Cuba Derechos Humanos

DEJA VU CUBANO

DEJA VU CUBANO
16-09-2010.
Angélica Mora

(www.miscelaneasdecuba.net).- ¿Apretarse aún más el cinturón…qué
cinturón?, ya no eso nos va quedando", me dice Juan Pablo Fernández, un
cubano que vive en la Isla y a quien conozco desde hace mas de 20 años,
al comentar el anuncio que el gobierno de La Habana reducirá medio
millón de empleos estatales.

Si el "Período Especial en Tiempos de Paz" fue de un impacto brutal para
el pueblo cubano hace dos décadas, los pronósticos para éste son todavía
más sombríos.

Más de medio millón de trabajadores del estado perderán sus empleos en
los próximos meses, al tiempo que se anuncia un ajuste radical en
sueldos y trabajos para los "afortunados" que no serán despedidos.

La máscara de un estado que se las daba de paternalista termina por caer
estrepitosamente y deja al descubierto su agónico rostro.

El "Período Especial en Tiempos de Paz", fueron años que todavía
repercuten en Cuba y que se inició con el desplome de la Unión Soviética
en diciembre de 1991.

Fidel Castro en esa época, intentó justificar los planes de austeridad
ya implementados, como el racionamiento de comida y petróleo con otras
drásticas medidas en la agricultura, el transporte y la energía.

Por otra parte, el gobierno se vio forzado a abrir sus puertas al
turismo internacional, especialmente proveniente de los países europeos
y latinoamericanos.

Hoy el fantasma de este Período Especial se pasea de nuevo por la Isla.
La angustia e incertidumbre está aumentando en el cubano, a quien desde
el comienzo de la Revolución se le ha pedido sacrificios, sin que hasta
el momento obtenga ninguno de los beneficios prometidos.

La Salud es una ilusión para el nacional, mientras que los extranjeros
se benefician con tratamientos pagados en moneda extranjera.

Por su parte, la Educación ha servido como adoctrinamiento y uso del
profesional una vez terminada la carrera, quien ha sido enviado al
exterior "en arriendo" y para concientización de los barrios, de los
gobiernos aliados de Cuba.

La tarea de hacer el anuncio formal de los nuevos ajustes económicos
recayó en la Central de Trabajadores de Cuba quien hizo un
pronunciamiento lastimoso, lleno de la misma retórica empalagosa del
gobierno:

"La Revolución cubana cumple 52 años de victoriosa existencia, y hoy,
más que nunca están vivas e inconmovibles en la dirección de la nación y
en nuestro pueblo la voluntad y la determinación de continuar la
construcción del socialismo, avanzar en el desarrollo y la actualización
del modelo económico que debemos seguir, consolidando las conquistas
alcanzadas".

¿A qué conquistas se refiere?

La misma ceguera -ante la realidad que vive Cuba- la demostró el propio
Raúl Castro en su discurso del 1 de agosto pasado al inaugurar el Quinto
Período Ordinario de Sesiones de la VII Legislatura de la Asamblea
Nacional del Poder Popular.

El Gobernante Sucedáneo centró su discurso en la Unidad, porque teme una
rebelión del pueblo y que el país se le vaya de entre los dedos:

"La unidad entre los revolucionarios y entre la dirección de la
Revolución y la mayoría del pueblo es nuestra más importante arma
estratégica, la que nos ha permitido llegar hasta aquí y continuar en el
futuro perfeccionando el socialismo. Aunque les duela a los enemigos,
nuestra unidad es hoy más sólida que nunca…"

Por otra parte, en esa oportunidad Raúl Castro trató de deslindar su
responsabilidad en lo que iba a anunciar y echó mano al recurso de
nombrar a todos los que tomaron parte en dictar las próximas medidas
laborales, desde el Consejo de Ministros, vicepresidentes del Consejo de
Estado, Buró político, secretariado del Comité Central, los primeros
secretarios de los comités provinciales del Partido, los presidentes de
los consejos de la administración provincial, así como los cuadros
centros de la CTC , otras organizaciones de masas, la UJC. hasta otros
altos funcionarios de otros organismos adjuntos al Estado.

Cuenta propistas.

La ampliación del ejercicio del trabajo por Cuenta Propia fue una de las
medidas tomadas en el plan de despidos masivos, para absorber el medio
millón de nuevos desempleados.

Pero este "Recurso–Esponja" no resultará, como no funcionó hace 20 años.

Desviar a los que serán despedidos a laborar como "cuentapropistas" no
es la solución, porque en el pasado sólo sirvió para gravar fuertemente
las escasas ganancias del grupo y luego perseguir a estos pequeños
empresarios, acusándolos de "estarse enriqueciendo".

Este estímulo económico que pasó a llamarse "Operación Maceta", de
conceder licencias a particulares desde pequeños restaurantes a los que
bautizaron como "paladares", hasta conceder permiso a payasos para
actuar en espectáculos de niños, sirvió solamente para que el régimen de
La Habana cogiera bocanadas de aire y emergiera un tanto chamuscado,
pero vivo, del marasmo económico donde lo había sumido el desplome y el
retiro de ayuda de la ex Unión Soviética.

Pero en la medida en que la economía se recobraba, el gobierno revertía
las medidas a las antiguas disciplinas laborales.
Las licencias de los cuentapropistas no fueron renovadas. Por el
contrario, se les persiguió por "acaparar" el dinero obtenido con sus
pequeños negocios, en su mayoría de trabajos artesanales que -como
zuecos de cuero y madera- eran vendidos a los turistas frente a la
Catedral de La Habana.

En aquellos años, en mi contacto con este pequeño gremio como periodista
de Radio Martí, supe de sus esperanzas y sus desilusiones.

Agrupados en una minúscula Organización Independiente de Trabajadores
por Cuenta Propia, no pudieron defenderse del acoso del gobierno. El
director de la pequeña entidad, Ismael Salazar Agüero fue detenido, pasó
largos años en la cárcel y hoy se encuentra en el exilio.

Otra agrupación en la Isla, la Asociación de Lucha frente a la
Injusticia Nacional, ALFIN, presidida por Reinaldo Alfaro García y su
madre Beatriz García, fue también perseguida en forma implacable.

Al final del 2009 de 11 millones de cubanos, solo 143,800 figuran
registrados como trabajadores particulares o "cuentapropistas".

Hoy se revierte de nuevo la economía cubana a esa época de la Operación
Maceta.

Hubo una velada amenaza por parte de Raúl Castro en su discurso del
primero de agosto cuando dijo:

"Por otra parte, pienso que a nadie se le escape la trascendente
contribución al mejoramiento de la disciplina social y laboral que emana
de la aplicación de estas medidas".

Habrá que esperar ver cuál va a ser la reacción del cubano de a pie, al
tratar de apretarse todavía más el cinturón, que como decía Fernández,
ya pocos poseen y enfrentar esta nueva era de despidos, sacrificios y
privaciones, descargados -una vez más- en su espalda.

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=29869

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
September 2010
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: