Cuba Derechos Humanos

El Muro de Cuba

El Muro de Cuba

Al hablar del Muro, lo hacemos de un modo real y simbólico al mismo
tiempo. Fue la barrera física que separaba libertad y comunismo, pero
también un dique ideológico que impedía ver lo que sucedía en la enorme
extensión del Imperio soviético. En su primera acepción, el Muro cayó y
está disperso en trocitos como éste que uno tiene aquí delante, con su
correspondiente certificado de autenticidad.

Pero el otro, el que rebasa Berlín, atraviesa el Atlántico, llega al
Caribe y se interpone entre Cuba y la democracia, ése sigue en pie. Su
constructor es pariente directo de los sátrapas que fueron cayendo en
Europa en aquellos años prodigiosos que ahora celebramos, y aún así goza
en ciertos medios de una tolerancia sorprendente.

A los pecados capitales del castrismo se unió en los últimos tiempos un
rasgo inédito en la mayoría de los regímenes del bloque comunista: el
carácter hereditario del poder. Todo queda en la familia. No es un
partido único, sino la familia única la titular de todas las soberanías.
Al ocaso del mito comunista se añade la apropiación familiar del país,
pero la devoción de los incondicionales permanece intacta.

Esta defensa del Muro cubano quizá no tenga una explicación relacionada
con el compromiso marxista. No se está con Fidel por lo que hace, sino
por estar en contra de quién está. El antiamericanismo visceral hace que
algunos abracen sin más causas inicuas, por el mero hecho de enarbolar
el odio eterno a los nuevos romanos. Castro o Chávez son buenos porque
son enemigos de los Estados Unidos.

Fue muy similar la reacción que hizo que, durante muchos años, los
abusos del comunismo protegido por el Muro de Berlín se considerasen
travesuras. ¡Los americanos eran peores! La crítica abierta a la
dictaduras del otro lado del telón de acero se consideraba un favor al
detestado yanki, algo que la propaganda soviética supo utilizar con
simpar maestría.

De haber sido por la opinión progresista y liberal de occidente, la
cerca seguiría en pie. Pero ese márquetin de las dictaduras no era
eficaz dentro porque los habitantes de la RDA, Hungría o Rusia sabían lo
que estaba pasando; nadie les podía convencer de que su opresión de
siempre y sus penurias cotidianas eran producto de informaciones
propagadas por la CIA.

Con el castrismo ocurre otro tanto. Es suficiente con que se enfrente a
Washington. A partir de ahí, la disidencia es traidora y cualquier idea
democratizadora, una conjura contra los avances del régimen. En el caso
de España, hay en esta cobertura que se presta al Muro cubano una clara
reminiscencia franquista que tal vez haya quedado en el subconsciente
colectivo.

¿Acaso no se parecen los complós anti-cubanos que sirven de excusa a los
Castro a los famosos contubernios judeo-masónicos? ¿No razonan igual que
los franquistas esos defensores del comunismo caribeño que disculpan la
carencia de libertad, diciendo que allá existe una buena sanidad pública
y una excelente educación?

Ese trozo de Muro instalado en el Malecón de La Habana está construido
con los mismos materiales que el original. Pervive porque en muchos
predomina ese rencor irracional hacia todo lo norteamericano, y una
visión etnológica del castrismo. Sí, el régimen cubano como una
curiosidad que se visita y analiza como quien va a un zoológico a
contemplar especies peligrosas, pero enjauladas. Lo malo es que, en este
caso, en la jaula hay gente.

CLRODRIGUEZ@ELCORREOGALLEGO.ES

Opinión » Firmas | El Muro de Cuba | El Correo Gallego – Diario de la
Capital de Galicia (10 November 2009)
http://www.elcorreogallego.es/opinion/firmas/ecg/muro-cuba/idEdicion-2009-11-10/idNoticia-485671/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
November 2009
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: