Cuba Derechos Humanos

La imagen de la mujer cubana está muy distorsionada

Eisa Tamayo | Bióloga
«La imagen de la mujer cubana está muy distorsionada»
12.04.10 – 02:46 –
LAURA CAORSI | BILBAO.

Eisa Tamayo | Bióloga
Cambió La Habana por el País Vasco hace siete años para vivir junto su
marido, al que conoció en 1996
LAS CIFRAS
83.121
cubanos viven en España, de los que 2.755 se encuentran en Euskadi.
0,02%
La comunidad cubana representa este porcentaje sobre el total de la
población española.

Eisa Tamayo vive en Euskadi desde hace siete años, aunque su relación
con la cultura vasca viene de antes. Concretamente, desde 1996, cuando
conoció al hombre que, en la actualidad, es su marido. «Él es de aquí
-detalla-, así que pasamos varios años viviendo una relación a
distancia». Fue un tiempo marcado por los viajes transoceánicos, con
muchas horas al teléfono e infinidad de cartas de ida y vuelta hasta que
decidieron «que ya estaba bien; que era hora de vivir juntos».
El proceso, sin embargo, no acabó tan de prisa, pues aún restaba elegir
dónde y esa no fue una determinación sencilla. «En un principio,
pensamos en que él se trasladara allí porque es cocinero y tenía
oportunidades laborales, pero finalmente elegimos Euskadi por la
proximidad de su familia, ya que sus padres son personas mayores»,
relata Eisa.
Para ella, que por aquel entonces trabajaba como responsable
medioambiental en una empresa de almacenamiento químico y estaba a punto
de recibir un aumento de sueldo, aquel fue «un paso de gigante». Un
punto de inflexión: «Mi familia no se opuso a que me fuera de la isla,
aunque soy consciente de que mi partida fue muy dura para mis padres.
Soy la mayor de mis hermanos y en casa todo el mundo contaba conmigo.
Digamos que desempeñaba el papel de samaritana», añade con una sonrisa.
De su viaje -en febrero de 2003- Eisa recuerda que lo encaró «con la
mente abierta», entusiasmada por la nueva etapa que comenzaba. «Lo único
que me importaba era ser bien recibida y encajar aquí porque sabía que
la cultura vasca y la cubana son muy diferentes», explica. También sabía
que «hay estereotipos negativos muy arraigados» sobre su país y que, en
particular, «la imagen de la mujer cubana está bastante distorsionada».
Desde su punto de vista, la televisión es responsable de buena parte de
los prejuicios. «Se muestran mujeres que se venden por cuatro duros
porque están sumidas en la pobreza y sólo quieren ligar con algún
europeo que las rescate, pero se desconoce todo lo demás, como el
trabajo que hacen los hombres y las mujeres en Cuba para sacar adelante
al país. Esa idea de la chica fácil está tan asentada que, después,
cuando venimos aquí, las mujeres nos perciben como una amenaza y los
hombres, como una oportunidad», lamenta.
La diferencia cultural -por ejemplo, en el modo de vestir- hace el
resto. «Tengo una amiga, también cubana, que es autónoma y que ha tenido
que cambiar su vestuario para que la tomaran en serio, porque notaba que
las conversaciones siempre iban hacia otro lado. Me parece que
disfrazarse de hombre para poder trabajar es muy triste», subraya.
Buscarse la vida
El terreno laboral es un tema aparte. Aunque Eisa convalidó su
titulación hace dos años, aún no ha podido desempeñar su profesión de
bióloga. «Ya me habían dicho que sería difícil encontrar un empleo
relacionado con mi carrera y está claro que la crisis actual tampoco
ayuda», comenta. No obstante, se ha preocupado por mantenerse activa,
trabajar «en lo que se puede» y compatibilizar la vida laboral con
distintos cursos de capacitación profesional y con la labor en la
Asociación Cubana Sierra Maestra, que preside.
«Algunas personas llevan mal tener que trabajar en actividades que no se
ajustan a su cualificación profesional, pero a mí no me importa. En Cuba
es común. Antes de conseguir aquel empleo como responsable
medioambiental, trabajé en muchas otras cosas», relata Eisa, y prosigue:
«Allí tienes tienes la ventaja de que puedes estudiar lo que quieras,
porque la educación es gratuita, pero no siempre hay plazas de trabajo
en lo que a uno le gusta. En general, estamos acostumbrados a desempeñar
otras tareas y no pasa nada por eso. En casa me han educado para estar
siempre ocupada, haciendo cosas y trabajando. Yo no sé estar quieta y
considero que es fundamental ser independiente y autosuficiente»,
concluye esta cubana, que aquí se ha dedicado al sector comercial.

http://www.elcorreo.com/vizcaya/v/20100412/vizcaya/imagen-mujer-cubana-esta-20100412.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: