Cuba Derechos Humanos

La leyenda del río

La leyenda del río
Tuesday, August 2, 2011 | Por Frank Correa

JAIMANITIAS, Cuba, agosto (www.cubanet.org) – Históricamente, muchos
hombres nacidos en Jaimanitas, han sustentado a sus familias con el
trabajo de buceo en las playas, buscando las joyas que pierden los
bañistas.

Es tarea dura sumergirse una y otra vez, hora tras hora, con careta y
snorkel, a remover la arena del fondo con una pala de madera en
forma de guante, en busca de oro que luego venden a los joyeros
particulares.

Aunque no se incluyó entre los 178 nuevos oficios permitidos por el
gobierno al sector privado, cualquier época del año es propicia para su
ejercicio. En verano las prendas se encuentran con facilidad. En
invierno, con el oleaje, suben al fondo las que llevan mucho
tiempo atrapadas bajo la arena.

Curiosamente, esta actividad nunca ha sido prohibida, ni acosada por
la policía. Los que la practican son hombres que viven de la
perseverancia y la voluntad abanicando el fondo en aguas poco
profundas. De ellos sólo se ve el chorro de aire que sale de sus
snorkerls al exterior.

Entre los buzos de Jaimanitas sobresalía uno muy pobre, con una
familia numerosa, que siempre andaba apremiado por llevar comida a la
mesa, y aunque era muy voluntarioso, simbolizaba la mala suerte. Lo
apodaban Rascacio y podía mantenerse más tiempo que ninguno sin
salir a la superficie.

Una vez pasó varios meses sin conseguir sacar nada del fondo. El
hambre aguijoneaba a su familia y estaba acosado por las deudas. Llegó
buceando una tarde hasta la desembocadura del río y se adentró en su
cauce. Pensó que como nadie se había aventurado nunca por allí, él
encontraría algo.

A partir de entonces se le vio todos los días chapoteando el fango del
río y los vecinos comenzaron a sospechar que se había vuelto loco.
Pero un día la vida le dio un giro de 180 grados.

Sin dar explicaciones se retiró del buceo, que era su único sostén, y
ahora él y su familia visten ropas caras, compran comida en las
tiendas de divisas, y el buzo levantó un muro de bloques alrededor de
su casa, que no permite ver el interior. Trajo muchos materiales de
construcción, una brigada de albañiles, y allí trabaja construyendo
una nueva vivienda.

Sus antiguos colegas intentan sacarle el secreto de la repentina
solvencia, pero el ex buzo no abre la boca. Ante los comentarios
de que tal vez encontró el tesoro de la leyenda en el río, responde
que si así fuera no puede decirlo, porque el Estado se lo decomisaría
en menos de lo que canta un gallo.

http://www.cubanet.org/articulos/la-leyenda-del-rio/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: