Cuba Derechos Humanos

Una mentira y unos ladrones

Publicado el domingo, 04.18.10
Una mentira y unos ladrones
By RAUL RIVERO

Madrid — El sistema de propaganda de la dictadura cubana y sus
atribulados amigos y cómplices en el exterior se esfuerzan por anular o
disminuir la presencia, el protagonismo, el papel decisivo de la
oposición pacífica interna en el proceso complejísimo y tenso que se
vive hoy en la isla.

Se trata de ningunear, de quitarle importancia, a los hombres y las
mujeres que están –con la cara descubierta– en las calles de Cuba, en
los zonas más intrincadas de sus pueblos y aldeas desvencijadas, en las
plazas públicas, los zaguanes y los calabozos, con la exigencia abierta
de un cambio radical en la sociedad.

Es un mezquino y premeditado desvío de la atención (interna y externa)
para que los grupos que llevan más veinte años de frente a la opresión,
los presos políticos, las Damas de Blanco, el periodismo independiente y
otros sectores de la disidencia, se queden en una zona muerta y
paralizada de la actualidad.

Para sacarlos a empujones de la vida política, los desconcertados
propagandistas del régimen ponen en los titulares una supuesta campaña
internacional desestabilizadora. Quieren adormecer a sus lectores y
televidentes cautivos con el cuento de que, a una orden del gobierno
norteamericano, se mueven como un atajo de asalariados los grandes
medios de prensa de Europa y de América como si sus líneas editoriales
se pudieran manejar con solo un gesto autoritario a semejanza de los
panfletos criollos y las emisoras de radio y televisión.

El montaje pretende convencer a no se sabe quién de que los ejecutivos
de los periódicos influyentes de España y de Europa y, desde luego los
de los Estados Unidos y América Latina, están pendientes de una llamada
de Washington para ordenar el diseño y el tono del tema cubano en sus
ediciones de papel y sus espacios digitales.

Por otra parte, siempre con el afán de poner fuera del juego a la
oposición pacífica, comienzan a salir, por aquí y por allá (aunque con
más frecuencia por allá), unas piezas especiales para llamar la atención
acerca de que los problemas que confronta hoy el gobierno –lo realmente
peligroso– proviene de la corrupción de algunos funcionarios que le han
querido dar el escobazo adelantado a la piñata final.

Es cierto que la ambición por apoderarse de las ruinas del país es un
elemento a tener en cuenta. Pero ese es otro carril, una vía natural que
viene en la programación genética de los sistemas que arrasan con la
prensa libre y las instituciones democráticas. La codicia de unos
ladrones no tiene capacidad para impresionar y poner alerta a la
comunidad internacional sobre la realidad cubana.

Esa llamada es patrimonio del sacrificio, la generosidad y la agonía de
hombres como Orlando Zapata Tamayo. Lo que ha conmocionado a la opinión
pública y convoca a los medios de prensa es la disposición a entregar la
vida que no es perderla. Es el desafío a la muerte a favor de la
libertad. Y son las Damas de Blanco en Banes y en La Habana, semana tras
semana, día tras día, bajo el acoso de las brigadas para policiales.

La tecnología arruinó la estructura de la mentira. Se acabaron los
periódicos murales. Llegó Internet. Unos estafadores seducidos por el
dinero no cambian nada.

La oposición interna, los presos políticos y las Damas de Blanco son los
que han asaltado la sensibilidad de los hombres libres. Y están en
primera plana.

http://www.elnuevoherald.com/2010/04/18/699197/raul-rivero-una-mentira-y-unos.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: