Cuba Derechos Humanos

Chaulafán cubano

domingo 12 de septiembre del 2010 Columnistas
Emilio Palacioepalacio@eluniverso.com

Chaulafán cubano

La prensa nacional y mundial le dio estos días una amplísima cobertura a
unas recientes declaraciones de Fidel Castro en las que supuestamente
habría reconocido que el modelo cubano "no funciona" ni siquiera en la isla.

Mucho me temo, sin embargo, que se le está dando a las palabras del
viejo dictador un sentido que no tienen. Cuidado con hacerle decir lo
que en realidad no dijo.

Los Castro no creen, por ejemplo, que las mazmorras donde se pudren los
disidentes políticos cubanos ya no tendrán vigencia en su país. Tampoco
se les ha pasado por la cabeza desmontar la dictadura del partido único,
ni devolverles a los cubanos su libertad de expresión, o recortar los
lujos y privilegios de la casta gobernante.

Si fuese por los Castro, todos esos rasgos monstruosos de su régimen
enfermizo deberán continuar hasta la eternidad de los tiempos.

Lo que los Castro sí quisieran (y no de ahora, sino desde que perdieron
el auxilio de la ex Unión Soviética) es que las grandes corporaciones
del mundo se asocien con ellos para instalarse en la isla, siguiendo el
ejemplo de los españoles (que han invertido en Cuba en hotelería y
petróleo), los canadienses (en minería) y los italianos (en
telecomunicaciones).

¿Les cuesta imaginar a ustedes una gigantesca planta de Nike en La
Habana, otra de Intel en Santa Clara y una tercera de Tommy Hilfiger en
Matanzas? A mí no. ¿Y qué tal toparse con un par de buenos locales de
McDonald's en Varadero o de Pizza Hut frente a la imagen del Che Guevara
en la Plaza de la Revolución?

Para eso, me dirán ustedes, sería imprescindible primero que pongan en
orden las finanzas públicas, porque los grandes inversionistas no se
arriesgan en países que no controlan las riendas de su moneda. Pues es
lo que los Castro están haciendo, eliminando pasito a pasito subsidios,
elevando los precios y tarifas y organizando el despido de centenares de
empleados públicos. Lo que ocurre es que esas noticias no alcanzan la
misma difusión.

Si esos cambios económicos, no políticos, no habían avanzado hasta ahora
a la velocidad que algunos desearían, no es por culpa de los Castro sino
de la Casa Blanca, cuyos ocupantes le temieron siempre al enojo de los
votantes cubano-americanos de La Florida. Lo que ocurre es que esos
electores están cambiando. En Miami hoy se extiende una nueva generación
que no había ni siquiera nacido cuando Fulgencio Batista huyó de Cuba, y
que se pregunta si tiene sentido continuar con un bloqueo que no ha dado
ningún resultado práctico. Así que, se dicen algunos, quizás ha llegado
la hora de abandonar los preparativos eternos para bombardear Cuba con
balas y cañones y comenzar a bombardearla de una vez por todas, pero con
iPods, jeans, Coca-Cola, teléfonos celulares y televisores LCD. Barack
Obama sintoniza perfectamente con esta nueva orientación.

¿Todo esto les parece conocido? Por supuesto, es el modelo que desde
hace dos o tres décadas se ha venido imponiendo en China y Vietnam. El
plan de los dos hermanos Castro es precisamente ese, transformar su
dictadura comunista totalitaria en una dictadura semicapitalista
totalitaria. Un chaulafán a la cubana, si ustedes quieren.

http://www.eluniverso.com/2010/09/12/1/1363/chaulafan-cubano.html?p=1354&m=2632

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
September 2010
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: