Cuba Derechos Humanos

Caminando hacia la unidad

Caminando hacia la unidad
Thursday, August 11, 2011 | Por Francisco Chaviano González

LA HABANA, Cuba, agosto (www.cubanet.org) – El compatriota Oswaldo Payá
Sardiñas ha hecho un llamado a la unidad titulado El camino del pueblo,
que tiene tantos seguidores como detractores. Los patrocinadores lo
defienden, los segundos lo despotrican, aunque existe un tercer grupo,
los indecisos, en cuanto a la seriedad práctica de este documento.

Entre los renegados algunos actúan por conciencia, pero no falta
quien lo hace de mala fe. Hay quienes niegan que el documento haya sido
el resultado de acendrar la opinión de varios opositores, y dejan
entrever que tiene tantos errores como el que lo concibió, y critican
que se aborden temas como la disposición a dialogar con las autoridades.
Otros llegan al punto de la descalificación y la ofensa, tildándolo de
socialista y de que los autores estan confabulado con los gobernantes
del país.

Lograr la unidad es la necesidad más vieja y apremiante de la oposición.
Cuando surgió nuestro movimiento de Derechos Humanos, en la década de
los 80 con Ricardo Bofill a la cabeza, se concibió en la unidad, pero
los Castro, ante el peligro que representaba, aplicaron el viejo axioma
de divide y vencerás. Bofill fue el primero en quejarse de la
penetración y la traición en su grupo Comité Cubano Pro Derechos Humanos.

La oposición creció formada por pequeños grupos que anhelaban la unidad,
pero cada vez que lo ha intentado la policía política activa su
mecanismo destructor dentro de nuestras propias filas. Comienza el
chisme, accionan contra las finanzas, estimulan la deserción y con ello
se pone fin al intento unificador. Así pasó en Concilio Cubano, en Todos
Unidos, en la Asamblea para Promover la Sociedad Civil y más
recientemente en Agenda para la Transición Cubana, esta última la única
que logró sobrevivir dada la eficacia de su estructura, y soportar la
mayor de todas las escaladas.

En cada intento de unidad se comete el error de aplicar un nuevo
proyecto, partiendo desde cero a dar los tumbos del principiante, con lo
que nos hacemos presa fácil, en lugar de perfeccionar el anterior como
continuidad salvadora que pule las deficiencias.

Agenda para la Transición Cubana realizó un proceso de
perfeccionamiento que le llevó a perdurar, tomó lo bueno de proyectos
anteriores como las "comisiones de Concilio". Aprender a enfrentar los
golpes que nos acompañan desde la época de Bofill fue tarea ardua y
compleja. Hoy contamos con una estructura apropiada para la unidad
opositora cual etapa superior a los proyectos anteriores que van desde
Concilio a la Agenda: el Parlamento de la Unidad.

Como Payá ha dicho, su documento es un llamado al debate constructivo.
En lugar de criticar debemos reunirnos en un espacio común, el nuevo
proyecto de unidad. Para discutirlo todo, empezando por este llamado,
lo que incluye prepararnos para conversar con alguien en el poder, a
definir, o de lo contrario darle otra definición a nuestros grupos.
Designar una comisión para conversar es hacer por la Patria. La
traición es hacerlo a título personal y a escondidas.

Payá Sardiñas, uno de nuestros Premios Sajarov y aspirante al Nobel de
la Paz, merece un voto de confianza. Sentémonos a discutir su propuesta
para aportarle. Lo mismo merece el compatriota Oscar Elías Biscet,
también destacado opositor y candidato al Nobel. Les exhortamos a los
dos a proyectar sus pensamientos para someterlos en un mismo debate.
Emplazamos a nuestros aspirantes al Nobel de la Paz a demostrar que son,
además de dignos candidatos al mismo, merecedores del reconocimiento de
todos; haciendo real la unidad de la sociedad civil independiente.

http://www.cubanet.org/articulos/caminando-hacia-la-unidad/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: