Cuba Derechos Humanos

La obsesión por las marcas entre la población de la isla choca con los planteamientos ideológicos del sistema

Esclavos de la moda en Cuba

La obsesión por las marcas entre la población de la isla choca con los
planteamientos ideológicos del sistema
FERNANDO GARCÍA | La Habana. Corresponsal | 28/09/2009 | Actualizada a
las 03:40h | Internacional

Es el socialismo coquetón, el consumismo precario, el cándido y costoso
engaño de las apariencias. La joven Cuba que hace una semana desbordó la
plaza de la Revolución para ver a Juanes y a Bosé, la de los nietos y
bisnietos de los barbudos de Sierra Maestra, esa Cuba se mata por
ponerse bonita. Se entrampa hasta las cejas por vestir de marca aunque
sea falsa; por ir a la moda aunque sea a deshora y sin rumbo estético claro.

Contrabando
Los gravámenes a la ropa importada y la escasez de recursos alimentan el
mercado por la izquierda
Tener o no tener móvil
El móvil, más caro que en España, es aquí un objeto de deseo. Algunos lo
llevan sin cuenta, para aparentar
Boom de la cirugía estética
Gran parte de las jóvenes cubanas con posibles se hacen la cirugía
estética, en hospitales públicos y pagando de tapadillo al cirujano.
'Body care' alternativo
En Cuba florecen los negocios privados clandestinos de masajes,
manicura, pedicura…

PALABRAS CLAVE

Cuba, Nike, Adidas, Sierra Maestra, Granma, Juanes, Nueva York,
Revolución, Bosé, Bogotá

La primera semana de clase en el habanero instituto Saúl Hernández,
barrio del Vedado, las calles aledañas parecían una pasarela. Como los
uniformes azules no estaban listos, el director había dispuesto que los
quinceañeros alumnos acudieran con camisa o polo blanco, el color más fácil.

"¡Qué era aquello!", recuerda una madre que los vio entrar. "¡Parecía un
desfile de modas. Había de todo lo mejor!". Y enumera: nikis Lacoste o
similar, zapatillas Nike o Converse, mochilas Adidas… Una exhibición
que en parte se repite cada día, aunque desde que llegaron los uniformes
se note menos.

Claro que el Vedado es un barrio privilegiado. Pero la esclavitud de la
moda es un fenómeno extendido por toda la isla. Los cubanos siempre
fueron consumistas y fashion por mucho que la época soviética les
impusiera una cierta sobriedad, según coinciden los expertos en el tema.
Pero la creciente influencia exterior a través del turismo, el cine o
las series, la música y la ropa que se importa o que se trae en maletas
y rápidamente circula de mano en mano ha alentado y multiplicado esa
voracidad, siempre sorprendente en una sociedad con tan bajos ingresos
familiares.

La obsesión por ir guapos y a la última choca con los planteamientos
ideológicos de la oficialidad. El diario Juventud Rebelde publicaba el
16 de septiembre una tribuna en la que el autor relataba con alarma la
pelotera que un pequeñajo había montado a sus padres por haberle
comprado unas zapatillas normalitas, de 13 CUC (10 euros), en lugar de
las de marca que él "necesitaba" para estar a la altura de sus amigos.

El mismo diario y el Granma publican de vez en cuando preocupados
reportajes que un día avisan de los peligros del piercing y el tatuaje,
otro se interrogan sobre la conexión entre estética metrosexual y
homosexualismo y otro sobre la proliferación de movimientos importados
tan raros como el de los jóvenes emos…

Ir a la moda no parece una opción para los jóvenes de la urbe, sino una
obligación: "¡Claro que hay que ir al día, qué tú piensas!" ¿Por qué?
"Pues para lucir. Para creer en mí", nos dice Olaysy, de 32 años,
ingeniera en la corporación Informática Copextel. Ella logra todo eso a
costa de ahorrar y de pagar ropa a plazos, asegura.

La coquetería del cubano del siglo XXI asombra al turista primerizo. "No
esperaba ver lo mismo, estéticamente, que en el resto del Caribe", nos
dice una colombiana recién llegada: "Nada de vestimentas austeras y
grises; de las faldas floridas que yo tenía en la cabeza. Veo muchos
tejanos con tachuelas y complementos de marca o imitación que yo pensaba
que no estaban al alcance de la gente". La sorprendida es Ana María
Mójica, de Bogotá, que recibió el primer impacto al contratar el coche
de alquiler. "Le comenté a la empleada lo chévere que es venir a un país
sin casi celulares. Ella me miró como con compasión y me dijo: 'Ay mi
hija, ya quisiéramos todos tener un celular. ¡Lo que pasa es casi nadie
puede!'".

Mónica Benner, una experta en moda que trabaja en un portal de
"pronóstico de tendencias" (Style Side) en Nueva York y recorre la isla
para estudiar sus gustos y potencial de demanda, nos da claves sobre las
peculiaridades de la moda aquí. Los isleños, dice, están en la pomada
"pero andan desorientados y no saben de dónde viene cada tendencia".
Así, llevan pantalones con pintura y camisetas Ed Hardy con dibujos de
tatuaje, pero "ignoran su origen; sólo saben que son cool porque alguien
se los trajo de fuera".

Lázaro Dobouchet, un joven diseñador cubano que encontramos en un
desfile en la calle, lo confirma: "La mayoría de la gente intenta vestir
bien, pero muchos no saben conjugar ropa, horario y lugar; pueden ir con
jeans a una boda, con brillos al trabajo y de negro a la playa. Hay
confusión y desinformación". Otro aspecto llamativo es la precocidad en
el consumo –¿les suena?– y el esmero con que también los varones se
cuidan. Muchos chicos se depilan enteros y se hacen peinados escultóricos.

Pero lo más cubano de todo es el recurso a los inventos con que los
chavales redondean el ahorrativo recurso a la falsificación. Las
penurias del periodo especial iniciado al acabarse la ayuda soviética
estimularon en extremo el ingenio estético y cosmético del personal. La
brillantina fue sustituida por cremas laxantes; la gomina, por aloe
batido, agua azucarada o un mejunje inmundo con patata. Si lo guay era
llevar pantalones desteñidos, cloro al canto; si se imponían estrujados,
se metían arrugados en la olla a presión media hora, y listo. Y si de
las patas de campana se pasaba al tubo, tijeretazo, cosido y ya.

Ahora, tras los duros años noventa, las condiciones son algo menos
severas y la oferta, mayor. Las dificultades para viajar persisten, pero
hay más movimiento y muchos de los que salen vuelven cargados de ropa:
para ellos y para todo el barrio, la pandilla, el centro de trabajo o el
gimnasio, que todo es aquí susceptible de convertirse en mercadillo a la
hora del almuerzo o de salir. Venga de donde venga la ropa, cueste lo
que cueste, auténtica o falsa, adecuada o errónea, el caso es lucir. En
Cuba no hay otra opción, "¡qué tú crees"!

El Che, entre la conciencia y lo "fashion"

La imagen del Che Guevara extraída de la foto que Alberto Korda le hizo
en 1960 no es ya sólo, en la mayor parte del planeta, un icono
revolucionario y un símbolo de rebeldía. El retrato es un objeto
comercial presente no ya en camisetas, y gorras, sino en bikinis,
zapatillas deportivas y hasta barras de labios. Hay una web, The Che
Guevara Store, que vende todos estos fetiches bajo el asombroso eslogan
Para todas tus necesidades revolucionarias. Es dudoso que todos los
usuarios de estos objetos sepan gran cosa del que fue colaborador de
Fidel Castro.

En Cuba es distinto. Antes de empezar sus clases, los escolares de la
isla forman en el patio al grito de "Pioneros por el comunismo, seremos
como el Che". A lo largo de su formación, los chavales son instruidos
sobre la figura del guerrillero argentino, a quien suelen admirar.

Esto no quiere decir que la moda Che no esté presente en Cuba. La madre
de una quinceañera que asistió al concierto por la paz de Juanes y
compañía, nos lo explicó así. "Mi niña y las amigas decidieron ir con
camisetas del Che. Pero no porque creyeran que se fuera a defender una
causa, sino porque vieron la ocasión y porque el Che es hoy fashion,
aquí y en todas partes. Lo que pasa es que aquí todos saben mucho de él".

La ropa con la esfinge de Guevara también es negocio para la isla. Junto
a los habanos y el ron, nunca falta den las tiendas turísticas. "Hemos
visto muy pocos cubanos con la típica camiseta. Casi todos los que la
compran y llevan son turistas", nos dijo el barcelonés Xavier Viladevall
tras recorrer la isla con su familia. Ellos también descubrieron un país
diferente de lo que habían pensado y visto en algún vídeo informativo.
Sobran clichés sobre Cuba. Muchos se rompen al conocerla. Incluidos
algunos del Che.

Esclavos de la moda en Cuba (28 September 2009)
http://www.lavanguardia.es/internacional/noticias/20090928/53793643943/esclavos-de-la-moda-en-cuba-sierra-maestra-nueva-york-revolucion-juanes-bogota-adidas-granma-bose-ni.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendario
September 2009
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Buscar en sitios: