Cuba Derechos Humanos

Incestos

Incestos
Miguel Iturria Savón

LA HABANA, Cuba, noviembre (www.cubanet.org) – El año pasado la prensa
internacional censuró las aberraciones de un austriaco que secuestró a
su hija en el sótano de su residencia y mantuvo con ella una larga y
traumática relación sexual. Los medios informaron escándalos similares
en otros países de Europa y América.

En Cuba suceden cosas parecidas, aunque no trascienden a la prensa.
Somos una nación civilizada, pero en el plano de las relaciones
familiares hay casos de incesto que superan el guión de algunas
telenovelas, y revelan cuan cerca estamos de los animales, a pesar de
las costumbres, las normas éticas y nuestra capacidad de reacción ante
las trampas de la convivencia.

Es difícil juzgar con profundidad las relaciones sexuales entre
familiares. Existen prácticas consentidas, enmascaradas por el silencio
y la complicidad, y violaciones criminales. La mayoría de estos
problemas no son denunciados, pero si trascienden enfrentan el rechazo
de familiares, vecinos y amigos, quienes critican o se alejan de los
infractores, despreciados incluso dentro de las cárceles, donde el
recelo y los ajustes de cuentas revelan la percepción moral del problema.

Aunque el Código de Familia prohíbe el matrimonio entre hermanos, y el
Código Penal castiga a los ascendientes y descendientes que sostienen
relaciones sexuales de mutuo acuerdo, parece que la vida rebasa las
normas humanas y morales.

Supe de tres casos recientes que violan la convivencia entre parientes
cercanos. El primero implica a un padre de 38 años y a su hija de 13,
denunciado por violación ante un tribunal municipal de Ciudad Habana. El
chanchullo comenzó cuando el novio de la muchacha le dijo a la madre que
la hija no era señorita. Ante la censura materna, la chica confesó que
cada vez que visitaba al padre se acostaba con él, pero que no dejaría
de visitarlo.

El segundo parece tomado de una telenovela argentina o brasileña. Se
trata de un ingeniero cincuentón, ejecutivo de una empresa capitalina,
donde conquistó a una joven que resultó ser su hija. Ambos lo supieron
al visitar a la madre de la muchacha, quien había sido pareja del
ingeniero y, al separarse, no le informó de su embarazo. Padre e hija
siguieron la relación de forma clandestina. Se separaron por otra causa.
Ante la insistencia de él por volver con ella acudieron a los
tribunales, reconciliados como parientes y enemistados como amantes.

El tercer caso es el de un vecino denunciado por su esposa, que confirmó
las sospechas que tenía sobre las relaciones de intimidad entre el
marido y la hija de ambos. Al ventilar el asunto en el hogar el hombre
se disculpó y decidió marcharse de la casa, pero la muchacha confesó el
amor por su padre y exigió su permanencia.
Como el tema es complicado no vale la pena arriesgarse con juicios a
priori sobre la intimidad entre primos, tíos y sobrinos u otros
familiares. Son casos aislados que confirman la fragilidad humana y
quiebran el equilibrio de algunas familias.

Cuba: Incestos (9 November 2009)
http://www.cubanet.org/CNews/y09/noviembre09/09_C_2.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
November 2009
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: