Cuba Derechos Humanos

Fidel-Goldberg: la entrevista de la discordia

Fidel-Goldberg: la entrevista de la discordia
Lun, 13/09/2010 – 05:16

Ciudad de México.- Bajo el título "El modelo cubano ya ni siquiera
funciona para nosotros", el corresponsal Jeffrey Goldberg, a quien Fidel
Castro (FC) invitó a fines de agosto a La Habana para hacer una
entrevista, publicó el 8 de septiembre la segunda parte de su
conversación con el líder cubano en la revista The Atlantic tras dedicar
la primera, un día antes, a Irán e Israel.

En rigor, la tajante afirmación que Fidel Castro habría hecho sobre el
socialismo no aparece en su contexto en la nota de Goldberg, sino que
éste la incluye casi al inicio, como puede cotejarse en el sitio
(www.theatlantic.com) y también en español: cubainformación.com

A continuación, lo más relevante de la plática.

"Hubo muchas cosas peculiares en mi reciente parada en La Habana (aparte
del espectáculo de delfines, que trataré en breve), pero una de las más
inusuales fue el nivel de introspección de Fidel Castro. He tenido una
experiencia limitada con autócratas comunistas (tengo más experiencia
con autócratas no comunistas) pero resultó muy llamativo que Castro
estuviera dispuesto a admitir que jugó mal su mano en un momento crucial
de la Crisis de los Misiles de Cuba (pueden leer sobre lo que dijo hacia
el final de mi post anterior, pero lo que señaló, de manera clara, es
que se arrepiente de haber solicitado a Khruschev atacar con armas
nucleares a Estados Unidos)

"Todavía más llamativo fue algo que dijo en la comida del día de nuestro
primer encuentro. Estábamos sentados alrededor de una pequeña mesa:
Castro, su mujer, Dalia; su hijo, Antonio; Randy Alonso, una figura
importante de los medios de comunicación del Estado; y Julia Sweig, la
amiga que hice me acompañara para asegurarme, entre otras cosas, de que
yo no decía nada demasiado estúpido (Julia es una destacada erudita en
América Latina en el Consejo de Relaciones Exteriores).

"En un inicio yo estaba interesado principalmente en ver comer a Fidel
—fue una combinación de problemas digestivos que conspiraron para casi
matarle, y por tanto pensé que haría un poco de 'Kremlinología'
gastrointestinal y mantendría una cuidadosa atención ante lo que él
ingiriese (para que conste, él ingirió pequeñas cantidades de pescado y
ensalada, y un poquito de pan untado en aceite de oliva, así como un
vaso de vino tinto)—. Pero durante la desenfadada conversación general
(habíamos estado tres horas hablando de Irán y Oriente Medio), le
pregunté si consideraba que el modelo cubano era algo digno de exportar.
'El modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros' dijo él.
Esto me chocó como salido de los más grandes momentos de Emily Litella
[personaje de ficción, con problemas auditivos, en el programa Saturday
Night Live, N. de T.]. ¿Acababa el líder de la Revolución de decir, en
esencia, ¿'No importa'?"

Goldberg le pide entonces a Sweig, que oficiaba de traductora, que
interpretara "esta impresionante declaración". Y el mismo Goldberg la
cita: "Él no estaba rechazando las ideas de la Revolución. Lo he tomado
como un reconocimiento de que bajo 'el modelo cubano' el Estado tiene un
rol demasiado grande en la vida económica del país. Julia señaló que un
efecto de semejante opinión podría ser otorgar espacio para su hermano,
Raúl, quien es ahora presidente, para promulgar las reformas necesarias
de cara a algo que seguramente encontrará oposición desde los comunistas
ortodoxos dentro del Partido y la burocracia. Raúl Castro está ya
soltando la adhesión del Estado sobre la economía. Él anunció
recientemente, de hecho, que pequeños negocios pueden ahora operar y que
los inversores extranjeros pueden ahora comprar inmuebles en Cuba".

En el siguiente párrafo Goldberg ironiza sobre el absurdo de las
prohibiciones de EU para comerciar con la isla, "que está adoptando las
medidas económicas que EU largamente le ha demandado. Nos arrepentiremos
de esto, por supuesto —dice Goldberg—, cuando los cubanos acuerden con
europeos y brasileños la acaparación de los mejores hoteles".

Lo que sigue es un diálogo sobre la visita al Acuario de La Habana, a
invitación de FC, para ver el espectáculo de los delfines, un
sorprendente show bajo el agua, con buzos sin equipos de respiración que
hacen complicadas acrobacias con los delfines. La veterinaria encargada
es nada menos que Celia Guevara, la hija del Che. Cuando alguien le
recuerda a Fidel en la mesa de la comida que los lunes el centro está
cerrado, éste responde: "Mañana estará abierto".

Ya en el sitio, continúa Goldberg, "Fidel hizo venir a Guillermo García,
el director del acuario (cada empleado del acuario, por supuesto, fue a
trabajar —me dijeron que 'de manera voluntaria'—) y le pidió que se
sentara con nosotros. 'Goldberg —dijo Fidel— hágale preguntas sobre los
delfines'. '¿Qué tipo de preguntas?'. 'Eres un periodista, hazle buenas
preguntas', dijo él, y entonces se interrumpió. 'De todas formas, él no
sabe demasiado sobre delfines', dijo Fidel señalando a García. Él es
realmente un físico nuclear".

"¿Por qué diriges el acuario?", le preguntó entonces Goldberg a García.
Y de nuevo Fidel, desternillándose de risa: "¡Le pusimos aquí para
alejarlo de construir bombas nucleares!

"En Cuba únicamente emplearíamos poder nuclear para objetivos
pacíficos", dice ahora García, con gran seriedad. "No sabía que
estuviera en Irán", responde Goldberg.

FC muestra la pequeña alfombrilla debajo de la silla giratoria especial
que sus guardaespaldas le acercaron. "¡Es persa!" dice, y vuelve a
reírse, antes de insistir: "Goldberg, haga sus preguntas sobre los
delfines".

"En el acto, me giré hacia García y le pregunté, '¿Cuánto pesan los
delfines?' 'Pesan entre 100 y 150 kilogramos', dijo él. '¿Cómo entrenan
a los delfines para que hagan lo que hacen?', le pregunté. 'Esa es una
buena pregunta,' dijo Fidel. Pero García, que explica que no puede
responder esa pregunta, llama a una de las veterinarias". Es ahí cuando
entra en acción la hija del Che.

Golderg termina la nota coincidiendo con Fidel en que el Acuario de La
Habana es el mejor que ha visto en el mundo, y ambos ratifican su
admiración por los delfines.

El periodista concluye anunciando una tercera parte donde dirá lo
conversado con Fidel Castro sobre el bloqueo de EU, el estatus de la
religión en Cuba, la situación de los disidentes políticos, y la reforma
económica.

http://www.milenio.com/node/528777

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
September 2010
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: