Cuba Derechos Humanos

Marea negra y marea roja

Publicado el miércoles, 06.09.10
Marea negra y marea roja
By NICOLAS PEREZ DIAZ-ARGÜELLES

El 20 de abril, en el Golfo de México, se produjo la explosión de la
plataforma petrolífera Deepwater Horizon, que dos días más tarde se
hundió a 1,600 pies de profundidad y comenzó a contaminar el medio
ambiente derramando –las cifras cambian diariamente– entre 5,000 y
19,000 litros diarios de crudo, produciendo el desastre ecológico más
brutal de la historia de Estados Unidos.

Los hechos apuntan a que la British Petroleum Company es la madre de la
criatura, y que se lanzó a esta aventura debido a la codicia de las
multinacionales, sin medir consecuencias y sin disponer de los
mecanismos técnicos para enfrentar una calamidad que estaba dentro del
cálculo lógico de las posibilidades. Pero ya comienzan a alzarse voces
culpando al gobierno de Barack Obama. Nada raro. Estados Unidos ha sido
siempre la víctima propicia a la hora de depurar responsabilidades,
séase ésta una intervención militar en un país del Medio Oriente o una
cortada superficial en la mejilla de Hugo Chávez con una cuchillita
Gillette. Mientras, la BP ha intentado resolver el problema con
diferentes métodos: 32 naves con líneas de flotadores para contener y
recoger el crudo, 38,000 litros de disolventes de petróleo, tapas de
contención en forma de embudo invertido, pozos alternativos y ya se
comienza a hablar de algo alucinante, utilizar una bomba atómica para
contener el derrame.

Este es un vistazo superficial sobre la marea negra. ¿Analizamos ahora
la marea roja? Se inició en enero de 1959 con el triunfo de la
revolución cubana, pero se oficializó el 3 de enero de 1966 con la
inauguración de la Conferencia Tricontinental en La Habana.

Las consecuencias del derrame de petróleo del Golfo en su dimensión
humana son tristes, en cifras económicas preocupantes y en magnitud
ecológica incalculables. Ya costó 11 muertos y 980 millones de dólares.
Los expertos aseguran que para que esa zona de biodiversidad vuelva a su
normalidad tendrán que pasar años. Este disparate tiene múltiples
escenarios. Desaparecerán especies. Las langostas, camarones y peces
pueden incorporar contaminantes orgánicos persistentes. La crisis
económica en EEUU puede agudizarse al cerrar playas y perjudicarse el
real estate y el turismo.

Las consecuencias de la marea roja no son de carácter ambiental sino
político. La revolución cubana ha cambiado la fisonomía de América
Latina. Se han permeado mecanismos de poder e instituciones
supuestamente inamovibles, han nacido vicios ideológicos y han
desaparecido viejos partidos políticos. Sólo una cosa positiva ha tenido
la marea roja castrista, se han definido los campos, la tierra de nadie
ha desaparecido. Ni Lula ni los Kirchner ni Correa pueden decir mañana
que no sabían lo que hacían o que los engañaron. Cada país está situado
hoy en el lugar que su pueblo ha elegido, y ese pueblo tendrá que
responder en un futuro por los resultados positivos o negativos de su
opción.

La marea negra ha llegado ya a las costas de EEUU. La marea roja llegó a
5 continentes y a todos los pueblos de América Latina con guerrillas,
asaltos a bancos, secuestros, atentados y terrorismo. La negra costó
once muertos, la roja decenas de miles.

Hasta hoy la BP inglesa ha desembolsado 980 millones de dólares, la
marea roja de La Habana muchos dicen pudo haberle costado a la Unión
Soviética su desaparición. Guerrillas como las FARC y el ELN en
Colombia, las venezolanas lideradas por Douglas Bravo, los Montoneros en
Argentina, los Tupamaros en Uruguay, los Sandinistas en Nicaragua y el
MIR en Chile empobrecieron a sus pueblos en miles de millones de
dólares. Irónicamente, los únicos beneficiados en esta crisis fueron los
banqueros norteamericanos, a cuyos bolsillos fue a parar todo el
asustado capital latinoamericano con el comunismo en la punta de sus
narices.

El gobierno de EEUU se ha enfrentado a la marea negra haciendo una
moratoria a las excavaciones petrolíferas cerca de sus costas, ha
prometido regular con un protocolo definido la explotación de próximos
pozos y presiona con dureza a los culpables. Con la marea roja
Washington nos dejó guindados de la brocha a los cubanos en Bahía de
Cochinos, la clandestinidad y el Escambray, y nos quitó la escalera
durante la Crisis de Octubre, donde desde entonces nos prohibió hasta
morir por nuestra patria. ¿Es necesario les recuerde a Santiaguito
Alvarez y a Osvaldo Mitat? Y sobre presionar a los culpables, desde la
capital de este país, republicanos y demócratas llevan 50 años lavándose
las manos como Poncio Pilatos con un embargo comercial a Cuba
inexistente, hipócrita y contraproducente.

inalmente, la British Petroleum Company se ha hecho responsable de la
marea negra. Mientras Raúl Castro observa la roja a distancia, y la
justifica como resultado de un insoportable pero honesto infantilismo
revolucionario. Y con Fidel Castro liquidado no suelta el legado de su
hermano mayor ni aunque le den candela. No acepta errores. Sigue en sus
trece. No mueve fichas. Sus cambios estructurales son una estafa. Se
burla de la Iglesia Católica. Sigue abrazado a su violencia natural
asesinando y reprimiendo a la disidencia. Toda su estrategia reside en
proseguir un mes, un día, una hora más aferrado al poder. Fui en los
últimos 20 años un creyente en que sería posible resolver el problema de
Cuba por medios pacíficos. ¿Pienso lo mismo hoy? No podría jurarlo.

Nicop32000@yahoo.com

http://www.elnuevoherald.com/2010/06/09/v-fullstory/737945/nicolas-perez-diaz-arguelles-marea.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
June 2010
M T W T F S S
« May   Jul »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: