Cuba Derechos Humanos

Impagos e ineficiencia económica

Economía
Impagos e ineficiencia económica

Sólo la remoción del sistema actual ayudaría a salir de la crisis.

Oscar Espinosa Chepe, Ciudad de La Habana | 09/11/2009

La llamada cadena de impagos de bienes y servicios entre las empresas
—incluso con serias afectaciones al sector campesino privado debido a
adeudos por prolongados períodos después de entregados los productos—
está entre los problemas más recurrentes del sistema económico cubano.

Los analistas oficiales generalmente señalan como causa fundamental la
falta de disciplina financiera y la ineptitud existente en el sistema
empresarial y en la actividad presupuestada. Estos factores
indudablemente inciden, pero que no son los motivos principales de los
impagos, ya no sólo en la economía interna, sino también en la relación
de Cuba con sus socios externos, incluida la tradicional morosidad en la
amortización de créditos, panorama que se ha agravado en los últimos tiempos

El principal factor es la naturaleza misma del sistema, absolutamente
ineficiente, que provoca que una cantidad significativa de entidades
trabajen con pérdidas económicas, que se reflejan en sus finanzas,
impidiéndoles cumplir sus compromisos financieros. Por supuesto, si una
cantidad considerable de empresas o entidades presupuestadas no paga,
crea problemas a otras. Esto resulta en la interminable cadena de
impagos, que se soluciona mediante la reiterada subvención estatal
procedente del presupuesto o a través de supuestos créditos otorgados
por la banca nacional, que en muchas ocasiones, al no amortizarse,
también terminan subsidiados.

En realidad, las características de la centralizada economía cubana son
el desequilibrio y sus permanentes desproporciones, generadoras de la
falta de liquidez en las empresas y en todo el sistema financiero del
país. Es cierto que existe otro factor que agrava la situación: la
existencia de dos monedas, que dificulta el manejo de la contabilidad,
ya de por sí deficiente debido a haber sido desatendida durante
decenios. Hay que recordar que Cuba era uno de los países con mayores
tradiciones contables y de mecanismos bancarios eficientes en América
Latina. Sin embargo, fueron destruidos a finales de los años 60, por una
campaña supuestamente antiburocrática y anticapitalista que arrasó con
los controles, e incluso eliminó de las escuelas superiores el estudio
de contabilidad por un período bastante prolongado, en el publicitado y
absurdo afán de construir una sociedad nueva en la que dejara de existir
cualquier atisbo de una economía de mercado.

A pesar de posteriores rectificaciones, un número significativo de
empresas carece de registros contables confiables, situación
reiteradamente reconocida oficialmente. El personal que trabaja en la
contabilidad no tiene la calificación suficiente, está desestimulado y
muchas veces carece de equipamiento y locales adecuados para realizar su
labor, sin olvidar que ese trabajo altamente cotizado y respetado en la
Cuba de ayer, hoy no recibe el merecido reconocimiento social

Igual ocurre con la banca, donde muchas agencias fueron cerradas a
finales de los años 60, eliminándose hasta el pago de intereses,
considerado una herramienta capitalista. Es cierto que ha habido
rectificaciones y esfuerzos por subsanar los daños causados, pero hasta
el momento el sistema bancario no se ha recuperado, y mucho menos ha
asumido la posición que una economía moderna insoslayablemente requiere

Por supuesto, en un ambiente de descontrol como el descrito, se crea un
caldo de cultivo ideal para la corrupción y el robo de bienes. Son
ampliamente conocidas las pérdidas de facturas o su mala confección,
muchas veces sin firmas que avalen las entregas, lo cual permite que
muchos productos se desvíen al mercado negro. A esto se unen almacenes
sin controles adecuados, como demostró en junio de 2008 una supervisión
a los comedores obreros que encontró inventarios en exceso por más de 35
millones de dólares. En el artículo Fantasma que vuelve a rondar,
publicado el 18 de septiembre pasado, el diario Granma vuelve a
referirse al crecimiento del impago a los productores agropecuarios,
soslayando que en meses recientes las empresas de acopio perdieron
millones de pesos en productos recogidos en el campo que se deterioraron
en los almacenes, hecho que debió provocar consecuencias financieras
negativas, que con posterioridad repercutieron en falta de liquidez y en
la imposibilidad de enfrentar deudas acumuladas con los campesinos.

La cadena de impagos en la economía interna, así como la grave situación
presente en la capacidad de pago externo, es ante todo la consecuencia
de un sistema que no funciona, en crisis permanente, y cuando ha tenido
algún precario progreso se ha debido a las subvenciones externas,
recibidas del bloque soviético y posteriormente de Venezuela. El sistema
es probadamente incapaz de desempeñarse por sí solo y lograr el avance
del país. Únicamente con su radical remoción se podrá resolver este
problema, como muchos otros existentes en la economía y la sociedad cubana.

© cubaencuentro.com

Impagos e ineficiencia económica – Artículos – Cuba – cubaencuentro.com
(09 November 2009)
http://www.cubaencuentro.com/es/cuba/articulos/impagos-e-ineficiencia-economica-221849

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
November 2009
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: