Cuba Derechos Humanos

Cuba roída por la corrupción

Cuba roída por la corrupción

Desfalcos millonarios hacen que el gobierno cubano arremeta contra la
corrupción.

Rolando Cartaya, especial para martinoticias.com 12 de agosto de 2011

Hace unos años, cuando todavía era ministro de las FAR, Raúl Castro
admitió que la corrupción en Cuba daba al pecho. Sin embargo, su
gobierno le ha entrado con la manga al codo al problema sólo cuando se
ha visto amenazado por desfalcos millonarios, como el que descubrió en
2010 en la Aviación Civil y la Industria Alimentaria, o el que ahora
hace la ronda de los rumores en la isla, en torno al monopolio estatal
Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A., la ETECSA.

Atando cabos por aquí y por allá, parece que una auditoría ha revelado
ventas al por mayor en ETECSA de cuentas de Internet y Facebook, aunque
"el culebrón gordo"–como le llama Tania Quintero en el blog Desde La
Habana que llevan ella y su hijo Iván García Quintero– se encuentra en
la conexión a lo largo de la isla del cable de fibra óptica tendido
entre Venezuela y Cuba. El empalme, según refirió Iván a
martinoticias.com, ha costado cuatro veces lo previsto, dato que debe
haber determinado a la cúpula a soltarle los mastines a la ETECSA. Según
Iván, pareja de una ingeniera de la empresa, la cantidad de detenidos
oscilaría entre 50 y 70.

Esta corrupción que involucra sumas millonarias sí que preocupa al
gobierno. El académico oficialista Esteban Morales la caracterizó como
"la verdadera fuerza contrarrevolucionaria, que puede dar al traste con
la Revolución; y que parece no está abajo, sino arriba, en los niveles
del gobierno y del aparato estatal". Este sensible señalamiento puede
haber sido la causa de su expulsión, luego rectificada, del Partido
Comunista.

Por otra parte, a mediados del año pasado, el blog Penúltimos Días
presentó en exclusiva un video de vigilancia sacado de Cuba en el que
aparecían funcionarias de un centro de recaudación de ETECSA filmadas
mientras ocultaban en su ropa interior parte del dinero ingresado. A no
ser por la exposición internacional, es menos probable que ellas hayan
sido severamente sancionadas; y es que esta corrupción forma parte de un
forrajeo ilegal, pero de baja intensidad, de kilitos, que el régimen
tolera a sus leales.

En un reciente reportaje sobre el escándalo en ETECSA, el diario El
Nuevo Herald decía que la corrupción a pequeña escala ha sido tolerada
en el sistema comunista cubano cuando los valores involucrados eran
relativamente menores, tales como artículos hurtados de los almacenes de
las fábricas, o sobornos pagados a la policía y a inspectores para que
hagan la vista gorda.

Esta extorsión practicada por funcionarios menores es precisamente la
que más molesta a la población. En "La corrupción: General de cinco
estrellas", Pablo Pascual Méndez Piña cuenta en Cubanet, que a fines de
julio, especialistas del Instituto de Planificación Física expusieron en
la televisión numerosas violaciones del patrimonio arquitectónico de
Ciudad de La Habana, Sin embargo, no se citó como responsable al
Instituto Nacional de la Vivienda, cuyos funcionarios expidieron las
licencias violatorias.

En una encuesta independiente sobre el programa, 914 de mil
entrevistados coincidieron en que "el Instituto de la Vivienda es un
organismo corrupto, sin fuerza moral para hacer cumplir las leyes". Y
Méndez Piña señala que "ni activando los piquetes de fusilamiento el
régimen podrá inhibir la podredumbre en las instituciones estatales".

Ahora bien, mientras más bajo es el nivel del funcionario, más descarada
se vuelve la corrupción: En Primavera Digital Adolfo Pablo Borrazá
titula "Peligro en la carretera" un reportaje sobre los decomisos
policiales en la vía; una pareja le contó cómo un ómnibus
Guantánamo-Habana fue detenido en la provincia Granma por dos autos
policiales, en busca de las archiprohibidas carne de res y langosta. Al
no encontrar ni lo uno ni lo otro, los policías no detuvieron a nadie,
pero no dejaron de llevarse la carne de cerdo que les quitaron a varios
pasajeros.

Por último, en la sección Radio Bemba del mismo semanario, Rogelio Fabio
Hurtado refiere esta historia:

Un policía de tránsito ordena detenerse en la Quinta Avenida a una
camioneta del MINSAP con chapa de Matanzas. Tras revisar la licencia y
la hoja de ruta le dice al chofer que ésta última no está en regla, por
lo que tendrá que ponerle una multa. El chofer responde:

-¡Pónmela, no te preocupes, que algún cretino allá en las oficinas de
Matanzas la pagará!.

-Pero mire, ciudadano, si usted la liquida aquí mismo, nos ahorramos el
papeleo…

-No, no, no. Que la pague el que lo hizo, vuelve el chofer-

Viendo que el hombre no suelta prenda, el vigilante se rasca la cabeza y
después de comprobar que nadie más le escucha, dice:

-Mira, mi hermano, lo que pasa es que mi niña cumple los quince, y estoy
luchando unos baritos extra para resolver; de todas maneras te la
rebajo, vaya: dame lo que puedas.

http://www.martinoticias.com/noticias/Da-al-pecho-la-corrupcion-en-Cuba-127581118.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: