Cuba Derechos Humanos

Seis blogueros cubanos juegan a ser Rey por un día

Seis blogueros cubanos juegan a ser Rey por un día

¿Alguna vez se han puesto a pensar, qué cambiarían si pudieran dirigir
Cuba por un día? Los blogueros cubanos nos ofrecen su punto de vista. Lo
que hoy es un sueño, mañana puede ser la realidad de la Isla.

martinoticias.com 12 de agosto de 2011
Foto: Cortesía desdecuba

Algunos pueblos antiguos tenían por costumbre sacrificar a sus reyes
anualmente en busca de la fertilidad de la tierra. Cada nuevo gobernante
ascendía al trono con la certeza de que sería asesinado para contentar a
los dioses con su sangre.

Paulatinamente los reyes de turno se las ingeniaron para alargar su
tiempo de vida, hasta que una idea les iluminó el camino al poder
perpetuo: el día del sacrificio anual un rey sustituto sería nombrado.
Los súbditos obedecerían sus mandatos y lo complacerían en todo tipo de
excesos. Pero pasadas 24 horas, caería su corona para siempre.

Martinoticias.com propone a los blogueros de Cuba el sueño de ser reyes
por un día.

Si durante 24 horas tuvieran el poder de dirigir Cuba, según sus
conocimientos y experiencias, ¿qué cambiarían?

Yoani Sánchez: Uno de los principales cambios que habría que hacer sería
en el tema de la libertad de asociación y de expresión. Ese puede ser un
detonante para cambios más trascendentales. Desamordazar a los cubanos
sería uno de mis primeros pasos.

Henry Constantin: Pediría información y libertad, información por todos
lados, de todo tipo y sin ningún tipo de censura. ¡Qué todo el mundo
exponga sus ideas, incluso las más arriesgadas!

Permitiría la libre empresa, con regulaciones por supuesto, en la que se
permita la competencia, la inversión extrajera y la inversión nacional,
sobre todo de los ciudadanos, no solamente del estado.

Quisiera que las iglesias pudieran tener sus escuelas como una vez las
tuvieron, para que quienes quieran educar a sus hijos de manera distinta
al estado, lo puedan hacer. Eliminaría algo que atormenta a los jóvenes:
el servicio militar obligatorio. Si una persona no quiere una
preparación militar con el fin que sea, no tiene que hacerlo, para que
no se vea la defensa de la patria como un castigo. Repararía el error
histórico de que los que se iban de Cuba dejaban de ser ciudadanos
cubanos y les daría iguales derechos a sus descendientes, donde quiera
que estén. Quitaría todos los trámites burocráticos para salir del país,
y para adquirir casas y carros. Se deben reparar las relaciones que
existen con la parte más próspera del mundo: Estados Unidos y Europa. Y
las cárceles serían solo para los presos comunes. En ellas no tiene que
haber nadie preso por lo que piense.

Laritza Diversent: Convocaría a una asamblea constituyente que diera
lugar a una nueva constitución. De allí en adelante hay que
reestructurar todo el sistema legal, en el que se garantice de forma
primordial el respeto a los derechos civiles, políticos… los derechos
humanos de forma general.

Gorki Águila: Ese poder no me interesaría tenerlo. La burocracia no me
interesa y mucho menos cargos políticos. No creo tener la suficiente
responsabilidad como para representar a un pueblo. Yo cada vez que hablo
y protesto por lo que pasa en mi país hablo a nombre mío. Por tanto
haría lo mismo que estoy haciendo ahora: yo corro el riesgo de asumir mi
libertad en un país que no ofrece libertad al individuo.

Dimas Castellanos: Lo primero que yo haría sería revisar la ley 251 de
la entrega de la tierra en usufructo y la llevaría hasta la entrega como
propiedad a los campesinos, como mínimo con 5 caballerías. Habrá que
permitir entonces un conjunto de medianas y pequeñas empresas.

La misma agricultura va a provocar la reanimación de un montón de
sectores de nuestra economía. Todo encaminado a que el cubano se sienta
partícipe de los acontecimientos. Hasta que no haya multipartidismo y se
escuchen todas las diversas opiniones que puedan existir en la nación
cubana, no habrá solución. Hay una historia constitucional que fue
borrada y que hay que restituirla.

Mario Lleonart: Tendría que virar todo completamente al revés, porque
aquí todo está destruido. Lo primero sería realizar unas elecciones bien
limpias, para que todos los partidos pudieran postularse y que el poder
lo tomara el que fuera elegido por la población. Así yo mismo
descansaría de esta responsabilidad tan grande. Pondría los medios de
difusión en manos de aquellos que quisieran trasmitir sus mensajes. No
más monopolio informativo.

¿Con quién compartirían el poder?

Yoani: Probablemente sería con alguien que haya nacido en los últimos 50
años, o sea con una persona joven, con proyección de futuro, que
estuviera formado en el campo de las humanidades o de la economía. Pero
nombres no tengo, están por descubrir los nombres de los políticos del
futuro.

Diversent: El poder lo tendría inmediatamente una asamblea constituyente.

Constantin: Con todas las personas, inclusive aquellas que no tengan una
visión democrática. Me gustaría que existiese un parlamento, donde
hubiese opiniones diversas, allí cabrían todas, desde izquierda hasta
derecha. No importa que hubiese opositores porque todo esto balancearía
las cosas. Pero sería importante compartirlo con todos, incluso los que
piensen contrario a mí, pero siempre con opiniones constructivas. No
cabria nadie que hiciese daño a los demás.

Dimas: Estas medidas tendrían que avanzar en acuerdo con las mismas
fuerzas que tienen el poder, porque el problema es que el poder en Cuba
esta totalmente concentrado y no existe sociedad civil, ni ninguna
fuerza alternativa. Habrá que compartir con todo el que los ciudadanos
cubanos consideren que debe estar ahí. No puede haber más decisiones de
un partido único. Habrá que ir a un plebiscito para que sean los
ciudadanos los que decidan con quien compartir el poder.

¿De quién solicitarían consejo?

Lleonart: Escucharía consejo de personas con mucha experiencia, de buena
reputación y moral limpia. En La Biblia está la historia de un rey que
quiso escuchar consejo solamente de las personas jóvenes y le fue muy
mal. Quisiera tener la certeza de que no me estuviesen engañando, aunque
cuando no piensen igual que yo.

Dimas: Hay que tomar en cuenta la experiencia de Brasil, porque es un
país que emergió del tercer mundo y sin embargo con una política
determinada, ha logrado salir a flote. Analizaría como fue que estos
proyectos se han ido insertando. Escucharía opiniones de todos, y en
particular de los cubanos, que están en los Estados Unidos, pues allí
tienen bastante experiencia económica y política, en cuanto a
democracia, saben convivir con el diferente. Hay que adaptarse a las
condiciones de aquí ahora, pero esa experiencia no se puede despreciar.

Yoani: De todas las personas que se han sacrificado y han sufrido mucho
por que llegué este día: disidentes, periodistas independientes,
exiliados en todas partes del mundo, y gente que se ha callado aquí y
que va querer hablar en esa convención. Hay que tener la oreja pegada a
la tierra para poder escucharlos a todos.

¿Qué crearían y qué destruirían?

Diversent: Yo desaparecería el consejo de estado, un órgano que está ahí
por gusto, con muy fácil elección y demasiado poder. Crearía un gobierno
de transición, que garantice el orden en ese periodo de cambio, hasta
que se reúna la asamblea y se de lugar a una nueva organización política.

Yoani: La policía política la desmantelaría totalmente, porque no
tendría ninguna razón de ser y crearía muchos periódicos libres y muchos
espacios de debate.

Dimas: Hay que destruir la cultura impuesta por un grupo de "iluminados"
que llegaron al poder y deciden en nombre de toda la sociedad lo que se
debe hacer sin escuchar a nadie. Y lo peor: deciden para las
generaciones que vienen. Ese carácter irrevocable a que se llevó la
revolución en 2002 es un absurdo tan grande… porque la constitución es
precisamente el reflejo de lo que existe en cada momento.

Constantin: En Cuba, la cosa es más de crear: crear el espacio masivo de
acceso al internet, el conocimiento de cómo se manejan los blogs y los
twitters, y para qué sirven, pues son las herramientas más fuertes hoy
por hoy para compartir información. Crear una prensa vasta, plural y lo
más independiente posible de todos los poderes que puedan haber. La
carencia de información en nuestro país, impide que las personas tengan
ideas propias.

¿Cómo titularían su primera y única proclama?

Yoani: Despenalizar la discrepancia.

Constantin: Con todos y para el bien de todos.

Dimas: Con todos y para el bien de todos, como dijo Martí, y le
agregaría otra frase de él: Crear un país de muchos pequeños propietarios.

Lleonart: Vida, vida y vida.

Diversent: Es la Nueva República.

Gorki: Se llamaría Libertad.

Las quimeras de un día pueden ser las realidades del mañana. Bajo ese
precepto los reyes por un día sueñan. Las coincidencias en sus opiniones
hablan de la Cuba deseada y de la Cuba carecida.

Al escuchar sus mandatos, solo se tiene una certeza: le será difícil al
rey perpetuo darles la copa de veneno al final del día. Su vida, y no su
muerte, fertilizará la tierra cubana y de ella brotará para alivio de
todos: la democracia.

http://www.martinoticias.com/noticias/cuba/Rey-por-un-dia-127585238.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: