Cuba Derechos Humanos

A QUÉ GRUPO PERTENECEMOS?

¿A QUÉ GRUPO PERTENECEMOS?
2010-04-16.
Aimée Cabrera, Corresponsal de Misceláneas de Cuba

(www.miscelaneasdecuba.net).- Aún se comenta en toda la capital sobre
las marchas pacíficas que las Damas de Blanco realizaron por diferentes
localidades de la ciudad. Personas que no pertenecen a las ilegales
organizaciones que conforman la sociedad civil, emiten su voto de
respeto hacia quienes, como ellas, exigen el cumplimiento de los
derechos humanos, contemplados en la Declaración Universal de diciembre
de 1948.

Este hecho sin precedentes que tuvo amplia repercusión en todo el mundo
y hasta se reportó por la prensa oficial en sus principales periódicos,
revistas y noticieros estuvo muy cercano en fecha a la Semana Santa. El
Domingo de Ramos, en la lectura del Evangelio todas las Iglesias
Católicas rememoraron instantes de la Pasión de Jesús y en algunas, los
mensajes de los sacerdotes llevaron el histórico acontecimiento y su
repercusión, a la actualidad.

"A qué grupo pertenecemos" – preguntaba a los feligreses un cura y
organizaba a las personas en diferentes bandos: el de Herodes, el de
Poncio Pilatos, el del pueblo que primero aclamaba a Jesús y después
pedía su muerte, el de los fieles seguidores, y así cada persona
imaginaba en silencio a favor de quien estaría, según sus ideales y
principios.

Así me dio por recordar, la cara de susto y los ojos llorosos de una
señora que había ido a comprar unas entradas al teatro Auditórium Amadeo
Roldán y vio como un grupo de personas pacíficas eran empujadas y
maniatadas por una turba el pasado 10 de diciembre, no me quedó más que
pensar que esos que se imponían a la fuerza, no eran de los fieles
seguidores del Señor.

O cuando recuerdo el testimonio de la Dama de Blanco Irene Viera Filloy,
esposa de Julio César Gálvez quien me describió las frases vulgares que
le gritaban a la madre de Zapata en alusión a la descomposición de los
restos de su querido hijo, a qué bando pertenecen esas personas tan
inhumanas, peor aún en cual colocar a los que estaban cerca y no dijeron
nada.

Los ejemplos son muchos, las valoraciones infinitas pero sería muy sano
saber qué hacemos con nuestras vidas, preguntarnos cómo andan nuestros
principios, qué hacemos a favor del respeto, la compasión, la
solidaridad para que la misma mano que extendemos para expresar paz y
amor, no se convierta en un arma empleada para agredir o amenazar, como
única vía para imponer ideas.

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=27199

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: