Cuba Derechos Humanos

Guerra avisada

Guerra avisada
Wednesday, August 3, 2011 | Por Odelín Alfonso Torna

LA HABANA, Cuba, agosto (www.cubanet.org) – En Cuba continuamente se
escuchan las historias sobre accidentes domésticos de cafeteras que
explotan, a consecuencia del uso del café mezclado con chícharo, que
ahora nos vende el gobierno como si fuera café. El chícharo tupe las
cafeteras, que explotan frecuentemente por la presión acumulada. Colar
el "café" mezclado es un nuevo peligro que debemos enfrentar los
agobiados cubanos.

Para lavarse las manos, y como quien dice "guerra avisada no mata
soldado", en la radio y la televisión abundan los spots con "consejos
útiles sobre cómo preparar la cafetera".

María Soto, una señora de 73 años, residente en San Miguel del Padrón,
actuaba con cautela cada mañana a la hora de hacer el "café". Después de
colocar su cafetera sobre la hornilla, se alejaba unos metros del fogón
mientras esperaba que colara la explosiva mezcla de café con chícharo, a
partes iguales.

Hastiada, María ahorró algún dinero y consiguió comprar por 25 pesos una
libra de café en grano; precio que representa más de un día de salario
promedio. Ahora –al menos por el momento- ella misma tuesta y muele su
café, algo que aprendió hace años, mucho antes de que el Comandante, en
un discurso de 2005, ordenara suprimir la venta de la peligrosa mezcla
detonante.

Hoy, seis años más tarde, su hermano Raúl, que ahora nos gobierna, nos
ha traído de regreso la proscripta mezcla, a un precio 32 veces mayor:
de 14 centavos, que costaba en 2005, aumentó a cuatro pesos el paquete
de 115 gramos.

Mucha gente, como María, prefiere sacrificarse y comprar el café sin
tostar, sobre todo el cultivado en la Sierra Maestra y el Escambray, en
el oriente y centro de la isla. Afortunadamente, aunque a precios
elevados, siempre el producto aparece en el mercado negro.

Gracias al microclima de las montañas del centro y oriente del país,
Cuba produce café del bueno. Antes de 1959, con seis millones de
habitantes en el país, la producción cafetalera cubana era de 60 mil
toneladas anuales; suficiente para cubrir ampliamente nuestras
necesidades y exportar el producto. En Cuba, todo el mundo, hasta el más
pobre, podía darse el lujo de tomarse cuando quería una taza de buen
café, que se vendía a tres centavos en cualquier esquina.

Cincuenta y dos años después, con el doble de población, la revolución
puede incluir en la cuenta de sus múltiples "logros" que apenas se
produzcan 6 mil toneladas -¿será por culpa del "criminal bloqueo?-, de
las cuales1.200 se destinan al consumo del pueblo mediante la venta
racionada. El resto de la producción es para la exportación y la venta
en las Tiendas Recaudadoras de Divisas, bajo marcas como Serrano,
Turquino, Cubita y Monte Ruz, para el consumo de extranjeros y miembros
de la élite roja.

Al gobierno no parece preocuparle el riesgo que corramos, y mucho menos
el sabor del menjunje que tomemos, sino los pocos millones de dólares
que el invento les permite ahorrar a la hora de importar el café, que
ahora viene nada menos que de Vietnam.

odelinalfonso@yahoo.com

http://www.cubanet.org/articulos/guerra-avisada/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: