Cuba Derechos Humanos

Las limitadas reformas del socialismo cubano

Las limitadas reformas del socialismo cubano
Friday, August 5, 2011 | Por Mario J. Viera

ENGLEWOOD, Florida, agosto, www.cubanet.org -Al cierre de la última
sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el gobernante Raúl
Castro refiriéndose a los obstáculos que se presentan para el
cumplimiento de los acuerdos del Sexto Congreso consideró, en general,
que eran debidos a factores subjetivos o psicológicos ? "la barrera
sicológica formada por la inercia, el inmovilismo, la simulación o doble
moral, la indiferencia e insensibilidad" ? presentes en los encargados
de materializar esos acuerdos.

Advirtió, además Castro "que toda resistencia burocrática al estricto
cumplimiento de los acuerdos del Congreso (…) será inútil" precisando
que "Sin cambiar la mentalidad no seremos capaces de acometer los
cambios necesarios para garantizar la sostenibilidad…", para a
continuación exigir: "Limpiémonos la cabeza de tonterías de todo tipo,
no olviden que ya concluyó la primera década del siglo XXI…"

Sobre este tema, Radio Martí noticias señaló que Elizardo Sánchez Santa
Cruz, presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y
Reconciliación Nacional, explicó que todos los vicios enumerados por
Raúl Castro son el resultado de una siembra realizada por ellos mismos
en la conciencia nacional, añadiendo que los propios gobernantes son el
verdadero obstáculo para que Cuba salga de ese marasmo totalitario,
dictatorial en que la isla se halla sumida.

Esta misma fuente aseguró que para Juan Carlos González Leiva, abogado y
activista de derechos humanos, luego de coincidir en que el mayor
impedimento es la gerontocracia cubana, ha afirmado que la actual
situación nacional es como un cáncer que genera el propio régimen y que
para solucionarlo habría que crear un nuevo sistema, una nueva filosofía.

Radio Martí noticias cita las palabras del economista independiente
Arnaldo Ramos Lauzurique quien dijo que "el principal simulador es Raúl
Castro. Ellos son los mayores simuladores y no quieren confesar que lo
único que están haciendo es tratando de perpetuarse y morir en el poder"
y agrega: "Nadie cree en los lineamientos del Congreso, todo el mundo
está escéptico y todo lo que están haciendo es para entretener a la
gente, ya sin discurso revolucionario, sin ideología".

Por otra parte el economista independiente Oscar Espinosa Chepe, en un
reciente artículo aparecido en Cubanet, precisó: "Lamentablemente los
pasos para aplastar o al menos disminuir la influencia conservadora son
todavía escasos y tímidos, casi inexistentes. De hecho toda la densa
estructura de ministerios y organismos centrales -reproducida en
provincias y municipios-, con su intricado laberinto burocrático e
inmensa cantidad de inútiles funcionarios, continúa vigente, con sus
gastos colosales y masiva producción de directivas innecesarias y
obstruccionistas. Al mismo tiempo se mantiene una dirección económica
centralizada que nunca ha funcionado, y continúa sin funcionar. Una
camisa de fuerza que ahoga progresivamente al pueblo cubano, cuando los
recursos son aún más escasos".

Precisamente es esta densa estructura de ministerios y organismo
centrales a las que se refiere Chepe es la causa fundamental del fracaso
de cualquier empeño de reforma aunque sea limitada que se pretenda para
salvar al socialismo y conducir la economía cubana por sendas que
aseguren su estabilidad.

La deuda pública de Cuba, generada por un Estado afectado de
elefantiasis, es insostenible. La burocracia es consustancial con el
sistema.

Mientras que en la Cuba Republicana existían solo 14 Ministerios,
actualmente esta cifra se ha incrementado hasta un total de 26, once más
que los correspondientes en Estados Unidos. Esto representa una carga
onerosa e insostenible sobre la economía nacional y corresponde a la
función de control que le corresponde a un estado administrativo.
Igualmente con el objetivo del mayor control policiaco de la población y
de la economía se han constituido 15 provincias con todo un elevado
aparato burocrático administrativo de ninguna manera justificable.

Todo este hipertrofiado sistema estatal tiene como consecuencia la
creación de un ineficiente ejército de burócratas que conspira contra
cualquier solución inteligente en el plano económico. Un ejército
parasitario que succiona las fibras vitales de la sociedad.

En cada esfera de la economía se ha establecido el correspondiente
aparato administrativo en todos los niveles, nacional, provincial y
municipal, con equipos de trabajo no siempre, o casi nunca con la
adecuada capacidad.

Existe duplicidad de funciones en los diferentes organismos como el
Ministerio de la agricultura y el Ministerio del Azúcar que pudieran
fusionarse sin ningún tropiezo liberalizando la propiedad agrícola y
permitiendo la libre iniciativa de dirigentes actos dentro de la
industria azucarera, aunque lo ideal sería la privatización de esta
industria.

Lo mismo se puede decir de los ministerios de comercio interior,
comercio exterior y finanzas y precios en un solo organismo, el
Ministerio de Comercio, o de los ministerios de educación, educación
superior y cultura integrados dentro de uno y solo un organismo, el
Ministerio de Educación.

Dado el poco desarrollo de la industria nacional no tiene sentido la
división de funciones en cuatro ministerios como son el ministerio de la
industria Ligera, el de la industria básica, la sideromecánica, la
básica y la alimentaria. Tal vez sería más racional y económicamente más
efectivo que todas las industrias que quedan bajo las directivas de esos
cuatro ministerios se privatizaran.

Para lograr éxitos en la economía no hay que combatir factores
psicológicos tomados como la causa fundamental de sus obstáculos, sino
ir resueltamente hacia la liberación de la economía de toda injerencia
del Estado, con toda su carga de burocratismo, papeleo, inmovilismo e
insensibilidad. Sin embargo esta valiente decisión sería el fin del
inoperante sistema socialista.

No hay vueltas de hojas. Todos los caminos que se emprendan para
perfeccionar el sistema económico conducen a una economía de mercado.
Detenerse en este empeño, no abrirse al mercado libre, resultará en una
catástrofe de imprevisibles consecuencias, no solo para los actuales
gobernantes sino también para la sociedad en su conjunto. El socialismo
no tiene enmienda, su mejor reforma es eliminarle como el fracasado
sistema socio-político-económico que es.

www.phantom-elfantasma.blogspot.com

http://www.cubanet.org/opiniones/las-limitadas-reformas-del-socialismo-cubano/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: