Cuba Derechos Humanos

LAS TRIBULACIONES NUCLEARES DE UN TIRANO LOCO

LAS TRIBULACIONES NUCLEARES DE UN TIRANO LOCO
10-09-2010.
Héctor Julio Cedeño Negrín
Periodista Independiente

(www.miscelaneasdecuba.net).- La inmensa mayoría de los tiranos estaban
locos ya antes de establecer sus respectivas dictaduras o se les terminó
de llenar de guayabitos la azotea, en el transcurso de su obsesión
tiránica. Eso no se ha podido establecer estrictamente en todos los
casos analizados, pero lo que si puede afirmarse, es que la totalidad de
esos tiranos ya habían perdido totalmente la cordura al final de sus
satrapías.

Recuerdo cuando Eric M. Gairy, ex Primer Ministro de Granada en los años
setentas, estaba completamente obsesionado con los OVNIS (Objetos
Volantes No Identificados). En cada foro internacional en el que
participaba planteaba invariablemente las incógnitas sobre el tema, por
lo que comúnmente era tildado como un chiflado, por el resto de los
dignatarios que participaban en esas reuniones.

Ese fue muy posiblemente uno de los pretextos esgrimidos por Maurice
Bishop para justificar el golpe de Estado propinado al Premier granadino
en 1979. Aunque no podía tildarse a Gairy como un tirano, pues apenas
había cumplido un primer mandato, luego de ser proclamada la
independencia de la isla caribeña de la dominación británica en 1974.
Pero esto si ejemplifica como hasta un jefe de Estado puede vivir
obsesionado con alguna cuestión.

Entre los tiranos locos pueden insertarse muchos, por ejemplo, Nerón,
Calígula, Leonidas Trujillo, Papá Doc, Mao Tsé-tung, Adof Hitler, Benito
Musoline, etc y hasta varios Reyes famosos, pues todos tenían algún tipo
de obcecación o de locura. Entre ellos está, igualmente enajenado, el
único Rey habido en el territorio de la isla de Cuba. Tan así es, que
eso mismo de creerse un Rey es una de las mayores alucinaciones del
sátrapa cubano hoy más que desquiciado.

Ahora está obsesionado con la guerra nuclear. Según dice textualmente el
diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, DRAE: Obsesión:
Perturbación anímica producida por una idea fija. || 2. Idea que con
tenaz persistencia asalta la mente.

Esa fascinación le viene de la época en que autorizó a los rusos para
instalar cohetes atómicos en el territorio de Cuba y que puso al pueblo
cubano al borde mismo de la destrucción nuclear por la imprudencia de la
mente enfermiza de un enajenado mental que sueña con hundir a esta
ex-bella isla de Cuba, en el océano más negro y profundo, después de
haberla reducido a un montón de escombros durante más de cincuenta años
de sistemática destrucción.

El creyó, tontamente, que podría manipular a su antojo los cohetes
atómicos rusos y convertirse a si mismo en una potencia nuclear, pero se
lo cogió con la puerta y se quedó con las ganas. Algo parecido fue la
idea de construir una central electro-nuclear para poder chantajear a
los Estados Unidos con la contaminación radiactiva, pero el cálculo
también le falló. La presión de los norteamericanos que adivinaron la
jugada, fue tal, que paralizaron completamente la construcción.

Si no fuera por la cercanía y por lo peligrosa, valdría la pena
regalarle una bomba atómica, para que durmiera abrazado a ella, en su
alucinación esquizofrénica.

Escribía el italiano Curzio Malaparte, en su obra 'Técnica del Golpe de
Estado', que una de las características de los dictadores es la envidia:
"la dictadura no es sólo una forma de gobernar, sino que es la forma más
acabada de la envidia, bajo todas sus formas: intelectual, moral,
política." Si el tirano de Cuba tiene un sentimiento verdadero hacia los
Estados Unidos, es precisamente la envidia. El hubiera querido nacer en
aquel país gigante del norte y no en esta pequeña islita insignificante,
aunque también de la América del norte. De ahí proviene el tremendo odio
que hoy le cocina su propio hígado. Probablemente, si Fidel Castro
hubiera nacido en la época de la colonia española habría sido anexionista.

Pero además el sátrapa cubano es racista, envidió a todos los
Presidentes norteamericanos, comenzando por el General Dwight
Eisenhower, que lo menospreció y no quiso reunirse con él y terminando
por George Bush, quien se expresaba burlonamente del envejecido
dictador. Pero es precisamente Barack Obama quien más le desordena,
porque el Presidente norteamericano no le menciona ni por un minuto,
simplemente lo ignora el ciento por ciento de las ocasiones en las que
articula palabra, pero además es un negro, que le hace el caso del perro.

Si las burlas de Bush casi le hacían reventar, el desprecio del afro
americano, como el nombra a Obama, le reventará como a un sapo cuando le
embuten sal. Al final al tirano loco, si no termina con su guerra
nuclear, tendrán que aplicarle varias sesiones de electroshock.

Aunque es también una vieja táctica de las tiranías, eso de sacudir el
fantasma de la guerra, cuando se encuentra en una situación muy delicada
como la actual. Por lo pronto la guerra sólo vive en la mente del
destartalado tirano. Habrá que tener cuidado, no sea que en su cabeza
albergue un cerebro nuclear y nos contamine con una explosión cerebral.

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=29760

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
September 2010
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: