Cuba Derechos Humanos

La misma cosa

Publicado el domingo, 04.25.10
La misma cosa
By ALINA FERNANDEZ REVUELTA

“Cada día somos la misma cosa'', fue la frase que usó Raúl Castro para
despedirse este miércoles, en Caracas, de Hugo Chávez.

Hace poco más de medio siglo Cuba exportaba azúcar, tabaco, ron y algo
de níquel, que había que procesar, por cierto, en Missouri.

Desde mucho antes, el intercambio entre derechos y deberes cuidadanos
transcurría en aquella isla cosmopolita al amparo de presidentes más o
menos coloridos, de quienes se burlaba el pueblo con slogans como ese
que rezaba: “¿Hasta cuándo van a ser pollos los gallos de Menocal?'' o
que eran sujeto de burlas, como cuando la picardía habanera bautizó a la
fuente de Grau San Martín como “el bidet de Paulina''. Grau es
recordado en la historia más como el arquitecto de una palangana gigante
con pitorro para facilitar la higiene femenina que como el protegido de
Fulgencio Batista. Sí, ese mismo, el militar que se mantuvo en la sombra
hasta que organizó un golpe de Estado en 1952.

¡Qué tiempos aquellos! ¡Indignarse, coser banderas, esconder armas,
conspirar! El sacrificio, la muerte, todo era válido para preservar la
lenta marcha de la sociedad civil en Cuba. Y es que íbamos despacio pero
despegando como república, cuando ese parejero militar lo echó todo a
perder: según cuenta la historia, que siempre es contada por los
vencedores, Batista no le gustaba a nadie.

La sociedad cubana se puso en pie de guerra. Entiéndase, la sociedad
cubana ilustrada, que la había y que era su clase media, con hijos
estudiando “a pupilo'' en Europa y en América. La juventud se movilizó
contra Batista. El pobre no tenía un solo seguidor entre los
estudiantes, la vanguardia intelectual y algunos plutócratas. Cuenta la
leyenda que es porque era mulato. El caso es que el descontento, la
ignorancia política y la típica vagancia caribeña, auspiciaron la
creación de un caudillo que le dio a beber a Batista tres tazas de su
propio caldo: Fidel Castro.

Fidel Castro llegó al poder gracias precisamente a un hábito extendido
en Latinoamérica: los golpes de Estado. Y Cuba entera le confió el
destino a otro golpista, tal vez con más carisma, más rubicundo, tal
vez, que Batista. Sólo habían pasado 7 años y los cubanos aplaudían a
quien había imitado al individuo a quien tanto repudiaban: un golpe de
Estado.

Los pueblos tienen la memoria muy corta. Debe ser por eso mismo que Raúl
Castro pudo afirmar tajantemente en Venezuela: “Cada día somos la misma
cosa''. Y es que con las glorias se olvidan las memorias, pero quien
indaga un poco recuerda que Hugo Chávez fue también un golpista. Chávez
se dio el lujo de fallar en un primer intento, pero ni se quitó el
uniforme para volver a la carga política.

ay tanto parecido entre Venezuela y Cuba, que da lástima. Da lástima que
en pleno siglo XXI una de las formas más arcaicas de hacerse del poder
haya triunfado y que una fórmula tan sencilla sea la clave del éxito
para convertir democracias defectuosas en mayestáticas tiranías.

Como cubana, me siento culpable por saber, sin poder hacer nada para
impedirlo, lo que le espera a tanto venezolano. He aprendido una sola
lección en este medio siglo: cuando un jefe de Estado que haya sido
golpista pronuncie la consigna “Patria o Muerte'', huiré despavorida en
busca de un lugar donde la dencencia y el amor hagan nido y nadie pueda
convencerme de vivir en una sociedad muerta donde la historia se repite
como una incorregible pesadilla.

http://www.elnuevoherald.com/2010/04/25/704257/alina-fernandez-revuelta-la-misma.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: