Cuba Derechos Humanos

Siempre es 26 con censura incluida

Siempre es 26 con censura incluida
Roberto Valdivia

Ciego de Ávila, 16 de agosto de 2011, (PD) Desde que se conoció la
noticia de que a la provincia Ciego de Ávila se le otorgó la sede del
acto central conmemorativo del 26 de julio, los sistemas informativos
del régimen iniciaron una campaña dirigida a demostrar a la opinión
pública nacional y extranjera, los logros alcanzados por el territorio
avileño, una manera muy astuta de calzar la decisión del Buró Político
del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, con un beneplácito
popular. Según los medios oficiales, la provincia exhibe resultados
positivos en todas las esferas socio económicas.

Siempre que surge este tipo de eventos, se extreman las medidas
radicales e incrementan el envío de abastecimientos hacia el territorio
escogido. Todo un montaje que a los ojos del visitante, es sinónimo de
bienestar, desarrollo y felicidad colectiva. Cuando todo concluye, la
vida vuelve a la normalidad que no es más que la escasez y las penurias
que durante más de cincuenta años, enfrenta el pueblo de Cuba. Si por
cada vez que celebran un 26 de julio, fuera consecuencia de la solución
de los problemas que agobian al pueblo, Cuba fuera un país desarrollado.
Sin embargo después de tanto 26, el país enfrenta su peor crisis económica.

Lo que no dijo la prensa oficialista es que el jueves 7 de julio, en
vísperas del anuncio oficial de que Ciego de Ávila era sede del acto
nacional, fuerzas combinadas de la policía y tropas especiales del
Ministerio del Interior, conocidas como "Avispas Negras", con una
dotación de perros, raza pastor alemán, realizaron un operativo contra
la población en el céntrico boulevard avileño y en las inmediaciones del
Parque José Martí, lugares de mayor concentración de personas en la
provincia. Ante el asombro de todos y sin motivo aparente, militares
solicitaban la presentación del carné de identidad a transeúntes.
Algunos pensaron que se trataba de búsqueda y captura de prófugos o de
algún robo o delito de importancia. En realidad, era sólo una
demostración de fuerza en aras de garantizar la "tranquilidad ciudadana".

El asedio policial se mantuvo durante los días previos al acto,
finalizado este, desapareció el hostigamiento. Esto resulta muy
contradictorio con el apoyo popular que según el gobierno tenían tales
actividades. Tampoco fue informado que durante el jolgorio
gubernamental, más de veinte familias del Reparto Canaleta en la ciudad
sede, enfrentaron la amenaza de ser desalojadas de sus viviendas,
construidas con esfuerzo propio y materiales desechables, cartón,
madera, bloques, etc. Estas personas, declaradas ilegales por las
autoridades, protagonizaron una protesta en las Oficinas Municipales de
Vivienda, que concluyó en la sede del Comité Provincial del Partido
Comunista. Allí para ganar tiempo y evitar males mayores, les
extendieron una prórroga en el plazo de desalojo.

Este no fue un caso aislado. Existen varias familias en similar
situación. La construcción y reparación de viviendas, prácticamente está
paralizada. No hay disponibilidad de recursos y lo poco que existe, es
para casos priorizados: afectaciones de huracanes, incendios,
funcionarios y dirigentes. Nada se publicó sobre los detenidos con
expediente de fase preparatoria, vinculados al sector educacional y el
Combinado Poligráfico, acusados de protagonizar el más formidable fraude
académico detectado en el territorio avileño. Entregaron anticipadamente
las pruebas académicas finales de 9no grado de las Escuelas Secundarias
Básicas urbanas con el objetivo de posterior venta de exámenes, a
precios que oscilaron entre los 4-5 cuc, equivalentes a 100-125cup, al
cambio actual. Ejemplo fehaciente de la creciente corrupción en las
esferas administrativas del gobierno y que trajo por consiguiente la
repetición de exámenes con la emergente protesta y disgusto de
educandos, maestros y padres.

Los ejemplos sobre manipulación y censura informativa son incontables.
Luego de concluido el acto y a esta altura, muchos se preguntan por qué
el presidente Raúl Castro no pronunció las palabras de clausura del
mismo. O por qué no felicitó públicamente, al pueblo de Ciego de Ávila.
Tal parece que las cosas no eran tan color de rosa como afirman los
partes informativos.

martinroberto51@yahoo.es

http://www.primaveradigital.org/primavera/politica/54-politica/2004-siempre-es-26-con-censura-incluida

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: