Cuba Derechos Humanos

Industria subterránea

Industria subterránea
Reinaldo Cosano Alén, Sindical Press

LA HABANA, Cuba, junio (www.cubanet.org) – Remueven los escombros del
edificio colonial de tres plantas que, incapaz de resistir el abandono,
se derrumbó en la esquina de Animas y Belascoaín, una de las avenidas de
más tránsito de la capital.

Los quince hombres, algunos con overoles de trabajo, no forman parte de
brigada alguna del Ministerio de la Construcción. Actúan por su cuenta y
riesgo. Unos, cincel y mandarria en mano, extraen ladrillos, fabricados
sabe Dios en qué tejar hace más de cien años. Otros, después de separar
las grandes piedras que formaron muros, ciernen la arena, la cal y la
arcilla como pueden.

Se sacan las cabillas del edificio. Otros prefieren la madera, vigas,
marcos, puertas, ventanas. Madera preciosa con la que se construyeron
arsenales y palacios en Cuba y España, y travesaños para el ferrocarril.
Ni un pie de madera se puede comprar legalmente.

Hay recogedores de escombros que prefieren los hierros forjados que
hasta ayer fueron balcones, pasamanos, guardavecinos y rejas. Los
hombres andan apurados. Quieren sacar la mayor cantidad de desechos
reciclables en sus carretillas, antes que la policía los desaloje y los
multe.

Las autoridades dicen que es para evitar accidentes, a veces mortales.
Un trabajador de Salud Pública de Guanabo, murió aplastado hace unos
días por una placa de hormigón. Sacaba ladrillos de un edificio
abandonado, para construir su vivienda. Otro joven, Yamil, minusválido,
murió cuando una pared se le vino encima. También sacaba ladrillos para
resolver sus problemas de vivienda.

Cada ladrillo cuesta cinco o diez pesos en el mercado subterráneo. Un
saco de cemento de aproximadamente cincuenta kilos, entre veinticinco y
cincuenta. El marco de puerta, 50 cuc (unos 60 dólares); una puerta
colonial o una ventana no menos de cien. Los materiales rescatados se
comercializan en pasillos, solares, talleres de autos y en cualquier
rincón de la ciudad.

El gobierno, en marzo de1968, confiscó las empresas constructoras,
extractivas y comercializadoras de materiales de construcción, y asumió
el mantenimiento y reparación de edificios y casas. Así comenzó la ruina
del patrimonio habitacional de la nación.

http://www.cubanet.org/CNews/y2010/junio2010/01_C_3.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
June 2010
M T W T F S S
« May   Jul »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: