Cuba Derechos Humanos

Racionalización a la cubana

Edición del Martes 21 de setiembre de 2010

EDITORIAL
Racionalización a la cubana

El régimen comunista cubano ha vuelto a sorprender a sus seguidores
internos y externos con medidas de racionalización económica que dejan a
cientos de miles de cubanos en la calle con la promesa de que deberán
capacitarse para intervenir en la vida económica. El enunciado es bueno
en los papeles pero de difícil aplicación en la práctica ya que luego de
décadas de servilismo estatal no resulta sencillo adaptarse a la
economía de mercado o a la más elemental actividad económica.

La decisión se articula con las recientes declaraciones de Fidel Castro
-luego corregidas- diciendo que el modelo cubano no le sirve ni siquiera
a los cubanos. Pareciera que la enfermedad lo ha ungido al comandante
con un toque de realismo burgués. Las reformas económicas promovidas en
estos días parecen confirmarlo. La iniciativa, a primer golpe de vista,
luce brutal, al punto de que un reconocido analista norteamericano llegó
a decir que por la mitad de eso cualquier gobierno de una sociedad
capitalista afrontaría insolubles conflictos sociales.

Los comentarios pueden tener algún toque de ironía, pero lo que no es
irónico es el dato cierto de que en Cuba ni la opinión pública ni los
sindicatos están en condiciones de protestar. Hace años que toda
resistencia en Cuba ha sido quebrada por la vía de la represión, la
cárcel y el exilio. Hoy, los Castro pueden proponer reformas durísimas
porque saben que nadie las resistirá, del mismo modo que en su momento
los trabajadores no resistieron las duras condiciones laborales
impuestas por los dueños de los hoteles extranjeros.

En este sentido, es una sociedad derrotada por el gobierno y sometida a
las más diversas formas de dominación y humillación, derrota singular
porque se hizo en nombre de la emancipación y la igualdad. Entre tanto,
la ausencia de libertad no es sólo la carencia de un lujo burgués sino
el despojo del único instrumento o derecho del que dispone una sociedad
-y sus sectores postergados- para protestar por su condición social,
económica y política.

Parece que los Castro han llegado a la conclusión de que algunas
reformas son necesarias para que el sistema de dominación se mantenga.
Los ejemplos a seguir son los de China y Vietnam. Se trata de
implementar reformas económicas de signo capitalista manteniendo la
estructura de poder político, la dictadura y el partido único.

El modelo está disponible, pero ponerlo en práctica no les va a resultar
tan sencillo a los Castro. En la URSS y en la mayoría de los países del
este europeo, esto no ha sido posible. La transición del socialismo al
capitalismo nunca lo va a ser, salvo en países como China cuya tradición
despótica es milenaria. Una alternativa para Cuba podrían ser los
recursos humanos del exilio capacitados para vivir en una sociedad
capitalista. Pero por elementales razones de seguridad política, por el
momento esa salida no parece factible.

Da la impresión de que los Castro han llegado a la conclusión de que
algunas reformas son necesarias para que el sistema de dominación
impuesto se mantenga.

http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2010/09/21/opinion/OPIN-01.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
September 2010
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: