Cuba Derechos Humanos

Corrupción: ¿la verdadera contrarrevolución?

Corrupción: ¿la verdadera contrarrevolución?

Cuando observamos detenidamente la situación interna de Cuba hoy, no
podemos tener duda de que la contrarrevolución, poco a poco, va tomando
posiciones en ciertos niveles del Estado y del Gobierno

Sin duda, se va haciendo evidente, de que hay gentes en posiciones de
gobierno y estatal, que se están apalancando financieramente, para
cuando la Revolución se caiga, y otros, que pueden tener casi todo
preparado para producir el traspaso de los bienes estatales a manos
privadas, como tuvo lugar en la antigua URSS.

Fidel dijo, que nosotros mismos podíamos acabar con la Revolución, y yo
me inclino a pensar, que entre otras preocupaciones, el Comandante en
Jefe, se estaba refiriendo a las cuestiones relativas a la corrupción.
Porque estando ya presente, este fenómeno, ha continuado apareciendo con
fuerza.

Si no, veamos lo ocurrido con la distribución de tierras en usufructo en
algunos municipios del país: fraudes, ilegalidades, favoritismos,
lentitud burocrática, etc.

En realidad, la corrupción es mucho más peligrosa que la llamada
disidencia interna. Esta última aún se encuentra aislada: carece de
programa alternativo, no tiene líderes reales, no tiene masa. Pero la
corrupción resulta ser la verdadera contrarrevolución, la que mas daño
puede hacer, porque resulta estar dentro del gobierno y del aparato
estatal, que son los que realmente manejan los recursos del país. Sino
veamos algo muy simple:

¿Cuándo hay leche en polvo en el mercado negro, que ha ido subiendo de
precios hasta llegar a 70 pesos el kilogramo? Cuando la leche en polvo
llega a los almacenes estatales. No hay mejor ejemplo que ése. Y así es
con todos los productos que se adquieren en el mercado negro por parte
de la mayoría de la población.

Es decir, a cuenta de los recursos estatales, existe un mercado ilegal,
del cual todos se benefician, menos el Estado. Y qué me dicen, de los
vendedores en los alrededores de las grandes tiendas en divisas,
proponiendo de todo. Se trata de una corrupción de las que casi todos
participan, generada por la corrupción de funcionarios estatales.
Porque, que sepamos, en Cuba hay un solo importador: el Estado. No creo
que lo que viene en los paquetes de Miami sirva para generar un mercado
tan grande, mucho menos, de productos duraderos.

Obsérvese también el tránsito de la carne de puerco de los estatales a
los privados, los precios de la venta de refrescos y aguas según las
diferentes cadenas del turismo. Las sospechosas diferencias de precios
con que nos tropezamos frecuentemente.

Es decir, de manera evidente, existe un flujo ilegal de productos entre
el comercio mayorista estatal y el comercio en la calle. Toda una
economía sumergida que el Estado no logra controlar y que será imposible
de ordenar mientras existan los grandes desequilibrios entre oferta y
demanda que caracterizan aun hoy a nuestra economía.

Se trata entonces, esta última, de una forma de contrarrevolución que sí
cuenta con líderes ocultos, ofrece alternativas a las del Estado y
cuenta con una masa que la practica

Pero esa situación esbozada más arriba, no es la parte más peligrosa del
asunto que ahora tratamos. Ése es sólo su entorno popular.

Lo que recientemente se descubrió, respecto a las debilidades de un
grupo de funcionarios de muy alto nivel, que estaba relacionado con
favoritismos, amiguismos, ciertos actos de corrupción y de descuido en
el manejo de información sensible, así como también, algunas actitudes
de lucha por el poder presentes en esos funcionarios, eran
informaciones, que lamentablemente, ya estaban pasando a manos de los
servicios de inteligencia españoles, aunque éstos se hayan cuidado mucho
de no aceptar su participación. Ésos sí son asuntos extremadamente serios.

Es decir, asuntos tan sensibles como pretensiones y aspiraciones de
poder, favoritismos, corrupción y expresiones indebidas sobre la más
alta dirección del país, que ya eran de conocimiento de los servicios
especiales extranjeros. Una verdadera "mercancía política", de altísimo
valor agregado en manos de los enemigos de la Revolución.

Cuando el Gobierno Cubano le entregó al FBI toda la información de que
disponía sobre las actividades de la contrarrevolución en Estados
Unidos, cuya actividad implicaba hasta la posibilidad de atentados
contra la presidencia norteamericana, ¿qué hizo el FBI entonces?

En lugar de tomar medidas con la contrarrevolución, en lugar de actuar
contra la mafia cubano-americana, lo que hicieron fue buscar, como
verdaderos perros sabuesos, de donde salía la información que Cuba les
había entregado, cuales eran sus fuentes y ahí están nuestros cinco
héroes compatriotas abnegados, que ya llevan más de 11 años de injusta
prisión en cárceles norteamericanas.

Después de las declaraciones hechas por Fidel, sobre que nosotros mismos
podemos destruir a la Revolución, que existen motivos para pensar que
nuestra revolución sea reversible, lo que deben estar haciendo los
servicios especiales norteamericanos, es buscar la información que
corrobore esas preocupaciones de Fidel.

Van buscando la confirmación de las palabras del Comandante en Jefe,
siguiendo a pie juntillas lo que va ocurriendo cada día en Cuba,
hurgando en todo aquello que les permita constatar donde está la
verdadera fuerza contrarrevolucionaria en Cuba, que puede dar al traste
con la Revolución; fuerza que parece no está abajo, sino arriba, en los
propios niveles del gobierno y del aparato estatal.

Formada por los corruptos, ya no de poca monta, que se van descubriendo,
en altísimos cargos y con fuertes conexiones personales, internas y
externas, generadas por decenas de años ocupando las mismas posiciones
de poder. Obsérvese, ninguno de los "defenestrados" hasta ahora (desde
las Causas 1 y 2, al menos) era un simple empleado.

Más recientemente, el General Acevedo, director del IACC (Instituto de
Aeronáutica Civil de Cuba), fue destituído y lo que circula en los
medios informativos no oficiales, acerca de cuáles fueron los motivos de
esa destitución, son como para quitar el sueño.

Algo de verdad debe haber en esas informaciones, porque este es un país
muy pequeño y familiar; aún el asunto no ha tenido una explicación
pública exhaustiva, como la gente espera; porque de ser como se está
diciendo, es el dinero y los recursos del pueblo, los que se han
dilapidado, en medio de una situación económica bastante crítica, para
el país. Entonces, ya sea para reivindicar a Acevedo o condenarlo, hay
que explicárselo al pueblo. Ese pueblo que la Revolución ha creado,
formado técnica y científicamente y dentro del cual hay personas
preparadas y con capacidad suficiente.

En realidad, debo decir, a nivel de hipótesis, que lo que ha ocurrido
con el IACC, no es único, ya se ha descubierto en otros lugares y puede
aún haber empresas en las que esté ocurriendo lo mismo. Es decir, donde
los jefes pueden estar recibiendo comisiones y abriéndose cuentas
bancarias en otros países. Lo cual es una hipótesis de trabajo válida
para abrir otras investigaciones y que tales asuntos no puedan
agarrarnos por sorpresa.

En economía existe la "Auditoria Sorpresiva ", que no es para ofender a
nadie y con la que nadie puede molestarse. Auditar no es ofender, es un
mecanismo de previsión que ayuda a la honradez.

Un elemento, que no podemos dejar de tomar en consideración, es que hace
mucho tiempo (1986- 1994) el foco de la política de Estados Unidos hacia
Cuba cambió. Ahora se presta una atención fundamental a la realidad
interna cubana. No se trata de una orientación absoluta, pero sí
fundamental y prioritaria. Todo lo que está ocurriendo internamente en
Cuba, está siendo observado, monitoreado por los políticos
norteamericanos y en particular por los servicios especiales de Estados
Unidos.

Por razones obvias, que no son necesarias de explicar, los
norteamericanos deben saber mejor que nosotros quiénes y cuántos cubanos
tienen cuentas en el exterior. Quiénes reciben comisiones, y qué
negocios hacen.

Porque todas esas empresas, con las que Cuba hace negocios, tienen
aparatos de inteligencia y casi todas están coordinadas con los
servicios norteamericanos, y si no lo están, hay funcionarios, que en
cuanto tienen en la mano una información sensible sobre Cuba, procuran
el vínculo con los servicios norteamericanos, que dicho sea de paso,
pagan muy bien esas informaciones.

Lo más lamentable, es que los servicios norteamericanos están mejor
informados que nosotros sobre todos los posibles movimientos de nuestros
empresarios. Y ésa es una información que dejada correr, es decir,
acumularse, es una vía excelente para el soborno, el chantaje y el
reclutamiento de cualquier funcionario cubano.

No quiere decir que ello siempre funcione, puede que haya quien se
corrompa, pero no se deja reclutar, porque se trata de una cuestión muy
sutil. Pero quien apela a la corrupción para enriquecerse, es muy
difícil que después conserve aún otros valores.

Un funcionario cubano que en sus relaciones con cualquier empresa
extranjera se corrompa, debe saber que esa información puede caer en
manos de los servicios especiales de cualquier país y de ahí a las manos
de los servicios norteamericanos no va nada. Inmediatamente se abre un
expediente, que se continúa llenando, hasta que se considere necesario o
pertinente, realizar contra ese funcionario una actividad de soborno,
chantaje o reclutamiento.

Ello no encierra nada de paranoico; es de tontos no saber, que cualquier
información sensible sobre Cuba, sus actividades en el exterior o
respecto a algún funcionario cubano, que se considere útil, es muy bien
pagada por los servicios especiales de Estados Unidos. Y si a estas
alturas no sabemos eso, estamos liquidados.

Tratándose entonces de un área oculta del trabajo de subversión contra
Cuba, que a mediano y largo plazo, produce muy buenos dividendos
políticos. Se trata de un área de la contrarrevolución, que no tiene
nada que ver con la llamada disidencia, los grupúsculos o las mal
llamadas "damas de blanco".

Observen, como las debilidades de algunos funcionarios cubanos, ya
estaban siendo trasladadas a los servicios de inteligencia españoles.
Cubanos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Ministerio del
Interior, involucrados en el narcotráfico. Descubiertos por Cuba en
1989, pero que ya era información privilegiada en manos de la DEA, el
FBI y del resto de los servicios especiales norteamericanos.

Acciones de ese tipo afectan seriamente la capacidad del país para
seguir adelante y se cumple, como un algoritmo matemático, que la
capacidad de cualquier nación para enfrentar la confrontación
internacional, se mide, en primer lugar, por su fortaleza interna.

Si al menos Cuba pudiera descubrir a sus corruptos antes, el daño podría
ser menor.

Esteban Morales

Esteban Morales Domínguez (La Habana, 1942) es licenciado en Economía y
doctor en Ciencias. Profesor e investigador Titular. Especialista en
temas sobre política exterior de Estados Unidos y autor de numerosos
textos sobre la problemática racial en Cuba. Este artículo fue publicado
en la web de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba."

http://www.desdelahabana.net/?p=2210

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
June 2010
M T W T F S S
« May   Jul »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: