Cuba Derechos Humanos

Cercanía de una mujer lejana

Publicado el domingo, 11.15.09
Cercanía de una mujer lejana
By RAUL RIVERO

Madrid — La oposición pacífica, los presos políticos, todos los que
quieren liberar a Cuba –la silenciosa mayoría de la isla y el exilio
que nadie puede callar– acaban de encontrar una compañera de viaje en
esta Europa en la que algunas corrientes y voluntades oscuras pretenden
santificar la dictadura con un certificado de buena conducta y pasarle
una transfusión en la sala de urgencias.

Hablo de Herta Müller, una señora esbelta y ausente, de ojos claros, que
escribe poesía y relata, en una prosa severa con entradas sin aviso de
cierto lirismo, las historias que tuvo que vivir bajo un régimen
totalitario. Las que vivieron sus amigos, la familia y todas las
personas a las que les tocó pasar por la tierra en la Rumanía pobre y
fantasmal de Nicolás Ceaucescu.

Ella ganó este año el premio Nobel de literatura, y la evocación de su
obra, su presencia en decenas de entrevistas con los medios de prensa
más influyentes del mundo occidental, han puesto en primer plano otra
vez una realidad que en esta parte del planeta se clausuró hace veinte años.

La Academia sueca dijo que la escritora con la concentración de la
poesía y la franqueza de su prosa representa el paisaje de los
desposeídos. Y es la existencia diaria de esos sectores de la sociedad
la que aparece sin anestesia en las páginas de sus novelas.

Cuando Herta Müller cuenta sus experiencias –como el totalitarismo
viene de un mismo molde enfermo–, cualquiera que haya vivido en uno de
esos países tiene la impresión de que está frente a un retrato de su
sociedad.

“En Rumanía'', le dijo al periodista Carlos A. Aguilera, “la mayoría
de las personas sabían leer y escribir, pero si has sido educado para no
pensar, eres un analfabeto de otra manera.''

“Cuando una vida humana ha sido más corta que una dictadura, esa vida
ha sido robada por el estado […] Tuve la suerte de sobrevivir, pero
tengo amigos que murieron antes y eso es algo que todavía duele'', afirmó.

La escritora recuerda sus años bajo el gobierno comunista y asegura que
“la frontera era un imán, y todo el mundo ansiaba estar fuera, fuera,
fuera. Vivir en Rumanía desde por la mañana hasta por la noche sólo se
soportaba con la idea de que no era para siempre, sino algo provisional,
de lo alguna vez saldríamos.''

En ese sistema, explica Herta Müller, la industria era un depósito de
chatarra y la agricultura estaba destruida. Para el estado “la única
labor productiva que merecía la pena era la fabricación del miedo y, al
final, sólo se tenía un montón miedo.''

Hace poco, durante la celebración de la Feria del Libro de Francfort,
mencionó directamente los gobiernos de China, Cuba e Irán. Espero, dijo,
que el premio Nobel me permita ofrecerle un amparo a todas las víctimas
de las dictaduras.

Herta Müller vive –a veinte años de la caída del muro de Berlín–
empeñada en que los seres humanos no olviden la tragedia del comunismo.
Ese empeño la acerca a los cubanos. Es una mujer solvente y herida que
cuando habla de los sufrimientos de su vida, habla de muchas vidas.

RAUL RIVERO: Cercanía de una mujer lejana – Columnas de Opinión sobre
Cuba – ElNuevoHerald.com (15 November 2009)
http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/columnas-de-opinion/story/588191.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
November 2009
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: