Cuba Derechos Humanos

Héroes y ladrones

Publicado el domingo, 04.11.10
Héroes y ladrones
By ALINA FERNANDEZ REVUELTA

El puesto de Presidente del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba debe
ser uno de los más deseados. Para ocuparlo hay que pasar un via crucis
de gestos heroicos continuados. En la Isla existen dos tipos de héroes:
puede ser un héroe militar, como en el caso del General de División
Enrique Acevedo, y puede ser un héroe ideológico, como Luis Orlando
Domínguez en los 80, cuando salió invicto, vestido de civil, de las
trincheras de la Juventud Comunista.

Para que vean que aun sin ser miembro de las Fuerzas Armadas se podía
llegar lejos en esa época. Luis Orlando le caía bien a Fidel Castro, que
amén de incluirlo en su coro de asesores ornamentales, lo puso al timón
de esa delicada nave llamada Cubana de Aviación.

No era un cargo tan complicado pues Cubana arrastraba sus viejos aviones
por unos pocos países del orbe. Aun así, era un cargo estratégico; un
cargo de confianza.

Pues bien, “Landy'', como le decían, no estaba lo suficentemente
vacunado contra la corrupción y empezó a cometer fechorías. Lo vigilaron
un par de años y en junio del 87 el propio Fidel lo acusó en la
televisión cubana de malversación. Dijo que pretendía vivir en un
“Jardín del Edén'', como calificó a la casita suburbana que Landy se
estaba construyendo sin permiso del gobierno (y con dinero del
gobierno). Parece que Landy estaba usando fondos de un programa de
campismo para jóvenes comunistas en esos gastos reprobables. Fidel
añadió a las acusaciones formales un perfil psicológico del traidor:
dijo que Landy tenía frustraciones infantiles, complejo de inferioridad
y cleptomanía. Le ocuparon unos miles de pesos cubanos y lo condenaron a
20 años de cárcel.

Landy salió antes de tiempo y se dice que ejerce de capitalista desde su
hogar del reparto Náutico, donde tiene montado un negocio de dulces y
comidas por encargo.

Lección aprendida: los civiles casi nunca son confiables. Fue así como
Cubana de Aviación pasó a manos de Rogelio Acevedo, militar de carrera
vinculado a los Castro desde la Sierra Maestra.

Rogelio pasó por todas las escuelas militares en las que Carlos Marx es
asignatura obligada. Debe haberse leído El Capital de arriba abajo; lo
entendió tan bien que llegó a aplicarlo impecablemente en la vida
diaria: Rogelio se apropió de los “medios de producción'', creó su
propia “competencia'' y estableció nuevos “precios de mercado''. Fue
así: Rogelio decidió que la flota aérea cubana era suya. Usó los
aviones, se dice, para el transporte de mercancías y pasajeros sin
reportar las ganancias a la empresa (y al gobierno) y con esas
ganancias, decidió comprar una flotilla paralela para ofrecer servicios
exactamente iguales y más baratos (que los del gobierno).

¡Hay que aprender del general Rogelio! Al que por cierto, han dejado en
casa, en la comodidad de sus piyamas. Se rumora que le ocuparon 137
millones de dólares escondidos en un tanque de agua. Debe de ser grande
el tanque.

iene que haber mucho descontrol en Cuba para que los que ayer eran
soldados marxistas hoy se hayan vuelto ladrones. Ladrones a gran escala,
con decenas de cómplices.

No puedo imaginar a qué se va a dedicar en el futuro el depuesto
general. Le sugiero que monte un negocio de papalotes caseros. Tendrá
gran demanda: ni papalotes existen ya en ese país lleno de contrastes
tan extremos: donde unos aspiran a ser millonarios “cuando haya un
cambio en Cuba'', mientras otros se dejan golpear o se condenan a morir
de hambre, para que Cuba cambie.

http://www.elnuevoherald.com/2010/04/11/694248/alina-fernandez-revuelta-heroes.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: