Cuba Derechos Humanos

Emigración cubana: ¿económica o política?

Emigración cubana: ¿económica o política?
Amarilis C. Rey

Managua, La Habana, 18 de agosto de 2011, (PD) Salida definitiva del
país, chequeo médico, permiso de salida o tarjeta blanca, inventario,
sello oficial… Son algunos de los términos empleados durante años por
altaquellos cubanos que han visto en la emigración una solución para sus
dificultades.

Isveli no puede contener su llanto ante una cámara que la filma. Tiene
nueve años y hace tres meses que vive en Miami. Quiere enviarle un
saludo a su papá que dejó en Cuba, pero sus sollozos no le permiten hablar.

"Eso siempre pasa al principio, se extraña mucho pero después te
acostumbras", dice una de sus tías, que hace años tomó el mismo camino y
ahora viajó a la isla para ver a la familia que le queda.

En el acto de clausura de las sesiones de la Asamblea Nacional del Poder
Popular, celebrado el pasado primero de agosto, el presidente Raúl
Castro afirmó que la emigración cubana es un asunto económico. Aclaró
que las personas se van de Cuba por mejorar su situación económica y las
comparó con emigrantes de otros países del mundo.

Sin embargo, quienes emigran de Cuba necesitan una alta suma de dinero
para costear diferentes trámites que son obligatorios y generados por el
Estado cubano. Las personas en esa situación deben cubrir todos sus
gastos en moneda convertible, a pesar que los salarios en el país no se
abonan en ese dinero. Para todos esos trámites se necesitan unos 900 CUC
por persona, que en la moneda nacional se convierten en más de 20 000
pesos. Si tenemos en consideración que por lo general en una familia
viajan dos, tres, cuatro o más personas, debemos multiplicar esos 20 mil
pesos por varias veces.

Además, en esa cantidad de dinero no están incluidos los gastos
adicionales como trámites relacionados con la vivienda, autos, motos o
cuentas bancarias, ya que en el caso de poseer uno de estos vehículos,
tiene que entregárselo al Estado y la cuenta bancaria estar intacta por
el último quinquenio.

Por el chequeo médico se debe abonar 400 pesos convertibles (CUC), por
el permiso del gobierno para salir del país o carta blanca 150 CUC, por
el pasaporte 55 CUC y por el derecho a aduana 25 CUC. Y aun falta la
suma del pasaje del avión.

Cuando un cubano decide dejar su patria, lo hace con la convicción de
que no puede regresar a vivir nuevamente en ella, ya que existe la
figura migratoria de la salida definitiva que lo prohíbe.

Por este motivo, sus casas, cuando se marcha toda la familia, son
confiscadas y lucen en sus puertas un aviso con las siglas de sello oficial.

Cuando Zuri, la madre de Isveli, hace tres meses, realizaba estos
trámites correspondientes a su vivienda, se quejó de tanta burocracia, y
asegura que una empleada le dijo: "Como único nos vamos a entender es
hablando las dos el español." Y cuenta que le pidió 100 CUC si quería
salir rápido de todas aquellas gestiones que la tenían estancada.

"Nadie se va de Cuba con sabor a miel en los labios. Si el Estado es el
dueño de todo y ha condenado a los cubanos a un destino miserable, es
lógico que la gente quiera buscar una posibilidad de vida. Con ese mismo
dinero que hemos empleado en el viaje, hubiésemos podido recomenzar una
vida en nuestro país, pero eso ni pensarlo. Al final lo perderíamos
todo", concluyó

El desgarramiento es el sentimiento más común entre quienes viven fuera
de su patria. La emigración cubana no tiene límite de edad, y cuenta con
alrededor de dos millones diseminados en diferentes países del mundo.
Esa cifra representa cerca del 20% de la población en la isla.

amarilisrey@yahoo.com

http://www.primaveradigital.org/primavera/politica/54-politica/2055-emigracion-cubana-ieconomica-o-politica

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: