Cuba Derechos Humanos

Peor que un fascista es un comunista

Publicado el miércoles, 11.11.09
Peor que un fascista es un comunista
By JOSE ANTONIO ZARRALUQUI

Empiezo por decirlo por lo claro: Gorki Aguila y su conjunto Porno para
Ricardo nunca fueron y creo que nunca serán santos de mi devoción. Ni
esa estridencia punk ni esas letras que dejan tanto que desear
sintáctica y poéticamente fueron capaces hasta hoy de enamorarme. Porque
lo que es a mí el rock, excepto el lento que en sus inicios se llamaba
música country a secas, maldita la gracia que me hace. Ni los metales ni
la electrónica ni los gritos que en cantidades crecientes le han
incorporado me atraen.

Algo distinto es la actitud contestataria del cubaniche rebelde Gorki.
Sí, sé que a menudo la coyuntura lo es todo –o casi todo– para el
triunfo, el fracaso y hasta la supervivencia en cuestiones artísticas o
faranduleras. Pero, incluso en los recientes periodos breves en que el
castrismo ha pretendido proyectarse consentidor, la vida no ha resultado
fácil para los desviados así sea milímetros de las orientaciones que
vienen de lo alto. Pregúntenselo a Yoani Sánchez.

Pues el totalitarismo tiene que procurar ante todo ser tal, totalitario,
o arriesgarse a dejar de ser. Los regímenes que se erigen y mantienen
eliminando las fisuras como permitan una sola pueden irse a bolina. Y,
claro, expectantes por no dejar surgir grietas las ven donde no las hay
y terminan con la crisma rota un montón de infelices que no estaban en
nada. A Gorki, que estaba en todo, lo patearon de lo lindo y le
partieron la crisma, pero no se amilanó.

El problema es que se necesita valor para exigir derechos inalienables,
simplemente para protestar discretamente, hasta para patalear de rabia,
cuando el que tienes enfrente es un gobierno totalitario. Los gobiernos
totalitarios no creen ni en la madre que los parió. Los gobiernos
totalitarios del siglo XX, que son los más terribles que ha conocido la
humanidad porque contaron con instrumentos destructivos más potentes,
fueron y son ramas de un tronco socialista con nombres de fascismo
–variantes nazismo, falangismo– o comunismo –variantes maoísmo,
castrismo, polpotismo–, todas alambicaciones de los horrores con que
desde siempre atormentaron los poderosos a los simples. Y aunque todos
parientes, unos son peores que otros. Los fachas, con todos sus desmanes
racistas, sus guerras y sus campos de concentración, se cargaron como a
cuarenta millones de seres humanos, ya me dirán qué desmesura. Los
comuñangas, amantes como se venden de la especie y abanderados del
progreso y el amor y la fraternidad, liquidaron el siglo que pasó a cien
millones de seres humanos. Son, sin duda, los mejores exterminadores. Y
los peores teóricos del amor. Y las peores personas.

El disco que vino a promocionar en los Estados Unidos Gorki Aguila
contiene algunas piezas que para mí no valen nada y otras que sí,
fundamentalmente por la letra, como Los pioneros disidentes y la
dedicada al hermanísimo El general. Pero donde de verdad arrasa este
Porno para Ricardo es cuando desnuda el socialismo, calando hasta el
tuétano lo que es su esencia lo mismo en Cuba que dondequiera. La
canción se titula Chamamé al Yuma.

Un gusano se va en balsa y en la mar encuentra a un policía que también
se va, desencantado de la gloriosa revolución y a pique de ahogarse. Lo
rescata el gusano y el policía se lo agradece doblemente, no sólo por ya
estar de acuerdo en que en Cuba lo racional no es ser policía, sino
largarse en balsa, además porque lo ha rescatado de la dentadura de los
tiburones. Pero cuando el gusano, ya en plan fraternal, le confiesa que
había firmado el Proyecto Varela de Oswaldo Payá, el policía le pone las
esposas y se lo lleva preso, de vuelta al infierno del que ambos
intentaban escapar, sin importarle los riesgos que ahora él mismo va a
correr. O con la esperanza de que el pecado se lo perdonen por haber
capturado a un lacayo de los yanquis.

so exactamente es el comunismo, la porquería comunista. La envidia. El
odio. El daño por el daño a tus semejantes sin siquiera esperar derivar
una ganancia o esperando una ganancia miserable. El alacrán que no puede
dejar de ser alacrán y le clava el aguijón a la rana que lo salva de la
crecida en el río, consciente de que ahora se ahogará él también. No sé
de tantos teóricos o artistas que hayan capturado la esencia de lo que
es la basura marxistoleninista como el autor de esta divertida canción
protesta. De modo que ¡larga vida a Gorki Aguila! Y que Dios a su
regreso a la isla le proteja la crisma.

JOSE ANTONIO ZARRALUQUI: Peor que un fascista es un comunista – Columnas
de Opinión sobre Cuba – ElNuevoHerald.com (11 November 2009)
http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/columnas-de-opinion/story/585220.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
November 2009
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: