Cuba Derechos Humanos

EN TORNO AL PRONUNCIAMIENTO DE LA CTC Y LOS CAMBIOS EN LA ECONOMÍA CUBANA

EN TORNO AL PRONUNCIAMIENTO DE LA CTC Y LOS CAMBIOS EN LA ECONOMÍA CUBANA
13-09-2010.
Elías Amor Bravo
Economista ULC

(www.miscelaneasdecuba.net).- En la dictadura comunista de los hermanos
Castro, el papel del sindicato único como correa de transmisión de las
decisiones de la cúpula dirigente no puede ser más claro. Ahora tenemos
un ejemplo más.

El "Pronunciamiento" del Secretario Nacional de la Central de
Trabajadores de Cuba, CTC, publicado en Granma hoy, confirma lo alejado
que está el modelo de relaciones laborales de la Isla de la realidad
sindical occidental, la escasa defensa que de los intereses de los
trabajadores realiza ese denominado "Sindicato" y la vergüenza que
supone, para los que defienden la existencia de un sindicalismo libre,
democrático y plural, este papel lamentable de la CTC.

El Pronunciamiento, tras realizar un enunciado de corte fascista en el
que, cito textualmente "hay que mejorar la disciplina y eficiencia (…)
el deber de los cubanos es trabajar, y hacerlo bien, con seriedad y
responsabilidad, lograr un mejor aprovechamiento de los recursos de que
disponemos para satisfacer así nuestras necesidades", está dirigido
fundamentalmente a justificar la decisión del régimen de echar a la
calle a más de 500.000 trabajadores estatales hasta el primer trimestre
de 2011.

Y añade, "es conocido que el exceso de plazas sobrepasa el millón de
personas en los sectores presupuestado y empresarial", "nuestro estado
no puede ni debe continuar manteniendo empresas, entidades productivas
de servicios y presupuestadas con plantillas infladas y pérdidas que
lastran la economía, resultan contraproducentes, generan malos hábitos y
deforman la conducta de los trabajadores". Más claro, agua.

Cualquier enunciado sindical de estas características sería impensable
en un país europeo o de América Latina. Me atrevo a afirmar, en
cualquier país civilizado, donde los sindicatos están para defender los
derechos adquiridos de los trabajadores, mejorar sus condiciones de vida
y garantizar que las relaciones laborales contribuyan al desarrollo
social. No es posible que aquellos que se autodefinen como defensores de
los trabajadores, se apunten a un plan de las características que asume
el régimen castrista sin una mínima crítica, sin una exigencia mínima
que plantee a las autoridades alguna reflexión sobre la barbarie
económica que van a acometer.

Se equivoca la CTC, como se equivoca el régimen castrista, al presuponer
que el trasvase de efectivos excedentes del sector estatal a las
empresas y actividades que funcionan dentro de los estrechos marcos de
la actividad privada en Cuba, será directo.

Como ya he podido exponer en otra ocasión, nada garantiza que un
trabajador que ha estado desempeñando sus funciones en una actividad
estatal pase a los sectores que según la CTC precisan personal, como
"petróleo, la construcción, la biotecnología, la industria farmacéutica
y el turismo, asimismo se impulsan otras producciones de bienes y se
ampliará la exportación de servicios, lo que también generará fuentes de
empleo".

Además el ritmo de creación y consolidación de nuevas actividades
productivas en la Isla no dependerá sólo de la voluntad de las
autoridades y la concesión de licencias, sino de la existencia de un
marco estable y adecuado para la actividad económica, lo que en este
momento, es evidente que no existe.

Cualquiera que conozca las entrañas de estas nuevas actividades sabe las
dificultades para obtener trabajadores cualificados y adecuados a las
tareas, por lo que nada garantiza que las cosas puedan ser tan fáciles.
En cuanto a los requisitos de "idoneidad" que fija la CTC para ir
cubriendo los puestos, parece que va a existir una prioridad como
siempre para los cuadros afectos del régimen y la militancia, de modo
que este "trasvase" puede volver a convertirse en un mecanismo más de
recompensa o castigo, en línea con las políticas de control, represión y
coerción que sufren los cubanos a lo largo de su vida de un régimen cuya
esencia y naturaleza es esa.

Pero es que además, la CTC no muestra en su Pronunciamiento el más
mínimo sentimiento de adhesión o preocupación por los trabajadores
cubanos, y cito textualmente, "todo este proceso se efectuará sobre
bases y normas nuevas y se modificará el actual tratamiento laboral y
salarial para los disponibles e interruptos, pues ya no será posible
aplicar la fórmula de proteger o subsidiar salarialmente de forma
indefinida a los trabajadores.

En la identificación, traslado y ubicación hacia otras labores tendrá un
papel muy importante la gestión y disposición personal del interesado".
El "salto en el vacío" de la organización sindical la pone al borde de
un abismo en el que las transformaciones emprendidas por el régimen
pueden suponer su contestación social más amplia.
Hasta los salarios aparecen como un nuevo elemento en el debate, y la
apuesta por el pago en "función de incentivos y productividad" entra en
el lenguaje de esta organización sindical como si se tratase de una
organización de empresarios. Qué lejos queda el diseño de una "sociedad
socialista" de trabajo igual con paga igual, o la "gigantesca obra de
la revolución" y majaderías similares en las que ya nadie cree en Cuba
por fortuna.

Si el Pronunciamiento de la CTC iba dirigido a conseguir la "unidad de
todos los trabajadores", asumiendo que al sindicato le corresponde
"actuar (…) con un alto nivel de exigencia y mantener el control
sistemático de la marcha de este proceso", yo creo que van a conseguir
más bien todo lo contrario. Porque hay algo que tengo muy claro, ya que
creo en la empresa privada y sus capacidades para transformar la
sociedad, si el proceso realmente funcionase bien, el paso de los
trabajadores a la economía privada debería suponer precisamente una
reducción del control sistemático que busca la organización unitaria y
una progresiva pérdida de lealtad hacia el régimen y sus instituciones.

En ese sentido, el Pronunciamiento de la CTC, que también busca la
referencia protectora del Partido único, tiene mucho de carta de
defunción del sindicato, cuya viabilidad queda comprometida con los
mismos cambios anunciados y defendidos.

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=29799

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
September 2010
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: