Cuba Derechos Humanos

Autoridades ponen obstáculos a traslados de disidentes en Cuba

Publicado el miércoles, 08.17.11

Autoridades ponen obstáculos a traslados de disidentes en Cuba
Juan Carlos Chavez
jcchavez@elnuevoherald.com

El activista de derechos humanos Raúl Risco Pérez ha sido perseguido y
hostigado habitualmente en las calles de su natal Pinar del Río. Pero en
las últimas semanas también ha encontrado el rostro de la represión más
allá de esas calles.

Risco, ex prisionero político de 55 años, es uno de varios líderes de la
oposición cubana que denunciaron el martes un mayor despliegue de
agentes y carros patrulleros en carreteras interprovinciales, así como
en las principales intersecciones de las ciudades.

"Somos reconocidos adonde quiera que nos movamos. Hay una persecución
sistemática", dijo Risco, portavoz de la Alianza Democrática Pinareña.
"Vemos más puntos de vigilancia que han sido habilitados con
computadoras para identificar a los integrantes del movimiento disidente".

Desde mediados de junio, Risco ha sido detenido por lo menos seis veces
en iguales intentos por llegar a ciudades de otras provincias para
asistir a reuniones de la oposición.

Los operativos en calles y carreteras coinciden con una creciente ola de
agresiones y detenciones temporales. Según Elizardo Sánchez, portavoz de
la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional,
en los primeros seis meses del 2011 se han producido 1,727 arrestos, en
comparación con los 821 del mismo período del 2010.

Sánchez indicó que las intervenciones policiales no sólo afectan a los
opositores que critican al gobierno de Raúl Castro, sino también a la
sociedad civil en su conjunto al crear un clima de miedo generalizado y
poner un freno a la espiral de tensiones y descontento popular.

"A medida que pasa el tiempo la naturaleza policial del régimen se ha
ido profundizando y esto supone nuevas estructuras policiales y un
perfeccionamiento de los llamados puntos de control", comentó Sánchez.

Distribuidos estratégicamente en los accesos a las ciudades y municipios
más importantes de la isla, los puntos de control tienen una finalidad
de represión política y social. En la ciudad de La Habana, explicó
Sánchez, existen por los menos 10 de ellos. Generalmente se trata de
construcciones de dos pisos en cuyas instalaciones han sido habilitados
calabozos y celdas unipersonales.

Los puntos de control funcionan a la par de los llamados "centros de
clasificación" de ilegales cubanos, que a su vez se encargan del proceso
de deportación de los infractores a sus lugares de origen.

El disidente Guillermo Fariñas, Premio Sajarov del 2010 de la Unión
Europea, indicó que en el interior del país la policía ha desplegado más
unidades y efectivos policiales a estas labores de vigilancia. Destacó
que el cerco policial y la ola de violencia son especialmente
significativos en ciudades de las provincias orientales, como
Guantánamo, Holguín y Santiago de Cuba.

Fariñas añadió que en estos puntos los puestos de control son estaciones
móviles instaladas a un lado de las carreteras. Cuentan con redes de
computadoras y bases de datos para tareas de identificación. Las
patrullas constantemente detienen todos los vehículos y los pasajeros
son sometidos a intensos interrogatorios.

"El gobierno cubano se encuentra en un estado muy nervioso", dijo
Fariñas. "Tratan de aterrorizar a la oposición para que a través de ella
se atemorice a la ciudadanía".

El pasado fin de semana fuerzas de seguridad impidieron a unas 20
integrantes de las Damas de Blanco, madres y esposas de presos
políticos, asistir a misa en Santiago de Cuba. Tanto las mujeres como
sus acompañantes han sido brutalmente agredidos e insultados por
autoridades y turbas en las últimas cuatro semanas. Varios activistas
han tenido que ser hospitalizados.

En Placetas, provincia de Villa Clara, el disidente Jorge Luis García
Pérez "Antúnez", comentó que los controles policiales se han
multiplicado desde inicios de año. Antúnez es forzado a regresar a
Placetas cada vez que intenta salir.

Agregó que entre la docena de disidentes interceptados recientemente se
encuentra Rolando Rodríguez, coordinador de la Alianza Democrática
Oriental. Rodríguez, que reside en Santiago de Cuba, fue detenido y
obligado a retornar a su ciudad cuando se dirigía a una reunión con
integrantes de otras organizaciones opositoras en las ciudades de
Camaguey y Las Tunas.

"Hay un control vertiginoso sobre la oposición para evitar traslados y
paralizar actividades y comunicaciones", dijo Antúnez.

Oswaldo Payá Sardiñas, líder del Movimiento Cristiano de Liberación,
dijo que la vigilancia policial desencadena en ofensas, provocaciones y
amenazas.

"Hay un control muy directo", sostuvo Payá.

http://www.elnuevoherald.com/2011/08/17/1004996/denuncian-persecucion-interprovincial.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: