Cuba Derechos Humanos

No importa que Castro esté mil años, pero que respete nuestros derechos

franklin pelegrino, disidente cubano
No importa que Castro esté mil años, pero que respete nuestros derechos

Asegura que con su ayuno dio a conocer al mundo que luchan por una causa
justa y ahora le gustaría mostrar cómo viven los que el régimen llama
mercenarios

Autor: Mercedes Lodeiro
Fecha de publicación: 11/4/2010

El disidente cubano Franklin Pelegrino (39 años) abandonó el pasado
miércoles la huelga de hambre que mantuvo durante 39 días en protesta
por la muerte del opositor preso Orlando Zapata y en solidaridad con el
ayuno que realiza por el mismo motivo Guillermo Fariñas desde el 24 de
febrero. Ahora, Pelegrino, director municipal del Partido Republicano de
Cuba en Cacocum, se encuentra débil y decaído, sufre dolores musculares
y tiene síntomas de sordera. Él nunca fue encarcelado, pero sí padeció y
sufre presiones continuas por su actividad política y de defensa de los
derechos humanos por la libertad y por una Cuba libre y democrática.

-¿Cómo se encuentra después de 39 días de huelga de hambre?

-Yo pesaba 89 kilos y hace siete días quedé en 67, por lo que he perdido
más de veinte, pero gracias a que no soy enfermizo estoy aquí.

-¿Le ha quedado alguna secuela?

-Se me olvidan las cosas. Yo no estaba preparado para esto y estos días
cuando me hacían preguntas se me olvidaban…

-Su ayuno fue en solidaridad con Zapata y Fariñas

-Sentí la muerte del hermano Zapata, y yo lo que reclamo, como Fariñas,
es la libertad de los 26 presos políticos enfermos. Eso está en el
artículo 63 de la Constitución, por eso exijo su libertad. Solo pido
libertad, que se cumplan los derechos, y una Cuba libre y democrática.

-En febrero ya había realizado una huelga de hambre.

-Sí, en solidaridad con el hermano Juan Carlos Reyes Ocaña (periodista
del Movimiento Cristiano de Liberación detenido arbitrariamente en
Holguín). La policía revolucionaria lo acusó de desacato, resistencia y
desobediencia , todo buscando motivos para llevarlo preso. Y los
opositores tenemos ese trabajo de denunciar lo que acometen con nuestros
hermanos.

-¿Usted estuvo alguna vez encarcelado?

-No, pero sí en arresto domiciliario cuando murió Zapata y por otras
fechas señaladas como el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos.
En esas ocasiones, la policía nos lleva dos o tres horas para
interrogarnos, y después nos dicen ''preso domiciliario'', y no puedes
salir de tu vivienda. Cuando ocurrió lo de Orlando Zapata, estuve en
arresto domiciliario desde el 20 de febrero hasta el 25.

-¿Tenían algunas esperanzas cuando tuvo lugar el cambio de Fidel a Raúl
Castro?

-No, no hay ningún cambio, ellos son iguales. Tienen un pacto con el
diablo, no les importa que haya muertos aquí. Ellos hablan mucho de que
el pueblo…, pero son ellos, y en Raúl Castro no tenemos esperanza ninguna.

-¿Qué tiene que pasar para que se produzcan cambios en Cuba?

-Que se respeten nuestros derechos de libertad de movimiento en el país.
No nos importa que estén mil años en el poder, pero que respeten
nuestros derechos. Pero ellos no quieren democracia ni cambios. Ellos
tienen el dinero, la fuerza y la prensa y dicen de nosotros que somos
mercenarios.

-Sí, acusan a los opositores de estar financiados por Estados Unidos.

-Me gustaría que todo el mundo viniera a nuestras casas para ver cómo
estamos viviendo, y eso que nos llaman mercenarios de Estados Unidos.

-Después de su protesta y del eco que ha tenido internacionalmente,
¿teme represalias para usted o su familia?

-Sí, claro que espero represalias y represión conmigo, mi esposa y mis
dos hijos (12 años y un año). Ya me han dicho que si sigo con la lucha
me meterán preso y me retirarán la autorización para ejercer de barbero.
De la dictadura no se puede esperar nada bueno, son asesinos. Raúl es un
asesino, se lo digo así mismo.

-¿Habló con Guillermo Fariñas estos días?

-El miércoles pasado le envié un mensaje de aliento. Todos lo apoyamos
en su decisión y se la respetamos, pero la decisión es solo suya. Él es
un baluarte, claro que no queremos perder su vida. Es una lástima que
podamos perder a Coco Fariñas, pero no hay quien pueda convencerlo de
que desista de su ayuno.

-¿De verdad que no hay quien pueda convencerlo de que desista en su
huelga de hambre tras conocer las declaraciones de Raúl Castro de que no
aceptará chantajes?

-No, no hay quien pueda convencerlo. El ya se declaró mártir y nosotros
respetamos su decisión. Yo también había dicho que no iba a claudicar
hasta que Raúl Castro diera una respuesta a nuestras peticiones, y él
habló el día 4, aunque no dio la respuesta que deseábamos. Además, la
oposición interna y del exilio me pidió que desistiera de esta huelga,
ya que me necesitaban en la plataforma de lucha pacífica por la libertad
de mi país.

-¿Considera que su protesta ha servido para algo?

-Creo que sí, que es un orgullo. Yo estaba exigiendo un derecho y eso es
algo muy grande y maravilloso. Además, di a conocer a todo el mundo que
tenemos una causa justa y que luchamos por ella.

http://www.lavozdegalicia.es/mundo/2010/04/11/0003_8410469.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: