Cuba Derechos Humanos

Primera boda transexual es un “regalo” para Fidel Castro

Publicado el viernes, 08.12.11

Primera boda transexual es un "regalo" para Fidel Castro
Yoani Sánchez será madrina de la unión civil
Isabel Sánchez / AFP

LA HABANA — Wendy, una espigada rubia que dejó de ser Alexis en el
quirófano, e Ignacio, un gay opositor con VIH, se casarán el sábado en
La Habana, el mismo día en que fidel Castro cumple 85 años, en la
primera boda de su tipo en Cuba, no exenta de polémica.

Para la feliz pareja su casamiento "marca una nueva etapa en Cuba" y es
un "regalo" a Fidel Castro, quien hace un año admitió su responsabilidad
en la exclusión que sufrieron los homosexuales en los años 60, cuando
eran recluidos en campos de trabajo.

"No es un acto de provocación. Es un reconocimiento, por primera vez en
52 años de revolución reconoció su culpa, aunque eso no lo exime
completamente", dice a la AFP Ignacio Estrada, de 31 años, tras
acompañar a su novia a escoger el ramo a la florería 'Aves del Paraíso',
en una concurrida esquina de La Habana.

Mariela Castro, hija del presidente Raúl Castro, deseó este viernes
"muchas felicidades" a Wendy. "Todo lo que hemos trabajado ha sido para
(…) el bienestar y la felicidad de nuestras compañeras", dijo a la
prensa la sexóloga, que dirige el Centro Nacional de Educación Sexual
(CENESEX).

A los 37 años, Wendy Iriepa cumple el "sueño de toda mujer", tras haber
sido sometida en el 2007 a la cirugía de cambio de sexo gratis, aprobada
por gestión del CENESEX.

"Es algo maravilloso. Seremos la primera boda gay en Cuba. No quiero que
sea vista como algo político, aunque es un regalo para Fidel y no me
preocupa lo que piense el gobierno", afirma Wendy, quien antes de
comprometerse en matrimonio era promotora de salud del Cenesex, muy
cercana a la directora.

Ella cuenta que Mariela rechazó ser su madrina cuando supo que se casaba
con un opositor. Ahora lo será la bloguera opositora Yoani Sánchez,
quien anunció con un "¡No se lo pierdan!" la "cobertura minuto a minuto
vía Twitter".

"Han colocado a nuestro país en el tercer milenio, en el anhelado tiempo
del 'ahora'", escribió la madrina en su blog.

En Cuba, donde ya se han realizado 16 operaciones de cambio de sexo, las
uniones gay no están legalizadas, pero su aprobación ya está solicitada
en el Parlamento por el CENESEX.

No obstante, las nupcias del sábado son posibles porque Wendy tiene ya
su carné de identidad con su nombre de mujer, que muestra a la AFP
extendiendo con orgullo su delicada mano de largas uñas pintadas.
"Alexis ya no existe", asegura sonriendo.

Ignacio dice haber quedado sin aliento cuando vio a Wendy entrar en la
sede del Cenesex el 13 de mayo. Dos días después la invitaba a salir. A
la semana ya vivían juntos. Tres meses después: la boda. Un amor
meteórico, "química total" en el decir de Wendy.

"Siempre dije que era gay. Pero con Wendy es totalmente diferente, por
primera vez en mi vida me confieso confundido, hoy no sé ni lo que soy,
lo que realmente sé es que estoy enamorado de una mujer", afirma a la AFP.

Wendy no se hace problema con eso. "Es gay pero es hombre, tiene un pene
y me hace feliz. Él es una cajita de sorpresas. Yo tuve un pene, que usé
en una época porque tuve que prostituirme. Si debo recurrir a un juguete
sexual para complacerlo, lo voy a hacer", dice resuelta.

Y así… todo listo: la ceremonia con el notario en el Palacio de los
Matrimonios, la torta, el brindis y el bouquet con cintas de colores
-emblema de la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales).

"Nuestra boda será un canto a la libertad, por los derechos de la
comunidad LGBT", dice el ansioso novio.

Esta semana Wendy se hizo los últimos ajustes en su sensual vestido
blanco y largo. Strapless, para mostrar su mayor orgullo: un par de
generosos senos logrados con hormonas, en los que, dice, "aquí sí no hay
cirugía".

La boda, a la que invitaron a opositores, diplomáticos de la Sección de
Intereses de EEUU, activistas de la comunidad LGBT, el CENESEX y la
propia Mariela, los ha dejado, según Ignacio, sin dinero para la luna de
miel.

"En nuestra cama nos envolvemos en la bandera de la diversidad,
cualquier cosa puede pasar ahí. Somos una gama de colores", dice sin
embargo una ilusionada Wendy. "Vamos a tener más miel desde la luna",
suspira su futuro esposo.

http://www.elnuevoherald.com/2011/08/12/1002619/primera-boda-transexual-es-un.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: