en Cuba. El destino del actual sistema unipartidista
depende cada vez más de la capacidad del liderazgo post-fidelista para
resolver los problemas de bienestar general y las aspiraciones de la
población, y menos de las opiniones o el carisma del patriarca
revolucionario. Tal evolución indica la aparición de un tipo de política
distinta, de pluralismo burocrático, donde los intereses y valores de
las diferentes facciones del gobierno son más relevantes. Cuba nunca fue
un sistema sultanístico pero el retiro de Fidel, cual líder carismático,
concluye el cambio de régimen político cubano hacia un régimen
post-totalitario[1].

Esta realidad implica no solo ajustes de política sino tensiones que
pueden dividir y debilitar la cohesión entre los componentes de la
élite. Las reformas pueden destruir a los gobiernos reformistas. En
Cuba, los intereses, experiencias, valores y educación de los grupos
generacionales que componen la élite actual no son homogéneos. Incluso
si la reforma tuviera éxito –algo que nadie puede garantizar, dadas las
difíciles condiciones actuales y el tiempo perdido por la élite
gobernante desde el fin del apoyo soviético en 1991–, una Cuba de
economía mixta, y con una sociedad que reniega parcialmente de sus
proyectos igualitaristas, generará nuevas demandas modernizadoras. Los
períodos de crecimiento económico orientado al mercado han generado
siempre, presiones para aperturas en derechos civiles y políticos.

Desde el punto de vista de la política norteamericana es tan importante
lo que ha sucedido como lo que no. La transición ordenada a una Cuba
distinta al modelo de Fidel al timón está en curso, sin los disturbios
anunciados y hasta deseados por muchos analistas en Washington y Miami.
Washington, sin embargo, sigue en su trayectoria histórica de no
perder la oportunidad de perder la oportunidad para dinamizar los
procesos de reforma que tienen lugar en la isla. Dicho esto, las
flexibilizaciones de viajes a la isla por la Administración Obama y
numerosos reportajes en los medios de comunicación norteamericanos
empiezan a tomar nota de un país que es menos un museo de la guerra fría
y más un país en transición.

¿Qué pasará en Cuba cuando Fidel Castro muera? Un funeral. A corto
plazo, se puede pronosticar con relativa certeza que: 1) no habrá un
colapso del gobierno en la Habana, independientemente de la duración de
la vida del mayor de los Castro, e incluso de la salud del segundo; 2)
Se ha iniciado un proceso de reforma económica y liberalización hacia un
mayor rol del mercado y la propiedad privada en la economía cubana y una
expansión parcial del pluralismo económico y social y de las libertades
de los cubanos a la religión, viajar y tener propiedad; 3) Raúl Castro y
su vice, José Ramón Machado Ventura, jugarán el papel determinante en la
designación del tercer jefe de estado, en la historia cubana después de
1959. El nuevo líder gobernará con limitación a dos mandatos, y con
poderes más compartidos que sus dos antecesores.

Frente a ese diagnóstico, la política óptima de la comunidad
internacional y la diáspora cubana sería interactuar pro-activamente
-como lo ha sugerido la analista disidente y ex diplomática cubana
Miriam Leyva[2]- con toda la sociedad cubana, reconociendo la pluralidad
de la misma y la existencia de crecientes espacios independientes del
gobierno, que es a su vez también un terreno plural, con diferentes
proyectos de gobernabilidad. Desde esa realidad, es cada día más
irracional pensar las políticas en Cuba y hacia Cuba como dirigidas a
Fidel Castro, a ajustar cuentas con él, o con el estado
post-revolucionario que fundó.
[1] La calificación de post-totalitario aplicada al régimen politico
cubano actual sigue la tipología de Alfred Stepan y Juan Linz que
clasifican a los regímenes no democráticos en sultanisticos,
autoritarios, totalitarios y post-totalitarios según cuatro criterios:
movilización, pluralismo, ideología y liderazgo. Alfred Stepan y Linz,
Juan (1996), Problems of Democratic Transition and Consolidation. John
Hopkins University Press. Baltimore, New York.

[2] Leyva, Miriam (2011), Cuba en el contexto internacional. Relaciones
con Estados Unidos. Ponencia presentada al panel de la XXI Conferencia
de ASCE "Foreign Policy and the VI Party Congress", Miami, 4-6 de Agosto
de 2011.

http://www.infolatam.com/2011/08/17/un-hombre-no-es-una-isla-85-anos-de-fidel-castro/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: