Cuba Derechos Humanos

El miedo reflejado

El miedo reflejado
Aini Martín Valero, ALAS

LA HABANA, Cuba, abril, www.cubanet.org -El domingo 18 de abril ha sido
un día triste para muchos cubanos, que todavía no comprendemos como hay
otros cubanos que pueden atacar y vejar a su propia gente.

Las Damas de Blanco una vez más fueron atacadas en las afueras de la
Iglesia de Santa Rita. Dicen que el pueblo enardecido, pero eso es una
burda mentira. Para que nadie me cuente lo contrario, mi esposo, Iván
Sañudo, y yo intentamos llegar al lugar.

Un mar de hombres y mujeres con sus identificaciones del Departamento de
Seguridad del Estado (DSE), rodearon las calles aledañas a la iglesia.
La calle 5ta Avenida fue cerrada el tráfico, aquello era el circo de las
águilas contra las palomas.

No sé a estas alturas que Dama de blanco pudo llegar al lugar, no sé
cuantas detenidas hubo, pero la represión allí era de veras feroz. Tres
hombres y cuatro mujeres del DSE, se nos abalanzaron al llegar a la
intercepción de 5ta y 24. ¿Qué hacen por aquí?, nos preguntó un negro
fornido con cara de pocos amigos, para proseguir con un, ¿Denme sus
carnets de identidad?

Como quien trata a un cualquiera les dimos los carnets, pero eso no fue
suficiente, nos rodearon más de 15 personas y a gritos, nos dijeron que
nos fuéramos. Les explicamos que esa calle es de Cuba y nosotros somos
cubanos y nada ni nadie deben impedir la libertad de movimiento a una
persona en su propia tierra, nos llevaron a la fuerza para la calle 3era
y nos montaron en un ómnibus que por allí pasaba.

Nos sentimos muy impotentes, desde la ventanilla del ómnibus les grité
todo lo que por mi cabeza pasó en ese momento, las personas que viajaban
nos preguntaron muy angustiados que había pasado y mi esposo explicó que
solo éramos periodistas independientes que veníamos a apoyar a las Damas
de Blanco.

Al explicar aquello la solidaridad en el ómnibus fue inmediata; muchos
nos dijeron que esas mujeres no hacían nada malo, otros se mostraron
más callados pero con mucha amabilidad me cedieron el asiento, mi cara
demostraba que me sentía mal de salud.

Este 18 de abril terminé en un hospital con la presión alta, mi cabeza
no podía entender como aquel mar de personas, que yo había visto podían
vociferar tantos improperios a unas mujeres indefensas.

Todo lo que hoy vi y pasé, demuestra que cada día más, el gobierno
cubano les teme a las Damas de Blanco y quiere impedir que otros se
sumen a su valiente forma de lucha. Hoy he visto como las caras de los
que dirigen este país tienen el miedo reflejado.

ainimv@yahoo.com

http://www.cubanet.org/CNews/y2010/abril2010/21_N_3.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: