Cuba Derechos Humanos

SILVIO: ¿TE MANDARON A CALLAR?

SILVIO: ¿TE MANDARON A CALLAR?
2010-04-14.
Dr. Sinue Escolarte

(www.miscelaneasdecuba.net).- Silvio Rodríguez, ¿eres cubano o
extranjero? Te pregunto porque en nada te pareces al que creí conocer,
al que aparecía en aquel programa musical Y nada más, y que hoy estás
bien distante y nada tienes que ver conmigo, después que me empujaste a
confiar en la igualdad, en la pobreza compartida, con tu "fusil contra
fusil" o "la canción del elegido". Tampoco seguiste las ideas de "si
tengo un hermano".

No soy un mercenario al servicio del imperio. Soy un médico especialista
cubano con cuatro décadas de trabajo, que como tú, cumplí misión
internacionalista en África jugándome la vida, pero con la diferencia de
seguir sin un lugar adecuado para vivir, con un salario de 23 CUC al
mes, sin auto y sin poder salir a viajar cuando lo desee.

Somos miles los que así luchamos para sobrevivir en Cuba cada vez con
menos recursos estatales disponibles, con menos motivación y más presión
laboral debido a la deserciones, esperando las promesas, las aperturas
prometidas, los cambios favorables, sin que las condiciones mejoren para
tener una vida decorosa.

Te lo digo porque evidentemente no lo sabes. Mi hijo, médico
especialista, también está desterrado por el delito de desear hacer otra
vida en otro país. Y a mi hija menor, no la veo hace mucho aunque ahora
baila feliz en otra diáspora y se siente en libertad.

El tuyo es libre, tiene tu apoyo y podrás disfrutarlo cuando quieras.
Por eso te cubres de irracionalidad y defiendes lo indefendible. De ahí
que no reconozcas la oposición y la desacredites subvalorando su
esfuerzo, su entrega, sus muertes y el visible descontento que se
comprueba en las calles, así como la debacle moral de la cúpula
gobernante. Por eso comprendo que te conformes con tus ancianos.

Tengo tu edad y aprendí a rasgar la guitarra e incluso hacer canciones
influenciado por ti, aunque nunca me encontré contigo y tu ejemplo.
Siempre te alejabas pareciendo que te acercabas. Siempre fuiste una
sombra dando la impresión de ser luz, contribuyendo a distorsionar. Es
esa la culpa que te ata al régimen, el mismo miedo, por el mismo engaño.

Tu soberbia posición ante el debate refleja incapacidad para gobernarte
y, aunque de palabra admites la democracia, de alma prefieres la
oclocracia que manipulas y formas parte de ella al mismo tiempo. Tu
retórica recuerda la de Lula Da Silva, que critica al capitalismo
mientras lo practica y dice abrazar al proyecto socialista mientras lo
desprecia.

Es tan diferente y claro el diálogo que te propone Montaner, que te ves
pequeño y muchedumbroso, incapaz de contestar verdades por que no las
tienes. Por eso te retiras, cuelgas los guantes, te tiran la toalla. Si
tu posición fuera favorable, dejarías el trabajo por unos días.

Es un pretexto demasiado débil para ser aceptado. Te mandaron a callar
pues este intercambio va más allá. Es el de dos conceptos políticos y
sociales opuestos, donde debe haber vencedor y vencido, o sacar una
nueva experiencia, cosa imposible en la ideología que representas, por
eso la derrota estaba garantizada.

El pronóstico te era desfavorable y la imagen que has vendido al mundo
de intelectual y político conocedor, humilde, se desvanecía a millón,
ante las certeras apreciaciones de alguien que supera con mucho tus
conocimientos e ideas.

No debiste mencionar el bloqueo; es un argumento que ha perdido
credibilidad a partir de conocerse diariamente la incapacidad de una
economía planificada, centralizada que sólo ha servido para hacer
depender con la pobreza que genera, para comprometer y hacer obedecer a
seguidores y confundidos con canciones como las que compones, pero no
aplicas.

No debiste hablar de propiedad en un país donde no existe. ¿Desde cuándo
has hecho algo tu por los niños cubanos, ni por sus padres, ni por las
mujeres, ni por los ancianos? Cuando pudiste desde la posición propicia
en el Parlamento, te mantuviste en silencio, no fuiste mi representante,
ni el de "tu pueblo". Los fusilamientos fueron al principio, aseguras,
pero los de la Causa numero uno y los tres jóvenes de la lancha de regla
fueron 30 y 40 años después. Cuantas cosas quieres taparle al mundo?

Lo único que has hecho es cantar para influir en la muchedumbre y
enriquecerte. Eres el menos indicado para debatir razones, ética y
moral. Por eso, te mandaron a callar.

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=27162

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: